Cómo administrar su crédito

Recomendaciones para usar el crédito de forma inteligente

  • Evite los préstamos y las tarjetas de crédito que tienen tasas de interés altas.
  • No asuma pagos mensuales de préstamos que no esté en condiciones de pagar.
  • Manténgase dentro de su límite de crédito. Lleve un registro de sus cargos a la tarjeta de crédito a lo largo del mes.
  • Si tiene acceso por Internet al saldo de su tarjeta de crédito, lleve cuenta allí de la actividad de la cuenta, antes incluso de recibir la cuenta por correo.
  • No utilice su tarjeta de crédito para comprar cosas que realmente no está en condiciones de comprar. Guíese por su presupuesto.
  • Si las deudas le están causando problemas, consiga ayuda cuanto antes. Puede convenirle consultar a un asesor de crédito, un profesional experimentado que puede ayudarle a salir de deudas.
  • Busque tarjetas de crédito que tienen tasas de interés bajas y una cuota anual baja o nula.
  • Examine cuidadosamente las ofertas de tarjetas de crédito que utilizan la palabra “gratis”. Lo normal es que todo tenga precio.
  • ¡Resístase a las compras impulsivas!
  • Pague puntualmente, y si puede, pague la totalidad de los saldos de tarjetas de crédito. Si no puede pagar totalmente el saldo de la tarjeta de crédito, trate de pagar más que el mínimo. Pague por lo menos el mínimo todos los meses, siempre puntualmente.
  • Evite tener pagos mensuales de tarjeta de crédito mayores que el 10% de sus ingresos mensuales netos.
  • No deje que la cantidad total que carga a su tarjeta de crédito exceda el 20% de sus ingresos anuales netos.
  • Lleve registrado lo que compra con su tarjeta de crédito. Guarde los recibos y compárelos con su estado de cuenta.
  • ¡No se enloquezca! Limite el uso de sus tarjetas de crédito y no tenga demasiadas tarjetas.

Tenga cuidado al elegir un prestamista

  • Los prestamistas abusivos tratan de engañar a los prestatarios mediante fraude o engaño. Esté atento a estas nueve (9) prácticas abusivas:
    1. Alentarlo a incluir información falsa en su solicitud. Si un prestamista ha cambiado alguno de sus datos de ingresos o gastos, o deja sus ingresos en blanco, no firme la solicitud de préstamo.
    2. Documentos de préstamo en blanco. Nunca firme un documento de préstamo en blanco ni trabaje con un prestamista que le pida hacerlo.
    3. Las tácticas de “cebo”, en que el prestamista hace promesas para conseguir la venta, pero después no cumple las promesas una vez que la venta se ha concretado. Para evitarlo, es esencial leer cuidadosamente y entender el acuerdo antes de firmarlo. Cuestione cualquier cosa en el documento que no sea consistente con lo que le dijeron. Si hay algo que no está claro, o no es lo prometido, no firme el acuerdo.
    4. Sustracción del valor líquido de la vivienda. Supongamos que usted no tiene muchos ingresos mensuales pero ha acumulado valor líquido en su vivienda. ¡Si un prestamista le alienta a inflar sus ingresos en su solicitud para lograr que aprueben el préstamo, tenga cuidado! A un prestamista abusivo no le importa si usted no puede hacer los pagos mensuales, ya que tan pronto como no pueda hacerlo, el prestamista hará un juicio hipotecario – quedándose con su casa y sustrayendo el valor líquido que le ha costado años acumular.
    5. Refinanciación frecuente. Un prestamista convence al prestatario de que refinancie reiteradamente un préstamo, a menudo en un plazo corto, cobrándole cada vez un porcentaje alto de puntos y cargos. Esto no le favorece a usted, ya que le cuesta dinero y posterga la reducción del capital del préstamo.
    6. Un cargo alto por pagos bisemanales. Algunos prestamistas le ofrecerán la opción de pagar su préstamo cada dos semanas. Si bien este pago puede reducir el cargo financiero y la duración de un préstamo, los prestamistas abusivos pueden cobrarle $1,000 por el “privilegio” de pagar cada dos semanas. En realidad, esas cuentas pueden a menudo establecerse gratis o a lo sumo por unos pocos cientos de dólares.
    7. Requerir el traspaso mediante la firma de una escritura. Si usted está atrasado en los pagos de la hipoteca, un prestamista abusivo puede ofrecer ayudarle a encontrar nueva financiación. Pero primero le pedirá que traspase la propiedad mediante la firma de una escritura, pasando la propiedad a nombre del prestamista como medida temporal para evitar la ejecución hipotecaria. Pero después el préstamo prometido no llega nunca, y usted ya no es dueño de su casa.
    8. Avisos que prometen “¿No tiene crédito? ¡Ningún problema!” Estas suelen ser señales de advertencia de estafas. Los consumidores que responden a esos avisos son guiados a través de un proceso falso de solicitud, e incluso pueden recibir documentos falsos de aprobación de préstamo. Para recibir el préstamo aprobado, se les pide que paguen dinero por adelantado por cargos o servicios, y en vez de eso, acaban perdiendo el dinero.
    9. Promesas de refinanciar el préstamo con una tasa más favorable en el futuro. Nadie puede hacerle esa promesa. Pregúnteles, en cambio, qué puede hacer para obtener una tasa mejor ahora. Por ejemplo, si está trabajando con un banco local, puede haber un descuento en la tasa por hacer pagos mensuales automáticos de su cuenta de cheques.
  • No acepte el primer préstamo que le ofrezcan: compare distintas ofertas.
  • No se deje presionar en las ventas. No se apresure. Recuerde que siempre puede decir que tiene que consultar a alguien antes de tomar una decisión.
  • No firme un documento en blanco ni ningún otro documento que el prestamista prometa “llenar más adelante”.
  • No firme nada que no le guste o no entienda, aunque cancelen la oferta de préstamo.
  • Haga muchas preguntas.
  • ¡Revise siempre los números!
  • Recuerde que un pago mensual bajo no siempre es un buen negocio. Observe el costo total del préstamo.

