La pirámide para acumular riqueza

Una pirámide dividida en cuatro secciones. La del fondo, la sección más grande, se llama

La capa básica es el flujo de efectivo. Antes de poder empezar a acumular riqueza, la persona debe generar consistentemente suficientes ingresos para pagar los gastos mes a mes. También es buena idea tener suficientes ahorros para cubrir por lo menos dos meses, y si es posible de tres a seis meses de gastos normales, para casos de emergencia financiera.

Una vez que la base del flujo de efectivo es sólida, puedes comenzar a invertir en activos — inversiones, como los bienes raíces o las acciones. Para acumular riqueza, el valor de lo que tienes (tus activos) debe ser mayor que lo que debes a otros (tus pasivos). Invertir en bienes que se aprecian (aumentan su valor) con el tiempo pueden darte la oportunidad de jubilarte en el futuro con un estilo de vida confortable.

Subiendo por la pirámide, la siguiente capa es tu patrimonio, la riqueza que vas a dejar a tu familia. Si eres propietario de una empresa, esto podría incluir tu empresa.

En el pináculo de la pirámide están tus objetivos de legado o tus objetivos filantrópicos, las muchas maneras positivas en que puedes compartir tu riqueza devolviendo algo a la comunidad.

Nota: Recuerda que tu pirámide de acumulación de riqueza tiene que tener una base sólida, una base que estableces siendo un buen administrador del dinero, estableciendo crédito y administrando tu crédito con sabiduría.

Haz clic en el botón de Siguiente para continuar.