Acerca de las tarjetas de crédito

Tipos de tarjetas

Básicamente, existen tres tipos de tarjetas de crédito:

  • Las tarjetas bancarias son expedidas por los bancos. Por ejemplo, tarjetas VISA®, MasterCard® y Discover® Card.
  • Tarjetas de viajes y entretenimiento, por ejemplo, American Express® y Diners® Club.
  • Tarjetas de comercios, que solamente se pueden utilizar en una cadena de tiendas. Entre los ejemplos se incluyen las cadenas de tiendas nacionales y locales, compañías gasolineras y compañías telefónicas.

Ninguna tarjeta es indicada para todas las personas. Como regla general, la tarjeta indicada para ti es la que es aceptada donde tú compras y te cobra el mínimo de dinero por los servicios que utilizas. Los términos y condiciones de las tarjetas de crédito varían, por lo cual es importante que tú investigues en lo que respecta a los costos de cualquier oferta de tarjeta de crédito que estés considerando. Lee cuidadosamente los términos y condiciones, las declaraciones informativas legales y el acuerdo de la tarjeta de crédito.

Cómo funciona el procesamiento de las tarjetas de crédito

Cuando tú haces una compra utilizando una tarjeta de crédito de un banco, el cajero suele pasar la tarjeta por un lector que envía automáticamente la información almacenada en la banda magnética ubicada en el dorso de la tarjeta. Este proceso permite a la compañía de tarjeta de crédito verificar información como la siguiente:

  • Identificación del comerciante
  • Validez del número de tarjeta
  • Fecha de vencimiento
  • Límite de crédito disponible
  • Uso de la tarjeta

Una vez que la venta ha sido aprobada, el banco acredita la cantidad a la cuenta del comerciante y registra los cargos que se te facturarán a ti, el titular de la tarjeta, al final del período de facturación, que suele ser mensual. Tú pagas entonces al banco la cantidad total o cuotas mensuales, con intereses.

Criterios para elegir una tarjeta de crédito

Para administrar bien el dinero, compara las ofertas de tarjetas de crédito tal como si se tratase de préstamos para automóviles o hipotecas para viviendas. Puede haber muchas características y cargos para que comparar.

He aquí algunos consejos que te darán una orientación inicial:

Investiga.
Hay muchos lugares, tanto en Internet como fuera de ella, donde puedes leer acerca de las ofertas de tarjetas de crédito y la comparación entre las mismas. Dado que las tasas de interés y los planes cambian con frecuencia, llama a las compañías que tienen las ofertas que te interesan. Confirma lo que le ofrecen y pregunta acerca de los planes que podrían ser más indicados para ti.

Haz una lista.
Haz una lista de características de una tarjeta de crédito que responden a tus necesidades financieras. Clasifique las características en función de cómo tienes pensado usar la tarjeta y pagar tu cuenta mensual.

Estudia los planes.
Estudia toda la información que has recogido sobre los diferentes planes. Presta particular atención a la tasa porcentual anual (o tasa APR). Tú deseas tener una tasa baja, pero no necesariamente la más baja. Esto se debe a que, según tu estilo de vida y tus hábitos de pago, podrías beneficiarte más con una tarjeta que ofrece descuentos en efectivo, descuentos o millas para los viajeros frecuentes, aunque esa tarjeta tenga una tasa ligeramente más alta que otra.

Compara los planes.
Si ya tienes una tarjeta de crédito, asegúrate de tomar una buena decisión antes de cambiar de tarjeta. Si eres titular de la tarjeta y tienes una buena calificación de crédito, averigua si la institución que te expidió la tarjeta está dispuesta a reducir la tasa de interés actual.

Cancelación de tarjetas de crédito

Si deseas cancelar una tarjeta de crédito, ponte en contacto directamente con la empresa emisora de la tarjeta y solicita instrucciones para notificarles de tu intención de cancelar. Para cancelar la tarjeta, no basta con no usarla.

Ley de veracidad en el préstamo (Truth in Lending Act)

Esta ley federal, aprobada en 1968, dice que los acreedores tienen que dar a los consumidores información completa y exacta referente a los costos y términos del crédito. La Ley de veracidad en el préstamo (Truth in Lending Act) requiere que las compañías de tarjeta de crédito den a los consumidores la siguiente información:

  • Cargos financieros en dólares y como tasa porcentual anual (tasa APR).
  • El emisor del crédito o la compañía que proporciona la línea de crédito.
  • El monto de la línea de crédito.
  • El período de gracia para el pago, si lo hay.
  • El pago mínimo requerido.
  • Las cuotas anuales, si corresponde.
  • Los cargos del seguro de crédito (si lo hay), que paga totalmente tu préstamo si tú mueres antes de que la deuda haya sido pagada totalmente.

Tarjetas con tasa variable y tarjetas con tasa fija

El hecho de que el plan de la tarjeta de crédito utilice una tasa de interés variable o una tasa fija puede influir significativamente en lo que tú pagas por el uso de tu tarjeta.

Los planes con tasa variable
ofrecen una tasa de interés más baja que los planes con tasa fija, pero ten en cuenta que la tasa de interés puede subir o bajar. Las compañías de tarjetas de crédito que ofrecen planes con tasa variable ajustan la tasa que tú pagas en función de las estadísticas económicas cambiantes emitidas por el gobierno federal.

Con un plan de tasa fija,
tú tienes la ventaja de saber cuál será tu tasa. La Ley de veracidad en el préstamo (Truth in Lending Act) obliga a los prestamistas a dar un aviso con por lo menos con 15 días de anticipación antes de aumentar la tasa; y en algunos estados, el plazo de anticipación es aun incluso mayor.

Algunos expertos financieros sostienen que, debido a que la tasa fija se puede aumentar con solamente 15 días de anticipación, este plan no es tan diferente de los planes de tasa variable, cuya tasa puede cambiar en cualquier momento. Aconsejan analizar cuidadosamente ambos planes. Si eliges una tarjeta con tasa de interés variable, averigua si hay límites en cuanto al máximo que la tasa de interés puede subir o bajar.

Acerca de las ofertas de tarjetas de crédito “preaprobadas”

Ten cuidado con las ofertas “preaprobadas” de tarjetas de crédito que recibes por correo. A veces la letra pequeña muestra una tasa de interés muy alta. Algunas ofertas quizá digan que, al aceptar la oferta, tú aceptas transferir todo el saldo de tu otra cuenta de tarjeta de crédito a la nueva cuenta, que tiene una tasa de interés más alta. Algunas ofertas pueden sugerir esta transferencia de saldo, si bien no la requieren.

Antes de tirarlas a la basura, destruye totalmente las ofertas que no te interesen. Esto te ayudará a evitar que alguien robe esas ofertas y trate de obtener crédito en su nombre, lo cual es un delito llamado robo de identidad.

Para más información sobre Regulaciones Reglamentos que rigen de las Tarjetas de Crédito, por favor visite www.federalreserve.gov/consumerinfo/consumercredit.htm.