Señales de advertencia de deudas y recomendaciones

Veinte señales de advertencia de problemas financieros

  1. Siempre paga sus cuentas atrasados.
  2. Su cuenta de cheques está sobregirada con frecuencia.
  3. Sale corriendo a depositar su cheque de salario debido a que ya ha emitido cheques que requieren del dinero de su salario.
  4. Una pequeña reducción de sus ingresos, o un gasto inusual, le impediría pagar todas sus cuentas mensuales.
  5. Sus cuentas de crédito suelen estar en sus límites máximos.
  6. Solicita más tarjetas de crédito debido a que ha llegado al límite de las tarjetas que tiene.
  7. Está gastando más del 20% de su salario neto en pagos de crédito (sin contar el alquiler o la hipoteca de su casa).
  8. Sus saldos de préstamos o tarjetas de crédito permanecen iguales o suben cada mes.
  9. Sólo puede hacer pagos mínimos en sus cuentas de crédito rotativo.
  10. Le lleva entre 60 a 90 días cubrir cuentas que antes podía pagar mensualmente.
  11. No tiene cuenta de ahorros, o ha dejado de depositar dinero en ella.
  12. Siempre está preocupado por sus deudas.
  13. Discute con su cónyuge o compañero a causa de las cuentas.
  14. Todavía está pagando compras que hizo hace un año.
  15. Utiliza sus ahorros o tarjetas de crédito para cubrir gastos comunes, como los comestibles.
  16. A veces se preguntas por qué hizo ciertas compras.
  17. Hace malabarismos con los pagos para mantener satisfechos a sus acreedores.
  18. Ignora las cartas o el teléfono para evitar tener que lidiar con los acreedores.
  19. Posterga las visitas al médico y al dentista porque no puede pagar la cuenta.
  20. Después de pagar una deuda, se siente liberado para gastar más.

Cómo reducir sus deudas

Si la cantidad que debe le resulta incómoda, usted no está solo. Millones de estadounidenses han gastado demasiado pagando a crédito, y después han aprendido (en carne propia) lo difícil que puede resultar pagarlo. Si está teniendo dificultades para hacer los pagos, he aquí algunos consejos para reducir su deuda y controlar sus finanzas:

  • Comuníquese con sus acreedores Póngase en contacto con sus acreedores y discuta un plan de pagos que le sea posible cumplir. Trate de conseguir que le rebajen la tasa de interés, o de arreglar un plan de pagos distinto. Los acreedores estarán dispuestos a trabajar con usted para encontrar una solución de pago. Cumpla con su compromiso, pagando puntualmente tal como lo ha acordado.
  • No contraiga nuevas deudas. Deje de usar sus tarjetas de crédito. Diga no a las ofertas de tarjetas de crédito, consolidación de deudas y segundas hipotecas.
  • Prepare un plan por escrito. Haga una lista de todas sus cuentas y las cantidades. Revise su presupuesto y determine la cantidad total que está en condiciones de pagar cada mes. Fije la fecha para la cual puede pagar cada cuenta. Recuerde que si bien le conviene salir de sus deudas rápidamente, le conviene también reservar suficientes ahorros para cubrir varios meses de gastos normales en caso de emergencia.
  • Pague primero las deudas que tengan tasas de interés más altas. Para saldar sus deudas con mayor rapidez, pague primero los saldos de préstamos o tarjetas de crédito que cobren los intereses más altos, pagando por lo menos el mínimo en todas sus otras deudas. Una vez pagada totalmente la deuda con la tasa más alta, empiece a pagar la siguiente más alta, y así sucesivamente.
  • Pague más que el pago mínimo mensual de las tarjetas de crédito. Ahorrará muchísimo dinero en intereses y reducirá o eliminará su deuda mucho antes.
  • Tenga claro las tasas de interés y de los cargos de las tarjetas de crédito. Edúquese acerca de las cuotas anuales, tasas de interés actuales, cargos financieros, cargos por adelanto en efectivo, cargos por atraso de pago, precios más altos por penalización y cualesquiera otros cargos y cuotas relacionados con su tarjeta. Estos conocimientos pueden ayudarle a tomar mejores decisiones acerca de cuál tarjeta usar y cómo administrar la tarjeta.
  • ¡Los adelantos en efectivo pueden ser un problema! Obtén un adelanto de dinero en efectivo sólo cuando sea absolutamente necesario. Se suelen cobrar tasas de interés más altas que las que pagas por las compras con la tarjeta, y las tasas se aplican de inmediato, sin un período de gracia de 30 días. La mayoría de los bancos también cobran un cargo por servicio que se basa en la cantidad de dinero que usted retira. Lo mismo se aplica a los “cheques” personalizados que le envían algunas compañías de tarjeta de crédito.
  • Transfiere saldos a tarjetas que tienen tasas de interés más bajas. Busca tarjetas de crédito que ofrezcan una tasa introductoria baja (normalmente por seis meses), y transfiere el saldo de su anterior tarjeta de crédito a la tarjeta nueva. Sin embargo, antes de hacer esto, asegúrese de que, tras el período introductorio, la nueva tarjeta ofrece la misma tasa de interés o una tasa menor que su tarjeta actual.
  • Solicite ayuda. Muchos centros de asesoramiento sobre deudas que son organizaciones sin fines de lucro, le aconsejarán por un precio muy bajo o gratis. Póngase en contacto con el Servicio de Asesoramiento de Crédito al Consumidor (Consumer Credit Counseling Service) de su area geográfica. (Consulte las páginas blancas de su guía telefónica.) A menudo, este servicio puede ayudarle a concertar un plan de pagos con sus acreedores.
  • No se rinda. La reducción de su deuda es algo difícil, pero no deje de intentar hacerlo. Es una de las cosas más importantes que puede hacer para lograr un futuro financiero mejor.

