Siga las reglas de zonificación

  • Averigüe si su jurisdicción permite tener empresas en la casa
  • Cumpla con las restricciones
  • Sea buen vecino
  • Consulte a su agente de seguros

Man and woman looking at building plansUn hombre y una mujer observan los planos para un edificio de oficinas.Quizá usted tenga una idea maravillosa para iniciar un negocio en su casa. Sin embargo, primero consulte a la junta local de zonificación o agencia de uso de edificaciones. Su empresa tiene que cumplir con las regulaciones locales y, si no las cumple, podría tener que pagar multas. Las agencias locales podrían incluso cerrar su empresa.

  • Averigüe si su gobierno local permite tener negocios en la casa en las zonas residenciales. Busque en los sitios web de su ciudad o del condado para ver cuáles son las regulaciones de las correspondientes agencias. Algunos gobiernos locales proveen esta información en la web. Otra opción sería buscar en las “páginas azules” de la guía telefónica, o sección gubernamental, para encontrar la agencia pertinente. Busque los títulos como “edificios”, “permisos” o “zonificación”.

  • Aunque las autoridades locales permitan tener negocios en casa, cabe esperar diversas restricciones. Por ejemplo, algunos gobiernos locales restringen el porcentaje de su residencia que puede utilizar para los negocios, el número de empleados no residentes por hogar y el tamaño y el tipo de carteles exteriores. Algunos prohíben las ventas al por menor en las residencias privadas, requieren que los propietarios tengan aparcamiento fuera de la calle y requieren que los servicios personales, como los tratamientos de belleza, solamente se ofrezcan mediante citas. Estos requisitos pueden cambiar dependiendo del tamaño de la propiedad y de si está ubicada en una zona urbana o rural.

  • Sea buen vecino. Si los residentes cercanos presentan quejas, los reguladores pueden multar o cerrar su negocio. Por ejemplo, evite elegir un negocio que atrae a numerosos visitantes desconocidos a su casa, ya que podrían poner nerviosos a los vecinos. Trate de programar una visita por vez y pida a sus visitantes que no obstruyan las entradas de automóviles de sus vecinos al aparcar.

  • Los establecimientos ruidosos o que despiden olores –por ejemplo, el tallado de madera o la fabricación de dulces– ocasionan muchas quejas. Sea respetuoso de sus vecinos, por ejemplo, poniendo material aislante acústico en su garaje o no trabajando de noche.

Consulte a su agente de seguros. Las pólizas comunes para propietarios de viviendas no están diseñadas para cubrir empresas ubicadas en la casa y proporcionan una cobertura muy limitada de los bienes de los negocios. Por ejemplo, la póliza estándar para propietarios de casas excluye totalmente la cobertura de un garaje separado que se utilice total o parcialmente para actividades de negocios.