Si el banco dice que no a su solicitud

A menudo, la decisión referente a su solicitud de préstamo tarda unos días en tomarse. No obstante, el banco tiene por ley hasta 30 días para responder. Si un prestamista se niega a concederle un préstamo, no lo tome como algo personal: los prestamistas no pueden conceder o negar el crédito en base a las personalidades.

He aquí algunas posibles razones por las que pueden no concederle un préstamo:

  • Empleo irregular
  • No tener ingresos suficientes para pagar el préstamo
  • Mal historial de crédito (pago lento de otros préstamos)
  • Falta de historial de crédito
  • Demasiado poco tiempo en su residencia
  • Entrega inicial (o enganche) insuficiente

Aquí hay algunas cosas que puede hacer para que el banco reconsidere su solicitud de préstamo:

  • Averigüe si se tomaron en cuenta todas las fuentes de ingresos en la evaluación de su solicitud.
  • Pague una parte de sus deudas pendientes.
  • Busque un co-firmante fiable que sea aceptable para el banco.
  • Si es posible, ofrezca hacer un pago inicial más grande.
  • Establezca antecedentes de crédito solicitando una tarjeta de crédito con un límite de crédito bajo.
  • Si no tiene historial de crédito, averigüe si podría tomarse en cuenta otro tipo de historial de pago, por ejemplo, alquiler o cuentas de servicios públicos.
  • Póngase en contacto con la agencia de informes crediticios utilizada por el banco para ver si hay algún error en la información que ellos suministraron al banco.

Cómo reparar su historial de crédito

  1. Solicite una copia de su informe de crédito. Verifique que su historial de crédito sea exacto.
  2. Cuestione la información incorrecta u obsoleta que figure en su informe de crédito. Solicite por escrito a la agencia de informes de crédito que elimine la información incorrecta. La agencia tendrá entonces que ponerse en contacto con el acreedor que reportó la información incorrecta. Si el acreedor no verifica el dato negativo dentro de los 30 días, la agencia deberá eliminarlo y enviarle un informe corregido. Si el acreedor declara que la información es correcta, usted tiene el derecho legal de insertar una declaración de 100 palabras en su informe de crédito explicando por qué cuestiona esta información.
  3. Pague sus préstamos actuales con puntualidad y según lo acordado.
  4. Póngase en contacto con sus acreedores y pregúnteles si están dispuestos a arreglar un nuevo calendario de pagos. Destaque su deseo de pagar la totalidad de la deuda con el correr del tiempo.
  5. Si ha tenido problemas de crédito en el pasado, comparta esta información con el banco en el momento de hacer la solicitud. Tenga preparada una carta para incluir en su solicitud, explicando las circunstancias extraordinarias o las razones de los problemas de crédito que tuvo en el pasado.
  6. Póngase en contacto con una agencia de asesoramiento en crédito de su zona. (Consulte las Páginas Blancas de su guía telefónica.) A menudo, este servicio puede ayudarle a concertar un plan de pagos con sus acreedores.

Para más información sobre Regulaciones Reglamentos que rigen de las Tarjetas de Crédito, por favor visite www.federalreserve.gov/consumerinfo/consumercredit.htm.