Comparación de diferentes estrategias para reducir las deudas

¿De dónde va a sacar el dinero para pagar sus deudas, particularmente las de tarjetas de crédito con tasas de interés altas? El uso de diferentes fuentes de fondos tiene sus ventajas y desventajas. He aquí una comparación de cuatro posibles estrategias:

Deje de gastar
Ventajas: Esta es la estrategia más segura para salir de deudas lo más rápidamente posible. De esa manera tendrá más dinero disponible para pagar sus deudas y aprender a vivir dentro de sus posibilidades.

Desventajas: Si el pago de deudas es su prioridad, probablemente tenga que postergar algunas compras, o prescindir de ellas.

Préstamos sobre el valor líquido de la vivienda
Ventajas: La tasa de interés suele ser más baja que la de las tarjetas de crédito, y los intereses pueden deducirse de los impuestos. Los pagos mensuales son mucho más bajos, ya que el plazo del préstamo es largo.

Desventajas: Recuerde que los préstamos sobre el valor líquido de la vivienda están garantizados por su vivienda. Si no hace los pagos, ¡podría perder su casa! Asimismo, los saldos de los préstamos sobre el valor líquido de la vivienda reducirán la cantidad de dinero que recibirá al vender su casa. Debido a que los pagos tienen un largo plazo, también estará endeudado durante mucho más tiempo.

Préstamos de consolidación de deudas
Ventajas: Las deudas de varias tarjetas de crédito se consolidan en un único pago, frecuentemente con una tasa de interés más baja. Esto puede facilitarle el seguimiento de las cuentas mensuales.

Desventajas: Tenga cuidado con los prestamistas deshonestos que pueden tratar de aprovecharse de usted. ¡Algunas compañías que prometen negociar con las compañías de tarjeta de crédito en su nombre cobran enormes cargos y ni siquiera pueden obtener una tasa mejor que la que obtendría usted si llamara usted mismo a la compañía!

Transfiera el saldo a otra tarjeta
Ventajas: Muchas compañías de tarjeta de crédito le permiten transferir saldos y no le cobran interés durante seis meses o incluso un año, permitiéndole ahorrar en cargos en intereses.

Desventajas: Antes de transferir un saldo, lea la “letra chica” en las declaraciones informativas: podrían haber cargos por financiamiento ocultos. Recuerde que la tasa introductoria que le ofrecen es temporal. Si no puede pagar el saldo antes de que entre en vigencia la tasa de interés permanente, puede acabar con pagos más altos que los que tenía antes. Asimismo, no se olvide de cerrar su antigua cuenta de tarjeta de crédito. De lo contrario, la transferencia de saldo puede tentarlo a acumular aun más deudas en la antigua cuenta.