Ahorrar frente a invertir

Compara algunas diferencias entre ahorrar e invertir.

Ahorrar frente a invertir

Ahorrar Invertir
A corto plazo: Listo para empezar
Uno suele ahorrar para alcanzar objetivos menos ambiciosos y a más corto plazo en el futuro cercano (normalmente, tres años o menos), por ejemplo  irse de vacaciones o tener dinero para una emergencia.
A largo plazo: Lograr grandes objetivos
Invertir te puede ayudar a lograr objetivos más importantes a largo plazo (por lo menos dentro de cuatro o cinco años), como comprar una casa o jubilarte.
Acceso fácil al dinero en efectivo
Una cuenta de ahorros te da acceso rápido al dinero en efectivo cuando lo necesitas. Sin embargo,  muchas cuentas de ahorros limitan la frecuencia con la que puedes retirar dinero de la cuenta. Pregunta en tu banco.

 

Acceso más difícil al dinero en efectivo
En comparación con una cuenta de ahorros, cuando inviertes no suele ser tan fácil echar mano al dinero.

 

Riesgo mínimo
Si el dinero está en una cuenta de ahorros, el riesgo es mínimo o nulo.
Siempre tiene riesgos
Puedes perder todo o parte del dinero que inviertes.
Ganar intereses
Tú ganas intereses al colocar tu dinero en una cuenta de ahorros, pero las cuentas de ahorros generalmente ofrecen un rendimiento más bajo que las inversiones.
Ganancias potenciales
Las inversiones tienen el potencial de un rendimiento más alto que una cuenta de ahorros normal. Tus inversiones pueden aumentar de valor con el tiempo. Esto aumenta tu valor neto, que es el valor de tus activos (lo que tienes en propiedad) menos tus pasivos (lo que debes). Si vendes a un precio más alto que el que invertiste inicialmente, tienes una ganancia.

 

Nota: Recuérdalo: cuanto mayor es el riesgo de una inversión, mayor será el posible rendimiento o pérdida de tu dinero.

Haz clic en el botón de Siguiente para continuar.