¿Nuevo o usado?

Esta comparación puede ayudarle a decidir si un auto nuevo o uno usado es lo mejor para usted.

Primer plano de un tablero y volante de un auto clásico.

Automóviles nuevos vs. Automóviles usados

Automóviles nuevos: Pros y contras Automóviles usados: Pros y contras
Negativo: precio más alto
El precio de compra de un vehículo es más alto cuando es nuevo.
Positivo: Precio más bajo
Los vehículos usados tienen un precio de venta más bajo y pueden ofrecer un valor mucho mejor. Si usted lo compra a un vendedor privado, sin intermediario en la transacción, probablemente obtenga un mejor precio, pero podrá hacer bien poco si el negocio sale mal.
Negativo: depreciación instantánea
Un vehículo nuevo se deprecia en el mismo momento en que usted lo compra, 15% o más.
Positivo: Depreciación decreciente
Los vehículos usados se continúan depreciando, pero la mayor depreciación de los vehículos suele ocurrir durante los primeros 3 años.
Negativo: seguro, impuestos y cargos más altos
El seguro, los impuestos y cargos de registro de un vehículo son más altos cuando el vehículo es nuevo.
Negativo: ¿Tasa de interés más alta?
Un préstamo para un vehículo usado puede tener una tasa de interés más alta que para uno nuevo.
Positivo: Garantía
Los vehículos nuevos vienen con una garantía de hasta 10 años o 100,000 millas.
Negativo: Garantía limitada o sin garantía
Si lo compra a un vendedor privado, no tendrá garantía. Un concesionario puede o no ofrecerle una garantía para un vehículo usado.
Positivo: Las características y opciones más nuevas
En el caso de un vehículo nuevo, con frecuencia puede pedirlo con las características y opciones que desea.
Más o menos: Opciones de características
Usted no puede “pedir” un vehículo usado con las características y opciones que desea, y esperar a encontrar el vehículo perfecto puede llevar meses. Pero con un vehículo usado, puede obtener más prestaciones por su dinero.
Positivo: Perfectas condiciones
Un vehículo nuevo no debería tener desgaste previo, problemas mecánicos ni daños en la carrocería.
Negativo: Mantenimiento más alto
Antes de comprar un vehículo usado:
Revise cuidadosamente toda la documentación de mantenimiento.
Inspeccione el vehículo durante el día.
Condúzcalo en carretera.
Consulte a un servicio como Carfax para ver si el vehículo ha estado en un accidente o ha sufrido algún daño.
Antes de pagar, haga inspeccionar el vehículo por un mecánico.

Una tercera opción es adquirir un vehículo “usado certificado”. Estos vehículos han sido revisados por un concesionario y vienen con garantía.

Haga clic en el botón Siguiente para continuar.