Seguridad en el hogar y por Internet

La seguridad en el hogar y por Internet son muy importantes. Hay algunas cosas simples que puede hacer para proteger su identidad, su dinero y a usted mismo.

Ideas inteligentes para protegerse

  • Tenga cuidado con los desconocidos que permite entrar en su casa. No deje a la vista datos sensibles, tarjetas de crédito y libretas de cheques.
  • Guarde sus cheques nuevos y cancelados de forma segura.
  • Guarde en un lugar seguro copias de su licencia de conducir, tarjetas de crédito, registro de vehículo, tarjetas de identificación, etc.
  • Triture los documentos financieros y los estados de cuenta bancarios antiguos e innecesarios, y las ofertas de crédito no solicitadas.
  • No envíe por correo electrónico información personal, por ejemplo, números de cuenta, números de tarjeta de crédito o números de identificación personal (PIN, por sus siglas en inglés).
  • Elija una tarjeta de crédito con un límite de crédito bajo para todas sus compras por Internet.
  • Inmediatamente después de hacer una transacción en la Web, cierre por completo su navegador.
  • Apague su computadora cuando no la esté usando: no la deje en modo de “suspensión”.
  • Nunca descargue archivos ni haga clic en hipervínculos de correos electrónicos de personas o compañías que no conoce.
  • Instale una barrera antidifusión (firewall), protección antivirus y protección contra software espía en su computadora y actualícelas con regularidad.

Nota: Para maximizar la seguridad de las transacciones en Internet, use una versión reciente de su navegador Web. Las direcciones Web que empiezan con “https” y las páginas que tienen el símbolo del candado en el ángulo inferior derecho son las más seguras.

familia bajo paraguas

SUGERENCIAS PARA LA SEGURIDAD DE TARJETAS ATM, DE DÉBITO Y DE CRÉDITO

Dado que la mayoría de los ATM entregan efectivo y muchos aceptan depósitos, es lógico estar alerta y atento a quienes le rodean más allá de dónde o cuándo use un ATM. Evite usar ATM en lugares apartados o desolados. Use ATM ubicados en el interior de bancos o supermercados, donde haya otras personas a su alrededor. Use ATM en lugares públicos y bien iluminados.

Asegúrese de examinar bien el ATM. Si le parece que alguien ha manipulado el equipo, no lo use. Esto podría significar que un delincuente ha colocado un “skimmer” (duplicador) en el ATM para robar su información financiera. Además, si una persona sospechosa le ofrece ayuda para usar el ATM, rechácela y váyase.

Recuerde sacar su tarjeta ATM del ATM y guardar su dinero y la tarjeta ATM antes de retirarse. Evite siempre mostrar su dinero en efectivo, pero asegúrese de que la cantidad que retiró o depositó sea la misma que la cantidad impresa en el recibo. Triture o destruya sus recibos de ATM antes de desecharlos.

Denuncie las tarjetas de crédito perdidas o robadas de inmediato a las compañías que las emitieron. Si pierde o le roban su tarjeta ATM, de débito o de crédito, póngase en contacto inmediatamente con su banco.

Para ayudarle a responder rápidamente en caso de que pierda o le roben sus tarjetas o identificación, mantenga una lista de sus acreedores junto con los números de teléfono de servicio al cliente. Asegúrese de guardar la lista en un lugar seguro. Nunca la lleve con usted.

Apenas la reciba, firme su tarjeta en el panel de firma.

Proteja sus tarjetas como si fueran efectivo y no las deje nunca fuera de su alcance o control. No deje sus tarjetas de crédito en la guantera de su automóvil. Un alto porcentaje de robos de tarjetas de crédito son robos de la guantera o del apoyabrazos del automóvil. No le preste sus tarjetas a nadie ni permita que otras personas, incluidos familiares y amigos, usen sus tarjetas de crédito.

Nunca anote su número de identificación personal (PIN), en especial en el reverso de su tarjeta. Memorícelo. No anote su número de cuenta ni el PIN, ni lleve esa información con usted. Si le roban su billetera o su cartera, otra persona podría tener acceso a su dinero. Nunca le diga a nadie cuál es su PIN. Ninguna persona de una institución financiera, la policía o un comerciante deberían pedirle su PIN. Usted es la única persona que tiene que saberlo. Cuando seleccione un PIN, evite elegir un número fácil de adivinar para otras personas, como su nombre, número de teléfono, fecha de nacimiento o una combinación sencilla de estos. Al ingresar su PIN en el ATM o al hacer una compra en un punto de venta, tape el teclado numérico para que nadie que esté cerca pueda ver su PIN. Cambie su PIN en uso periódicamente para que a los estafadores les resulte más difícil adivinarlo.

Cuando haga compras, no olvide recoger su tarjeta después de cada compra. Antes de firmar los recibos de venta, asegúrese siempre de que contengan la cantidad correcta de la compra. Conserve las copias de sus recibos de compra y de las tarjetas ATM, de débito o de crédito en un lugar seguro. Cuando utilice su tarjeta de crédito, no proporcione información personal, salvo mostrar una identificación personal si el comerciante se lo solicita. No ponga el número de su licencia de conducir en sus cheques. Revise regularmente sus estados de cuenta para cerciorarse de que no haya cargos sospechosos. Si ve un cargo que no reconoce, comuníquese inmediatamente con su banco.

Muchas tarjetas están utilizando tecnología de chip. Sin embargo, si tiene una banda magnética, cerciórese de mantener sus tarjetas alejadas de objetos con imanes. Si su tarjeta está cerca de algo magnético, podría borrar o dañar la información almacenada en la banda magnética de la tarjeta.


SEGURIDAD DEL CORREO POSTAL

Revise estas sugerencias para mantener seguro su correo postal.

Ideas inteligentes para proteger su correspondencia

  • Notifique de inmediato a la oficina de correo si cambia de dirección.
  • Adquiera un buzón que deba abrir con llave para retirar su correspondencia.
  • No deje su correspondencia durante mucho tiempo a la vista y sin protección (p. ej., en las entradas de los apartamentos).
  • Reduzca su riesgo de sufrir fraude por correo inscribiéndose para recibir estados de cuenta o facturas en forma electrónica.
  • Revise sus estados de cuenta, tanto impresos como por Internet, para detectar actividad sospechosa y fraude.
  • Si se va de viaje, suspenda la entrega de correspondencia o hágala recoger por una persona de su confianza.
  • No ponga la correspondencia que desee enviar en el buzón de su casa. Podrían robarla.
  • Ponga la correspondencia que envía en un buzón seguro del Servicio de Correo de Estados Unidos (USPS) o entréguela directamente a un cartero con uniforme del USPS.
  • Use un servicio de pago de cuentas electrónico para mantener segura su información.
  • Si deja de recibir las facturas o estados de cuenta habituales de una compañía, comuníquese con dicha compañía de inmediato.
  • Si deja de recibir correspondencia, llame a la oficina de correo de inmediato.

Nota: Si usa las banderas rojas que tienen algunos buzones para alertar al cartero de que usted está enviando correspondencia, ¡también estará alertando a los posibles ladrones de que esa correspondencia está en el buzón!

Share This: