CREAR UN EQUIPO DE ESTRATEGIAS PARA LA JUBILACIÓN

Si usted es como la mayoría de la gente, quisiera jubilarse algún día, y tiene algunas ideas sobre el tipo de vida que le gustaría tener una vez que esté jubilado. ¿Pero usted y su familia tienen una estrategia para lograr que eso suceda?

La creación de una estrategia para la jubilación es un excelente primer paso y hay varias personas pueden ayudarle. Entre ellas se incluyen su empleador, su asesor de impuestos, su consultor en hipotecas y un consejero de inversiones. Piense en estas personas como su equipo de estrategia para jubilarse. Aproveche la información y los consejos que pueden ofrecerle.

Recuerde, hay mucha información disponible sobre la planificación para la jubilación, información de bajo costo o gratuita, en libros, revistas y en la web, pero si usted solicita a alguien para que le aconseje o le ayude, es necesario que entienda cómo, y cuánto, le van a cobrar.

Algunas compañías de servicios financieros contestan preguntas financieras básicas gratuitamente, o crean un plan financiero básico por apenas unos cientos de dólares. Tal vez tenga que pagar por algunos servicios de planificación, pero el asesoramiento financiero no tiene por qué ser caro. Y pagar por ese asesoramiento ahora puede ser muy barato si le ayuda a tomar decisiones financieras inteligentes que den sus frutos a largo plazo.


Pida asesoramiento a su equipo

A medida que comience a definir su estrategia para la jubilación, hay varios recursos que pueden ayudarle. Estos incluyen su empleador, asesor de impuestos, representante bancario, consultor hipotecario, experto en planificación para la jubilación y un asesor de inversiones. Si trabaja para una compañía, un excelente punto de partida es hablar con su empleador o su sindicato. (Si es trabajador independiente, puede solicitar asesoramiento profesional externo). Piense en estas personas como su equipo de estrategias para la jubilación. Aproveche la información y el asesoramiento que ellos pueden ofrecerle. Las respuestas a estas preguntas le ayudarán a determinar cuánto tiempo más desea y necesita trabajar (y ahorrar) para ayudar a garantizar una jubilación en la que sea solvente.

Su empleador

  • ¿La compañía ofrece un plan para la jubilación?
  • ¿La compañía contribuye o realiza contribuciones paralelas a las contribuciones que el empleado hace al plan?
  • ¿La compañía ofrece una opción de deducción de nómina automática para que yo puede distribuir mi contribución a lo largo del año?
  • ¿Qué otros beneficios para la jubilación se ofrecen?

Nota: Si su empleador ofrece un plan para la jubilación, contribuya a dicho plan. Si su empleador contribuye, tenga en cuenta que sus contribuciones pueden variar de un año a otro, por lo tanto, consulte a su empleador al comienzo de cada año.

Su contador o asesor de impuestos

  • ¿Qué fuentes de ingresos para la jubilación debería gastar primero a fin de minimizar mis impuestos?
  • ¿A qué edad puedo comenzar a distribuir dinero de mi plan para la jubilación del empleador o mi cuenta IRA sin incurrir en el impuesto adicional del 10%? (Actualmente, la respuesta es a los 59 años y medio de edad. Usted evita el impuesto adicional del 10% del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) sobre las distribuciones de dicho plan para la jubilación calificado si deja de trabajar para la compañía en el año en que cumple 55 años de edad o más [edad de 50 años o más para determinados empleados de seguridad pública]).

 
Su asesor financiero o profesional en inversiones

  • Siendo realista, ¿cuánto puedo esperar ganar sobre mis inversiones? (Recuerde que invertir siempre conlleva un riesgo y no hay garantías. Algunas inversiones implican más riesgo y un mayor potencial de recompensa que otras).
  • ¿Cómo debería asignar mis activos para administrar mis ingresos durante la jubilación mientras procuro lograr un crecimiento continuo de mis ahorros?

