Seguro automotriz: Lea esto antes de sentarse al volante

Lea esto antes de sentarse al volante

Nada es capaz de arruinar tanto la diversión como la ocurrencia de un accidente automovilístico. Y por más cuidadoso que usted sea en la carretera, es probable que se vea involucrado en un accidente en algún momento a lo largo de su vida. Por eso, si es propietario, o alquila, o conduce un vehículo, tiene que tener un seguro automotriz.

El seguro automotriz lo protege a usted, a sus pasajeros y a su vehículo en caso de accidente, tormenta, vandalismo o robo. La cobertura obligatoria o permitida del seguro automotriz suele estar determinada por las leyes de los estados. Si bien las leyes varían según el estado, estos tipos de protección suelen estar incluidos en una póliza de seguro automotriz:

  • La cobertura de responsabilidad civil paga por lesiones y daños materiales si usted resulta responsable en un accidente automovilístico.
  • La protección de pagos médicos cubre el costo del cuidado médico (hasta la cantidad fijada por la póliza) para usted y sus pasajeros en caso de accidente.
  • La protección contra lesiones personales cubre la pérdida de ingresos si usted no puede trabajar como consecuencia de lesiones relacionadas con un accidente, y paga los gastos médicos, servicios de reemplazo y costos funerarios.
  • La protección contra colisiones cubre los daños a su vehículo causados por un accidente.
  • La cobertura multi-riesgo paga las reparaciones de daños a su vehículo debido a un incendio, robo, inundación o vandalismo.
  • La protección contra conductores no asegurados o subasegurados paga sus gastos médicos si usted se lesiona debido a un conductor que se da a la fuga o un conductor que no tiene seguro o que no tiene un seguro suficiente.

La protección opcional para la asistencia en carretera tras un accidente y el reembolso si necesita alquilar un vehículo mientras el suyo está siendo reparado puede también estar disponible en su estado.

Verifique las limitaciones de su estado

Conducir sin seguro automotriz es ilegal. Sin embargo, los límites obligatorios de cobertura varían según el estado, y por eso es esencial verificar los requisitos de su estado y obtener el seguro requerido antes de conducir un vehículo.

Nunca conduzca sin tener seguro automotriz. Si usted toma parte en un accidente y es un conductor no asegurado, puede tener que pagar costos legales, costos médicos y cargos por reparaciones. Estos gastos aumentan rápidamente y probablemente cuesten mucho más que el costo de la póliza de seguro automotriz que debería haber comprado antes que nada.

Revisar, renovar, repetir

Si usted solamente revisa su seguro automotriz anualmente, no es el único –– pero podrá perderse descuentos que podrían reducir sus primas. Para asegurarse de tener la cobertura adecuada y obtener los mejores precios, debe revisar su póliza con un agente de seguros independiente en las siguientes situaciones:

  • Cuando compre un vehículo nuevo o usado
    Tendrá que indicar el año, la marca y el modelo del vehículo que piensa adquirir. Nota: Algunas compañías de seguros ofrecen descuentos a los propietarios de vehículos híbridos.
  • Cuando se mude, o si su hijo dependiente se muda a otra ciudad o estado para ir a la universidad.
    Un simple cambio de código postal (ZIP) puede alterar mucho sus precios.
  • Cuando cambie su viaje diario al trabajo.
    Si viaja distancias más cortas cada día (por ejemplo, si empieza a trabajar desde su casa o su compañía se muda), los precios del seguro podrían bajar.
  • Cuando instale equipos antirrobo.
    Si usted agrega un sistema de seguridad al vehículo, podría ahorrar en las primas mensuales.
  • Cuando reciba los informes de notas de su hijo dependiente.
    Algunas compañías de seguros ofrecen descuentos a los “buenos estudiantes”.

La información contenida aquí es proporcionada “tal como es” y sin representación o garantía. La información adjunta no tiene la intención de ser consejo legal, impositivo o financiero. Ningún receptor o lector debe ni puede depender para sus decisiones de cualquiera discusión de asuntos de impuestos o contabilidad contenidos aquí (incluidos todos los documentos adjuntos). El receptor/lector debe consultar a su asesor de impuestos, asesor legal y/o contador para verificar las reglas de impuestos y contabilidad aplicables a su situación particular y para cualquier otro consejo tributario o de contabilidad.