¿Qué es la bancarrota?

Bancarrota

Si usted debe más dinero del que puede devolver, podría tener la opción de declararse en bancarrota. La bancarrota es un proceso legal que requiere la ayuda del Tribunal Federal de los Estados Unidos para anular o “castigar” algunas de sus deudas y permitirle iniciar una nueva etapa financiera. En años recientes, las declaraciones de bancarrota han llegado a un máximo histórico.

La bancarrota es un asunto serio que puede tener consecuencias importantes por mucho tiempo. Si bien puede ser una alternativa, no es una solución fácil. Las leyes de bancarrota son complicadas y está cambiando. Es esencial obtener consejo profesional acerca de sus alternativas.

Dependiendo de su situación financiera personal y de las leyes federales y estatales aplicables, la declaración de bancarrota puede eliminar algunas de sus deudas o permitirle pagar solamente una parte de cada deuda que tiene. El tribunal puede permitirle preservar parte de sus bienes en ese proceso. La bancarrota no suele eliminar la manutención de menores, pensión alimenticia, multas, algunos impuestos y la mayoría de las obligaciones de préstamos estudiantiles. Si se declara en bancarrota, usted tendrá costos legales y judiciales.

Algunos aspectos básicos de la bancarrota

En una situación típica de bancarrota, el deudor declara que no puede pagar sus deudas.

Un juez de bancarrotas decide entonces si un deudor puede o no declarar bancarrota.

Si el deudor ha incumplido un préstamo con colateral, (por ejemplo, un vehículo o una casa), el acreedor quizá pueda tomar posesión del colateral, aunque la deuda haya sido castigada .

Dos de los tipos más comunes de bancarrota son el Capítulo 13 y el Capítulo 7.

La bancarrota permanecerá en su historial de crédito hasta por 10 años.

Puede reducir su puntuación de crédito, haciendo que los prestamistas le cobren tasas de interés más altas en el futuro.

Antes de considerar la opción de declararse en bancarrota

Hable con sus acreedores para ver si aceptarían ampliar su plazo de pagos, permitirle omitir un pago, o arreglar alguna otra alternativa de pago razonable. Discuta cualquier posible solución.

Consulte a un consejero calificado en cuestiones de crédito o de deudas.

Haga clic en el botón Siguiente para continuar.