Asegúrese de verificar las credenciales de cualquier asesor financiero que use. Asegúrese de que cuente con una reputación y antecedentes sólidos. Recuerde que hay muchísima buena información disponible sobre la planificación para la jubilación a un bajo costo o gratis —en libros, revistas y en Internet— pero si le paga a alguien para que le brinde asesoramiento o o asistencia, asegúrese de entender cómo (y cuánto) se le cobrará. Algunas compañías de servicios financieros responderán gratis preguntas básicas sobre finanzas, o crearán un plan financiero básico por tan solo unos pocos cientos de dólares. Pagar por ese asesoramiento ahora puede ser un buen negocio si le ayuda a tomar decisiones financieras inteligentes que valdrán la pena a largo plazo.

La información contenida en el presente se proporciona “tal como es” y sin representación o garantía alguna. La información adjunta no tiene por objeto constituir asesoramiento legal, tributario o de planificación financiera. Ningún destinatario o lector debe ni puede basarse en ningún diálogo sobre asuntos tributarios o de contabilidad contenidos en el presente (incluidos todos los documentos adjuntos). El destinatario/lector debe consultar a su asesor de impuestos, consultor legal y/o contador para obtener una declaración sobre las reglas de impuestos y contabilidad aplicables a su situación particular y para recibir cualquier otro asesoramiento sobre impuestos o contabilidad.


CREAR UNA ESTRATEGIA PARA LA JUBILACIÓN

Probablemente para usted sea importante jubilarse con tranquilidad y poder cuidarse desde el punto de vista financiero. A la hora de crear una estrategia para la jubilación, no existe una única estrategia que se adapte a todas las situaciones. Las circunstancias y la situación financiera de cada persona son un tanto diferentes. ¿Cuánto dinero necesitará para jubilarse? Recuerde que hay diversos factores que podrían cambiar a lo largo de sus años de jubilación, por lo que tiene sentido comenzar a prepararse con anticipación.

La expectativa de vida promedio[1] para una mujer estadounidense es de aproximadamente 81 años, y para los hombres, de alrededor de 76 años; pero usted podría vivir mucho más. La duración de su jubilación podría ser equivalente a la cantidad de años que usted integró la fuerza laboral, por lo cual podría necesitar planificar una jubilación que dure décadas.

Considere dónde podría vivir y cómo podrían cambiar sus necesidades. ¿Prevé que vivirá con familiares o solo? Algunas comunidades para personas mayores ahora ofrecen atención médica y vivienda asistida como parte de un paquete completo de servicios.

A medida que envejezca, su estado de salud podría cambiar. Podría empezar a tener nuevas necesidades de atención médica y mayores costos de atención médica. Durante la jubilación, la mayoría de las personas son vulnerables a un aumento de los costos de la atención médica.

Comience ahora mismo, establezca sus metas y cúmplalas.
Cuanto antes comience a ahorrar, más tiempo tendrá para que su dinero se acumule. Ponga al tiempo de su lado. Haga que los ahorros para la jubilación sean una prioridad importante. Diseñe un plan, sígalo y establezca metas para usted mismo. Recuerde que nunca es demasiado tarde ni demasiado temprano para comenzar a ahorrar. Por eso, ¡comience ahora, sin importar la edad que tenga!

No toque sus ahorros.
No saque de sus ahorros para la jubilación. Perderá capital e interés y es posible que se le aplique un impuesto adicional por las distribuciones anticipadas o antes de los 59 años y medio de edad. Si cambia de trabajo, considere sus opciones, incluida la transferencia de fondos entre planes para la jubilación (rollover) de sus ahorros a una cuenta para la jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés) o al plan para la jubilación de su nuevo empleador.

