Hablar sobre dinero con su familia

Respuesta rápida: Las familias pueden desestresar sus vidas y sentirse mucho más preparadas si analizan regularmente las finanzas del hogar y la planificación financiera.

Puede resultar más difícil hablar sobre dinero que de política o religión

Las inquietudes relacionadas con el dinero son una gran preocupación para muchos estadounidenses y ejercen presión sobre sus relaciones. Sin embargo, algunos estadounidenses tienen conversaciones sinceras con sus familias sobre dinero y ahorro, de acuerdo con un estudio sobre Bienestar Financiero de Wells Fargo de 2014. De hecho, las personas se sienten más cómodas hablando sobre política, religión e impuestos que hablando sobre las finanzas personales.

Es momento de que los estadounidenses se abran a hablar sobre finanzas e involucren a sus familias en las conversaciones sobre ahorros, gastos y planificación responsable.

El 33% de los adultos casados o en pareja sostienen que tienen dificultades para hablar sobre dinero con su cónyuge o pareja, y el 25% tiene “discusiones intensas” con sus parejas sobre finanzas. Y solo el 36% de los padres estadounidenses afirman que analizan con sus hijos la importancia de ahorrar.

Por eso, Estados Unidos: es momento de hablar sobre finanzas

Las familias pueden desestresar sus vidas y sentirse mucho más preparadas si analizan regularmente las finanzas del hogar y la planificación financiera. Es posible que las parejas deseen considerar la posibilidad de hablar acerca de:

  • Prioridades y metas financieras
  • Elaborar un plan de gastos
  • Metas para comprar y gastar
  • Dónde quieren vivir
  • Cómo usar el crédito
  • Planificar para el futuro

Es posible que los padres deseen hablar con sus hijos sobre el valor de un dólar, cómo establecer la diferencia entre “deseo” y “necesidad” y las maneras de comenzar a ahorrar y ganar más, incluso a temprana edad.

“Solo un tercio de los adultos tiene algún tipo de plan financiero o ha implementado un presupuesto simple para su unidad familiar, lo que significa que la mayoría de los estadounidenses no cuentan con el mapa de ruta necesario para mejorar su bienestar financiero”, mencionó Karen Wimbish, directora de Retail Retirement en Wells Fargo. “…no se entiende bien la importancia de diseñar un plan”.

Según la encuesta, el 71% de los adultos estadounidenses aprendió la importancia de ahorrar gracias a sus propios padres, pero solo un tercio de los padres en la actualidad afirma que habla sobre ahorrar dinero con sus hijos frecuentemente; el 64% afirma que habla sobre ahorros con sus hijos menos de una vez por semana o directamente no lo hace.

¿En conclusión? Los estadounidenses deben hablar con sus familias acerca de sus finanzas. “No dedicar tiempo en el presente a pensar sobre el futuro puede ser costoso a largo plazo”, señala Wimbish. “Pienso en las finanzas personales del mismo modo que lo hago con mi salud: no mantendría las preocupaciones sobre mi salud física en privado. Consultaría a un médico o hablaría con un amigo o con un miembro de mi familia sobre ellas.”