Prevención del robo de identidad

Es importante comprender el robo de identidad y tomar las medidas para protegerse. Considere estas sugerencias para la prevención:

Recomendaciones generales para evitar el fraude

• Lleve con usted sólo la información necesaria. Deje su tarjeta del Seguro Social o las tarjetas de crédito que no use en su casa, en un lugar seguro.
• Proteja su número de Seguro Social. No lo escriba en un cheque. Suminístrelo sólo si es absolutamente necesario, o pida usar otro identificador.
• Reduzca al mínimo los estados de cuenta en papel.
• Antes de deshacerse de ellos, triture los documentos que contengan información personal o financiera.
• Revise su informe de crédito por lo menos una vez al año para ver si hay transacciones sospechosas o desconocidas.
• Limite las ofertas de crédito que recibe.
• Retire su nombre de las listas de mercadeo.
• Nunca haga clic en los enlaces que le llegan en correos electrónicos no solicitados; teclee una dirección Web que conoce.
• Guarde sus datos personales en un lugar seguro en su casa.

Seguridad de las tarjetas: Tarjetas ATM, de débito y de crédito

• Si ha perdido o le han robado una tarjeta, denúncielo inmediatamente a la compañía que emitió la tarjeta.
• Para responder rápidamente si pierde sus tarjetas o su documento de identidad, haga una tabla como la siguiente. Guarde la lista en un lugar seguro: Nunca la lleve con usted.
• Firme la tarjeta en el panel correspondiente, tan pronto como la reciba.
• Proteja sus tarjetas tal como si fueran dinero – no las deje nunca fuera de su posesión o control.
• Nunca incluya su número de tarjeta de crédito en un mensaje de correo electrónico.
• No dé su número de tarjeta por teléfono a menos que sea usted quien ha iniciado la llamada.
• Cuando haga compras, no se olvide de recoger su tarjeta después de cada compra.
• No deje sus tarjetas de crédito en la guantera del automóvil. Un porcentaje alto de los robos de tarjetas de crédito son robos de las guanteras.
• No preste sus tarjetas – de crédito, de débito o ATM – a nadie. Usted es la persona responsable de su uso. No deje que sus tarjetas de crédito sean usadas por otros, ni siquiera sus familiares y amigos.
• Elija un número PIN que sea fácil de recordar para usted pero difícil de adivinar para otras personas. No use números ni palabras que figuren en su cartera (nombre, fecha de nacimiento, número de teléfono, etc.).
• Nunca diga a nadie cuál es su PIN. Ninguna persona de una institución financiera, la policía, o un comerciante debería pedirle su PIN. Usted es la única persona que necesita conocerlo.
• Cuando utilice su tarjeta de crédito, no dé información personal, excepto mostrar un documento de identificación si se lo solicita un comerciante.
• Nunca escriba su número de identificación personal (número PIN): memorícelo. No escriba su número de cuenta y su número PIN ni lleve esa información con usted. Si le roban la cartera, alguna otra persona podría obtener acceso a su dinero.
• Cuando teclee su número de clave personal (PIN), cubra el teclado para que nadie más pueda verlo.
• Cuando seleccione un número PIN, evite elegir un número fácil de adivinar para otras personas, por ejemplo, su nombre, número de teléfono, fecha de nacimiento, o una combinación simple de los anteriores.
• Antes de firmar los recibos de venta, verifique que contengan la cantidad correcta para la compra.
• Conserve siempre copias de sus recibos de ventas y de tarjetas de crédito y los recibos de cajeros automáticos (ATM).
• Verifique siempre el estado de cuenta para asegurarse de que las cantidades de las compras sean las correctas y que no haya cargos sospechosos. Si ve un cargo que no reconoce, póngase en contacto inmediatamente con su proveedor de servicio.
• Ponga siempre las disputas por escrito inmediatamente al enterarse del cargo cuestionado; de lo contrario, puede ser legalmente responsable de la totalidad del monto en cuestión. Muchos proveedores de tarjetas de crédito tienen instrucciones específicas cuando se trata de notificarles de una disputa por error de facturación. Lea cuidadosamente su acuerdo de la tarjeta de crédito y los estados de cuenta para ver la información sobre los requisitos de notificación en caso de disputa. También puede ponerse en contacto con el proveedor de la tarjeta de crédito para preguntar sobre los requisitos de notificación en caso de disputa.
• Triture o destruya sus recibos del cajero automático antes de tirarlos a la basura.
• Mantenga las tarjetas alejadas de objetos con imanes, ya que esto podría borrar la información guardada en la tarjeta.
• Si recibe una tarjeta de reemplazo, destruya la vieja tarjeta. Destruya las tarjetas de cuentas canceladas.
• Compre en comercios conocidos y confiables. Asegúrese de que las compras por Internet sean seguras mediante encriptación, a fin de proteger la información de su cuenta. Busque los símbolos de “transacción segura”.

Recomendaciones de seguridad para los cajeros automáticos (ATM)

• Cuando use un cajero automático, piense en su seguridad personal. Debido a que la mayoría de los cajeros automáticos entregan dinero y muchos aceptan depósitos, conviene mantenerse alerta y estar consciente de los alrededores dondequiera o cuandoquiera que se utilice un cajero automático. Si está solo, evite usar cajeros automáticos en lugares apartados o desolados. Utilice cajeros automáticos ubicados en el interior de bancos o supermercados, donde haya otras personas a su alrededor. Use cajeros automáticos en lugares públicos bien iluminados.
• Sea consciente de los alrededores cuando retire fondos. Si observa algo anormal, vuelva más tarde o use otro cajero automático.
• Si le parece que alguien ha interferido con el equipo del cajero automático, no lo use. (Esto podría querer decir que un delincuente ha colocado un “skimmer” en el cajero automático para robar sus datos financieros.) Si una persona sospechosa le ofrece ayuda para usar el cajero automático, niéguese y váyase.
• Cuando teclee su número de clave personal (PIN), cubra el teclado para que nadie más pueda verlo.
• Una vez que termine la transacción, no se olvide de retirar su tarjeta, el dinero y los documentos impresos, como los recibos o estados de cuenta.
• Guarde el dinero y la tarjeta ATM antes de retirarse del cajero automático. Evite siempre mostrar el dinero. Verifique siempre que la cantidad que retiró o depositó se corresponda con la cantidad impresa en el recibo.
• Llévese los recibos para que los posibles criminales no sepan cuánto retiró o cuánto dinero tiene en su cuenta.
• Cuando use un cajero automático para uso desde su automóvil (“drive up” ATM), mantenga las puertas cerradas y el motor encendido.

Recomendaciones de seguridad para las cuentas bancarias

• Denuncie los cheques perdidos o robados inmediatamente.
• Revise cuidadosamente los estados de cuenta. Pregunte sobre los cargos sospechosos.
• Si su banco ofrece estados de cuenta en Internet, inscríbase en ese servicio. Revíselos periódicamente para detectar un fraude con mayor rapidez.
• Limite la cantidad de información en los cheques. No escriba su número de licencia de conducir ni su número de Seguro Social en sus cheques.
• Guarde sus cheques nuevos y cancelados en un lugar seguro. Triture los cheques cancelados cuando ya no los necesite.

Recomendaciones de seguridad para operaciones bancarias desde su teléfono celular

• Borre frecuentemente los mensajes de texto que tienen información sobre saldos, especialmente antes de prestar, desechar o vender su aparato celular.
• Nunca divulgue ningún dato personal (números de cuenta, contraseñas, etc.) mediante un mensaje de texto.
• Utilice la función de bloqueo del teclado o de bloqueo del teléfono en su aparato celular cuando no lo esté usando. Estas funciones protegen su aparato mediante contraseñas, de modo que nadie más pueda usarlo o ver sus datos.
• Guarde su aparato en un lugar seguro.
• Si pierde su aparato celular o cambia de número de teléfono, avise cuanto antes a su banco.

Seguridad telefónica

• No dé su número de cuenta por teléfono a menos que sea usted quien ha iniciado la llamada.
• Cuando compre por teléfono, para maximizar la seguridad, use un teléfono con cable en lugar de uno inalámbrico.
• Si lo llama un vendedor por teléfono (televendedor), haga preguntas. Mientras menos preguntas un televendedor pueda contestarle, menor será la probabilidad que el negocio sea legítimo. Anote el nombre, la dirección y el número de teléfono de las empresas u organizaciones que se ponen en contacto con usted. Pregunte los nombres de otros clientes que puedan contarle su experiencia con esa empresa u organización.

Seguridad en línea

• Mantenga actualizado el sistema operativo de su computadora para asegurar el nivel más alto de protección.
• Utilice un programa de navegación actualizado.
• Instale un cortafuegos (firewall) personal en su computadora.
• Instale, use y mantenga al día el software antivirus.
• Evite descargar programas de fuentes desconocidos.
• Nunca use su número de Seguro Social como nombre de usuario para ingresar en cuentas en Internet.
• Nunca use el nombre de usuario también como contraseña.
• Proteja sus contraseñas en Internet. No las escriba ni las comparta con nadie.
• Utilice sitios Web encriptados seguros para las transacciones y las compras.
• Desconéctese siempre de cualquier sitio web bancario, de comercio electrónico o de una tienda. Si no hay una función de desconexión, cierre el programa de navegación para evitar el acceso sin autorización a los datos de su cuenta.
• Apague totalmente su computadora cuando no la esté usando. No la deje en el modo “dormido”.
• No envíe por correo electrónico datos personales que identifiquen, por ejemplo números de cuenta, números de tarjeta de crédito, o números de identificación personal (números PIN). Las instituciones financieras jamás le enviarán un mensaje de correo electrónico solicitando este tipo de información.
• Elija una tarjeta de crédito con un límite bajo para todas sus compras por Internet. Dígale a su proveedor de tarjeta de crédito que no desea que aumenten el límite de esta tarjeta sin su permiso por escrito.
• Nunca descargue archivos ni haga clic en enlaces de correos electrónicos de gente o compañías que no conoce.