Conozca sus necesidades para la jubilación.[2]
La jubilación es costosa. Como pauta general, muchos expertos recomiendan que tenga como meta entre el 75 y el 85% de sus ingresos actuales para después de su jubilación. Comience por crear un presupuesto proyectado para tener una idea realista de cómo podría llegar a ser su panorama financiero después de su jubilación. Esto le ayudará a ver cuánto puede permitirse gastar cada mes. Es importante crear un presupuesto con el que pueda vivir a lo largo del tiempo. Para que su presupuesto para la jubilación funcione, muchos expertos recomiendan liquidar las deudas importantes, como préstamos hipotecarios y préstamos para estudiantes. Esto puede reducir considerablemente la cantidad de dinero que necesitará cada mes durante la jubilación.

Obtenga información acerca de los beneficios para la jubilación de su empleador.
Obtenga información y participe en el plan para la jubilación, plan de pensiones o plan de participación en los beneficios patrocinados por su empleador. Si es elegible para un plan y para fondos provenientes de contribuciones paralelas del empleador, contribuya al menos el monto de la contribución paralela, de ser posible. Al contribuir al menos el monto equivalente a la contribución paralela de su empleador, usted maximizará sus ahorros para la jubilación. De lo contrario, estará dejando pasar dinero gratis. Muchos empleadores ayudan a que ahorrar sea fácil al permitir las contribuciones automáticas a través deducciones de nómina. Con el paso del tiempo, el interés compuesto y los impuestos diferidos marcan una gran diferencia en la cantidad que usted puede acumular. Si tiene planificado cambiar de trabajo, asegúrese de averiguar qué sucederá con sus ahorros para la jubilación. Asegúrese de averiguar qué beneficios podría tener de su empleo anterior.

Averigüe acerca del Seguro Social.
El Seguro Social paga a un jubilado promedio aproximadamente el 40% de los ingresos previos a la jubilación. Comuníquese con la Administración del Seguro Social al 1-800-772-1213 (marque 7 para recibir atención en español), o por Internet en www.ssa.gov/espanol/, para obtener una Declaración del Seguro Social gratis y más información acerca de sus beneficios.

Considere la posibilidad de depositar dinero en una cuenta IRA.
En 2020 usted puede contribuir hasta $6,000 a una cuenta para la jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés) o hasta $7,000 si tiene 50 años de edad o más, y obtener ventajas tributarias. Cuando usted abre una cuenta IRA, tiene dos opciones: una cuenta IRA tradicional o la cuenta IRA Roth. El tratamiento tributario de sus contribuciones y distribuciones dependerá de la opción que usted seleccione.

Considere los principios de inversión básicos.
La manera en que ahorra puede ser tan importante como la cantidad que ahorra. La inflación y el tipo de inversiones que haga tienen una función importante en la cantidad que habrá ahorrado al jubilarse. Sepa cómo se invierte su plan de pensión o de ahorros. La seguridad financiera y el conocimiento van de la mano.

Haga preguntas.
Estas sugerencias le señalan la dirección correcta. Pero necesitará más información. Hable con su empleador, su banco, su sindicato o con un asesor financiero. Haga preguntas y asegúrese de que las respuestas tengan sentido para usted. Reciba asesoramiento práctico y actúe ahora.

[1] https://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr68/nvsr68_07-508.pdf (en inglés)

[2] Departamento de Trabajo de EE. UU.


CÓMO AUMENTAR SUS AHORROS PARA LA JUBILACIÓN

Haga que sea automático. A continuación, presentamos algunas sugerencias para acumular los ahorros para la jubilación que usted desea:

