Ser propietario: beneficios y realidades

Observe algunas de las recompensas y desafíos de ser propietario de una vivienda.

Beneficios y realidades de ser propietario de una casa

Beneficios de ser propietario de una casa Realidades de ser propietario de una casa
Su casa propia

Ser dueño de una casa propia, casa en serie (townhome) o condominio es una oportunidad de asentarse y de adquirir el sentimiento de permanencia a una comunidad. Tener una casa propia para compartir y disfrutar con su familia y amigos puede constituir una satisfacción personal.

Costos continuados

Ser propietario de una vivienda es una responsabilidad financiera grande y a largo plazo. Si no quiere comprometerse con una hipoteca, impuestos, seguros, gastos de servicios públicos y mantenimiento, o si sus ingresos son extremadamente inciertos, ser propietario de una vivienda podría no ser lo práctico en este momento.

Un activo financiero para su futuro

El valor de su casa potencialmente podría aumentar con el tiempo, lo que haría crecer su activo. A medida que usted va pagando su préstamo de vivienda a lo largo de los años, usted acumula titularidad sin cargas, llamado valor líquido, lo cual puede ofrecerle una flexibilidad financiera en las circunstancias adecuadas. Su vivienda es también un legado, financiero o de otro tipo, para la siguiente generación.

Es menos fácil mudarse

Si usted piensa que podría necesitar mudarse en un futuro cercano, comprar una casa o condominio puede no ser práctico, ya que venderla podría llevar tiempo. Si compra una casa y luego tiene que mudarse, podría acabar pagando por la casa que ya tiene, además del gasto adicional de una nueva vivienda.

Administre sus pagos de la vivienda

En algunos casos, los pagos mensuales de la hipoteca pueden ser más bajos que los pagos del alquiler. Eso es así cuando un préstamo para la vivienda, o hipoteca de la casa, tiene una tasa de interés ajustable con pagos mensuales bajos durante los primeros años o tiene una tasa de interés fija y los pagos mensuales no cambiarán durante la vida del préstamo. Esto significa que la cantidad que usted paga permanece igual todos los meses, lo que puede ayudarle a planear sus gastos.

Mantenimiento de la vivienda
Usted tendrá la responsabilidad de pagar todas las cuentas de servicios públicos, las reparaciones y el mantenimiento de la casa, que en algunos casos pueden ser costosos. También será responsable de pagar los impuestos a la propiedad y de pagar el seguro del propietario sobre la vivienda, costos que suelen aumentar con el tiempo.
Beneficios impositivos

A diferencia de los que alquilan, la mayoría de propietarios de una casa reciben beneficios fiscales porque los intereses pagados por un préstamo hipotecario y los impuestos sobre los bienes raíces pueden ser deducibles de los impuestos. Consulte a su asesor de impuestos respecto a la deducibilidad de los intereses.

El aumento de valor no está garantizado

Si bien la mayoría de las casas aumentan de valor con el tiempo, es posible que su casa pierda parte de su valor. Puede perder dinero si la vende por menos de lo que pagó por ella. Incluso si los precios en su zona se mantienen firmes o aumentan, si usted no mantiene bien su propiedad, ésta podría perder valor.

Un paso en su trayectoria financiera

Aunque su primera vivienda no sea la ideal, al pagar su hipoteca y otros gastos con puntualidad y en su totalidad, su calificación de crédito mejorará. La administración responsable de sus finanzas contribuye a aumentar su fortaleza financiera y sus opciones.

Posibilidad de juicio hipotecario

En una situación extrema, si usted no hace sus pagos de la hipoteca, el prestamista tiene derecho a ejecutar la hipoteca. Esto significa que usted perdería la titularidad de la vivienda.

Haga clic en el botón de Siguiente para aprender acerca de los costos de ser propietario de una vivienda.