  • ¡Haga de sus ahorros un hábito! Incluso si todavía está estudiando, solo trabaja a tiempo parcial, y puede comenzar con tan solo $50 al mes, la cantidad en sí que pueda ahorrar es menos importante que establecer el compromiso y cumplirlo. Con el paso del tiempo, siempre podrá aumentar la cantidad que ahorra, pero no podrá compensar los años perdidos de interés compuesto. Por lo tanto, aunque puede ser tentador usar sus ahorros para la jubilación como ahorros para emergencias, es importante evaluar los costos y las posibles penalidades antes de actuar.
  • Haga que sea automático. Si establece ahorros automáticos, es menos probable que olvide apartar ahorros para la jubilación. Existen algunas formas de establecer ahorros automáticos para la jubilación. Considere la posibilidad de transferir fondos automáticamente de su cheque de sueldo a su plan para la jubilación en el trabajo y establezca una transferencia automática desde las cuentas bancarias a su cuenta IRA. Esto puede ayudarle a ahorrar regularmente con pocas complicaciones.
    • Muchos planes para la jubilación le permiten aumentar automáticamente sus ahorros en un 1% al año. Esto se denomina incremento escalonado de los ahorros y puede ser una manera eficaz de hacer crecer los ahorros al comenzar de a poco.
  • Separe sus ahorros primero: Muchos expertos recomiendan que separe sus ahorros primero o que aparte dinero para ahorrar cuando reciba ingresos, en lugar de esperar a ver lo le queda. Revise su presupuesto para determinar cuánto puede ahorrar y considere la posibilidad de ahorrar tanto como pueda. Tenga en cuenta sus gastos diarios y sus deudas. Intente ahorrar del 10 al 20 por ciento de sus ingresos y use el depósito directo o realice una transferencia a su cuenta para la jubilación.
  • ¡Apenas empiece a ganar dinero, empiece a ahorrar! Si su empleador ofrece un plan para la jubilación patrocinado como un plan 401(k), 403(b), o 457(b) gubernamental, inscríbase y realice una contribución de cada cheque de sueldo. Un beneficio agregado que se obtiene al participar consiste en que muchos empleadores ofrecen algún tipo de contribución paralela a lo que usted está ahorrando. Esto puede proporcionar un gran refuerzo a sus ahorros.
    • Muchas contribuciones a los planes para la jubilación de la compañía tienen impuestos diferidos, lo que significa que usted no paga impuestos cuando realiza contribuciones a su cuenta. Si su empleador realiza una contribución paralela del total o de una parte de sus contribuciones, aproveche al máximo esa oportunidad al depositar fondos equivalentes a la cantidad de la contribución paralela como mínimo. Estudie el plan de su compañía. Si tiene una pregunta acerca del plan patrocinado por su empleador, hable con su departamento de RR. HH. o con un experto en planes para la jubilación.
    • Además del plan patrocinado por su compañía, siempre y cuando tenga ingresos percibidos puede contribuir a una cuenta IRA. Una cuenta IRA tradicional ofrece potencial de crecimiento con impuestos diferidos. Usted no paga impuestos sobre ninguna ganancia proveniente de las inversiones hasta que retira o “distribuye” el dinero de su cuenta, presumiblemente durante la jubilación. Con una cuenta IRA Roth, los impuestos sobre sus contribuciones no son diferidos, pero es posible que no tenga que pagar impuestos sobre las distribuciones durante la jubilación si se cumplen ciertas condiciones.
  • Considere sus prioridades y la posibilidad de llegar a un término medio. Es posible que esté tratando de decidir entre liquidar sus préstamos más rápidamente o destinar dinero a sus ahorros e inversiones. Si tiene préstamos para estudiantes con intereses bajos, probablemente gane más dándole prioridad a sus ahorros e inversiones. Sin embargo, si tiene deudas de tarjetas de crédito con intereses altos, probablemente le resulte ventajoso desde el punto de vista financiero pagar sus deudas primero y luego concentrarse en ahorrar e invertir. No obstante, recuerde que muchas personas tendrán algún tipo de deuda la mayor parte de sus vidas. Si continúa postergando el momento de ahorrar hasta saldar todas sus deudas, es posible que nunca comience a ahorrar el dinero que necesita para jubilarse.
  • Infórmese. En los años venideros, ya sea que administre sus inversiones por cuenta propia o con un profesional en inversiones, es importante estar bien informado. Tenga una actitud proactiva e infórmese lo más que pueda acerca de las inversiones a través de Internet, libros, revistas y otras fuentes de información. Considere su tolerancia al riesgo en el momento de decidir entre una combinación de opciones de inversión conservadoras (menor riesgo, retorno potencial más bajo) y más agresivas (mayor riesgo, retorno potencial más alto).

Planificación para la jubilación: al comienzo de su carrera

Haga que el ahorro sea un hábito. La cantidad que pueda ahorrar es menos importante que asumir el compromiso de ahorrar de manera sistemática.

Por qué comenzar ahora

Como la mayoría de las personas, es probable que usted algún día tenga intenciones de jubilarse. Eso significa tener suficiente dinero en ahorros y cuentas para la jubilación para disfrutar de un estilo de vida cómodo sin tener que trabajar. Posiblemente usted piensa que es demasiado temprano para comenzar, pero los expertos financieros están de acuerdo en que nadie es demasiado joven para ahorrar para su jubilación. De hecho, la clave del éxito es empezar a ahorrar lo antes posible.

Comenzar temprano le permite acumular más ahorros a lo largo de un período gradual. Además, el poder del interés compuesto aumenta en la medida en que usted comience a ahorrar antes. Mientras más espere, menos tiempo tendrán sus ahorros para que se incrementen las ganancias.

Comience a ahorrar para la jubilación

Supongamos que usted, el Inversionista A, comienza a invertir a los 30 años de edad a una tasa de $1,000 por año durante 10 años y luego deja de hacerlo. Su amigo, el Inversionista B (45 años de edad), comienza a contribuir $1,000 por año durante 20 años. Este ejemplo muestra un valor total para el Inversionista A de $59,964 y un valor total para el Inversionista B de $38,993. El motivo de todo esto es el interés compuesto. Cuando deposita dinero en una cuenta para la jubilación, no solo obtiene intereses sobre el dinero que usted contribuye, sino también sobre todos los intereses generados con el transcurso del tiempo. De esa manera, su dinero crece más rápido de lo que crecería solo en función de sus contribuciones. Pero esto lleva tiempo.

dinerio

El gráfico de arriba se brinda solo con fines ilustrativos. Representa un valor inicial hipotético de $1,000 en una cuenta IRA para dos inversionistas. El ejemplo supone una tasa fija anual del 6% de retorno y capitalización anual. El crecimiento de los activos es antes de impuestos y partes de las distribuciones de la cuenta estarán sujetas a impuestos a una tasa sobre ingresos ordinarios en el momento del retiro. El cuadro no representa los retornos de ninguna inversión particular y no se debe usar para predecir ni proyectar rendimiento. No existe garantía de que ganará el 6% sobre las inversiones y el valor de su cuenta puede fluctuar a lo largo del tiempo. Supone que todas las ganancias se reinvierten y no incluye costos de transacción, cargos ni gastos asociados con la cuenta ni ninguna inversión individual realizada en la cuenta.

Cuánto contribuir

Cuando recién está comenzando y tiene cuentas y préstamos que pagar, probablemente le resulte difícil darle prioridad al ahorro para la jubilación. Ahorrar con regularidad, incluso en montos pequeños, puede rendir enormes beneficios en el futuro.

Mientras más joven sea, más tiempo tiene antes de llegar a la edad de jubilarse. Por lo tanto, usted podría hacer algunas inversiones que tengan un riesgo más alto y una ganancia potencial más alta, en comparación con una persona que esté más cerca de llegar a la edad de jubilación, la cual necesita ser más conservadora.

Intente ahorrar al menos entre el 10% y el 15% de sus ingresos anualmente para su plan para la jubilación a fin de tener ingresos suficientes durante la jubilación. Asegúrese de averiguar de cuánto será la contribución paralela de su empleador. Debería esforzarse por ahorrar al menos lo que sería la contribución paralela del empleador, si fuera menos de un 10% de sus ingresos. Las contribuciones paralelas del empleador pueden proporcionar un refuerzo valioso a sus ahorros para la jubilación.


CÓMO AUMENTAR SUS AHORROS PARA LA JUBILACIÓN DURANTE LA MEDIANA EDAD

Verifique periódicamente el avance hacia sus metas para la jubilación, revise su presupuesto, y hable con los miembros de su familia sobre sus metas e inquietudes.

Es posible que usted haya pensado mucho sobre ahorrar para la jubilación cuando inició su carrera laboral o cuando era más joven. Las cosas podrían ser diferentes desde entonces. Es posible que tenga más gastos y responsabilidades ahora, y su panorama financiero podría haber cambiado. Pero muchos de los principios aún se aplican.

  • Esfuércese para lograr una meta de ahorro del 10% al 15% de su sueldo para la jubilación.
  • Asegúrese de tener o crear un fondo para emergencias que le respaldará durante 6 a 9 meses.
  • Revise su presupuesto mensualmente y realice ajustes si se produce algún cambio, como gastos nuevos que tiene que afrontar.

Administración en la mediana edad

Es posible que también tenga situaciones nuevas para resolver. En esta etapa de su vida es importante encontrar el equilibrio adecuado entre sus metas para la jubilación, los costos de la educación de sus hijos y la atención de sus seres queridos mayores.

Comience por su presupuesto. Crear un presupuesto por escrito, también llamado plan de gastos, puede ser una herramienta valiosa para vivir dentro de sus posibilidades y separar los ahorros que necesitará para la jubilación. Un presupuesto le ayudará a ver su situación financiera en conjunto al día de hoy y cuánto dinero puede ahorrar e invertir posiblemente antes de jubilarse.

Después de hacer su presupuesto, quizás descubra que no hay suficiente dinero para todo. ¿Qué deberá hacer entonces? Dado que modificar sus gastos fijos puede ser difícil, busque maneras de reducir sus gastos flexibles (por ejemplo, comestibles y cuentas de electricidad) y gastos discrecionales (como ropa o decoración del hogar). También considere maneras de aumentar sus ingresos.

Elabore un presupuesto previsto para tener una idea realista de cómo podría llegar a ser su panorama financiero después de su jubilación. Esto le ayudará a ver cuánto puede permitirse gastar cada mes y que no se le acaben sus ahorros para la jubilación.

Cuando usted elabore un presupuesto para antes de la jubilación y para después de la jubilación, trate de ser realista. Es importante elaborar un presupuesto con el que pueda vivir a lo largo del tiempo. Revise su presupuesto periódicamente y realice los ajustes que sean necesarios.

familia feliz

Hablar con su familia puede ayudarle

Enséñeles a sus hijos buenos hábitos financieros. Hágalos que participen en la toma de decisiones cuando se trata de cuánto contribuirá la familia a sus necesidades de educación.

Hable con sus padres u otros familiares de mayor edad. Asegúrese de hablar con ellos cuando todos estén bien y cuando no haya otras situaciones de estrés (como por ejemplo, las fiestas). Entienda las expectativas de su familia. Determine con realismo lo que puede hacer por los demás mientras también administra las necesidades de ahorro actuales y futuras.

Siga ahorrando

Si bien administrar más gastos y responsabilidades ahora puede plantear un desafío, siga ahorrando. Los principios siguen siendo los mismos y su regularidad le ayudará a alcanzar sus metas para la jubilación.


DETERMINE CUÁNTO DINERO NECESITARÁ

Use esta calculadora para hacer un cálculo aproximado de los ahorros que necesitará para disfrutar del estilo de vida que desea durante la jubilación. Complete los espacios en blanco, luego haga clic en Enviar. La Administración del Seguro Social puede proporcionar un beneficio estimado. Para obtener información acerca de su pensión, comuníquese con su oficina de RR. HH.

Haga clic en Restablecer para intentar con otras cifras.

Ahorros de jubilación
$
$
$


LA REGLA DEL 4%

Haga que sus ahorros para la jubilación le duren

Muchos estudios indican que si desea que sus ahorros para la jubilación le duren, no debería retirar más del 3% al 4% de sus ahorros cada año. El porcentaje exacto que sería conveniente que retire depende de muchos factores, entre ellos, cuánto tiempo vivirá. Obviamente, nadie tiene la bola de cristal para ver el futuro, pero si usted goza de buena salud y se jubila a una edad relativamente temprana, ¡retirar un pequeño porcentaje cada año le ayudará a garantizar que sus ahorros le duren toda su vida! La cantidad de ahorros que gaste cada año también dependerá de cuánto reciba de otras fuentes de ingresos, tales como trabajo de tiempo parcial, Seguro Social, etc. Si sus otras fuentes de ingresos son significativas, tendrá cierta flexibilidad en cuanto la reserva de dinero de la cual optará por gastar: sus ahorros o sus otras fuentes. A modo de guía, puede usar la regla del 4% como ayuda para hacer un cálculo aproximado de cuántos ingresos puede retirar de sus ahorros cada año. Las circunstancias pueden variar, por lo tanto, asegúrese de analizar detenidamente su plan individual.

Para calcular la cantidad que deberá ahorrar para jubilarse:

  1. Determine sus ingresos anuales deseados para la jubilación.
  2. Reste sus ingresos anuales estimados de pensiones y pagos de jubilación para militares.
  3. Reste sus ingresos anuales estimados del Seguro Social. Visite el sitio Web del Seguro Social (ssa.gov/espanol/) para revisar su estado de cuenta y hacer un cálculo aproximado de sus beneficios.
  4. Divida el resto por 0.04 si está usando una tasa de retiro del 4%. (O bien, divídalo por 0.03 si está usando una tasa de retiro del 3%).

Las metas y el panorama para la jubilación de cada persona son un tanto diferente. Pero esperamos que esta regla del 4% le sirva como una buena pauta general.

A fin de decidir cuánto dinero necesitará para jubilarse, tendrá que considerar sus propias necesidades de gastos durante la jubilación y sus propias fuentes de ingresos.

Un asesor financiero puede ayudarle a decidir cuál es la mejor estrategia para usted. Si no espera tener muchos más ingresos que sus ahorros, tendrá que ser más conservador en lo que respecta a su tasa de retiro. Si aún está trabajando actualmente, trate de ahorrar todo lo que pueda a la mejor tasa de interés posible antes de que llegue el momento de jubilarse.

CÓMO INCREMENTAR SU CHEQUE DE SUELDO PARA LA JUBILACIÓN

Dinero para la jubilación: cinco fuentes comunes

Durante la jubilación, usted vivirá del dinero ahorrado, recibido, ganado e invertido. En promedio, la mayor parte de sus ingresos para la jubilación[1] probablemente provengan de su plan para la jubilación patrocinado por el empleador, de cuentas IRA, del Seguro Social y de otras fuentes. Pero también existen otras maneras de incrementar su cheque de sueldo para la jubilación:

Para la mayoría de las personas, los fondos para la jubilación provienen de cinco fuentes:

El dinero que usted ha ahorrado, es decir, su “colchón de ahorros” para la jubilación. Muchos expertos recomiendan que las personas que trabajan traten de apartar del 10% al 15% de lo que ganan para ahorros a largo plazo. Su cartera de inversiones podría incluir acciones, fondos mutuos, bonos, etc.

  1. La cantidad que reciba del Seguro Social variará sobre la base de cuánto gana, pero para muchos jubilados en la actualidad, sus beneficios del Seguro Social son de aproximadamente el 40% de sus ingresos[1]. Ahorros acumulados en planes de pensión. Aunque los planes de pensión alcanzaron su punto máximo en 1985, datos recientes sugieren que el 14% de los empleados tiene un plan de pensión[2]. Después de que se jubile, podrá agregar a su colchón de ahorros el dinero que reciba, tal como el proveniente del Seguro Social o de una pensión.
  • En la actualidad se habla mucho acerca del Seguro Social y de lo que sucederá con el programa en el futuro. Sin embargo, independientemente de lo que suceda, la realidad es que la mayoría de las personas no pueden depender del Seguro Social para que financie plenamente sus años de jubilación. Por ejemplo, en 2019, el beneficio mensual promedio en todo el país fue de $1,471. Eso representa $17,652 al año, un monto que probablemente no le brinde la jubilación de sus sueños.
  • No muchas personas son lo suficientemente afortunadas como para tener un plan de pensión. Incluso cuando los planes de pensión alcanzaron su punto máximo en 1985, menos de la mitad de los estadounidenses que trabajaban para compañías privadas estuvieron cubiertos. Conforme a una estimación actual, solo el 14% de las personas empleadas fuera de agencias gubernamentales pueden esperar recibir cheques de pensión tradicional durante la jubilación.

[1] https://www.ssa.gov/espanol/jubilacion2/

[2] http://www.pensionrights.org/publications/statistic/how-many-american-workers-participate-workplace-jubilación-plans (en inglés)

  1. Usted puede ganar más dinero si sigue trabajando. Una encuesta de la Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas (AARP, por sus siglas en inglés) determinó que el 13%[1] de las personas trabajaba durante la jubilación. Muchas personas “jubiladas” —si pueden hacerlo— siguen ganando dinero trabajando a tiempo parcial, dirigiendo una pequeña empresa o alternando períodos de empleo y de esparcimiento. Además de los ingresos, el hecho de seguir trabajando ayuda a que muchas personas se sientan conectadas, útiles y satisfechas con su vida.

[1] https://www.aarp.org/work/working-at-50-plus/info-2018/why-work-after-jubilación.html (en inglés)

Intente ganar la tasa más alta de interés compuesto que sea posible. Puede tomar una parte de sus ahorros e invertirla. Invertir significa asumir cierto riesgo con la meta de ganar un retorno más alto con el paso del tiempo. Si su empleador ofrece un plan 401(k), no se pierda la oportunidad de participar. Aproveche la disposición de contribuciones adicionales o “catch-up” a partir de los 50 años de edad para maximizar la cantidad de dinero que usted contribuye.

Si usted es propietario de vivienda, otra fuente de ingresos para la jubilación podría ser el valor neto de la vivienda que ha acumulado a lo largo de los años. El valor neto es la diferencia entre el valor de la vivienda y la cantidad que usted aún adeuda de la misma.

  • Si tiene valor neto, tal vez pueda pedir prestado dinero usando su casa como garantía. Una línea de crédito sobre el valor neto de la vivienda puede proporcionarle flexibilidad financiera y opciones antes y después de su jubilación. Solo recuerde que, a medida que la use, tendrá que realizar pagos mensuales a su prestamista.
  • Algunos jubilados venden su casa, se trasladan a una vivienda más pequeña y a un lugar menos costoso, y agregan la ganancia que obtienen a sus ahorros para la jubilación.
  • Muchos expertos financieros recomiendan que, si usted puede hacerlo, liquide su préstamo hipotecario a más tardar cuando esté listo para jubilarse. Esto no solo eliminará cualquier preocupación en cuanto a la realización de pagos de préstamos, sino también le brindará un colchón financiero sólido en caso de que le haga falta dinero para otras necesidades o para una emergencia financiera.
  • Durante sus años de jubilación, otra manera en la que ser propietario de vivienda podría beneficiarle es a través de una “hipoteca revertida”. Se trata de un préstamo creado de manera opuesta a un préstamo hipotecario tradicional: en lugar de que usted le pague a su prestamista, su prestamista le paga a usted. En lugar de acumular valor neto de la vivienda, usted reduce el valor neto de su vivienda al retirarlo como ingresos. La capacidad de convertir su valor neto en ingresos libres de impuestos hace que las hipotecas revertidas sean atractivas y valiosas para muchos propietarios de vivienda mayores de 62 años. Usted puede usar los adelantos en efectivo del valor neto de su vivienda para cualquier fin que elija.

[1] https://www.usa.gov/jubilación (en inglés)

Share This: