COMPRA INTELIGENTE DE UN AUTOMÓVIL

familia sonriente

Hay formas de lograr que la compra de un vehículo le resulte más fácil a usted y a su bolsillo. Antes de comprar o arrendar un automóvil nuevo o usado, lea estas sugerencias.

Si decide obtener un préstamo para automóviles, asegúrese de comparar ofertas de préstamo. De hecho, le conviene comparar ofertas de préstamos antes de comparar ofertas de vehículos.
Investigue distintas fuentes de financiamiento, incluidos los bancos y las cooperativas de crédito. Algunos distribuidores de automotores también ofrecen financiamiento. Compare todos los aspectos del préstamo, incluidas las tasas de interés y los plazos que ofrecen. Infórmese de cuál sería su pago mensual por diferentes montos de préstamo.
Piense en solicitar la preaprobación de su préstamo. Si el préstamo está preaprobado, eso quiere decir que usted puede buscar un vehículo dentro de sus límites de precios con la confianza de que le darán el préstamo que necesita.

Tenga en cuenta el tipo de vehículo que se adapte a sus necesidades de transporte. Considere los antecedentes de seguridad, el rendimiento de la gasolina, y los costos de mantenimiento y de seguro.
Utilice las revistas de información al consumidor, las revistas de automóviles y las publicaciones por Internet para investigar las posibilidades. Observe las calificaciones y evaluaciones hechas por profesionales de la industria automotriz y las pruebas de carretera, particularmente las realizadas a lo largo de miles de millas para evaluar el rendimiento de la gasolina, la durabilidad y las cuestiones de mantenimiento.
Investigue los antecedentes de seguridad.
Reduzca sus opciones a unos pocos vehículos específicos.
Consulte a su agente de seguros para comparar el costo de asegurar cada uno de esos vehículos.
Basándose en su investigación, compare los costos totales de cada vehículo que esté considerando. ¿Se adapta esa cantidad a su presupuesto?

Actualmente, cada vez más gente compra vehículos por Internet. Aunque use Internet, le conviene visitar a las concesionarias locales para ver los vehículos personalmente, conducirlos, hacer preguntas, y evaluar sus departamentos de repuestos y de servicios.
Consulte a su institución financiera para ver si ellos ofrecen un servicio de compra de automóviles. Este servicio puede ayudarle a encontrar el automóvil que está buscando dentro de sus límites de precios.
Algunos distribuidores han adoptado una política de “precio único” para los vehículos nuevos, lo que significa que todo vehículo se ofrece a un precio fijo, sin negociación posible entre la concesionaria y el cliente. Si bien con este sistema la transacción puede ser más rápida y sencilla, tenga en cuenta que el precio que usted paga podría ser más alto que si negociara.

Al comparar ofertas, sea flexible en lo que se refiere a marca, modelo, año y color. Quizá encuentre un vehículo que le gusta más y/o que sea mejor negocio.
Reduzca sus opciones. Decida las características específicas, como el color, y las opciones que desea. No se olvide de tener en cuenta el valor de reventa. Si en algún momento quiere vender el vehículo, le conviene que el color y las opciones sean atractivos para los compradores prospectivos.
Investigue la factura del distribuidor para el vehículo que le interesa. Esto le dará una idea aproximada del descuento que puede brindarle un distribuidor. Algunos accesorios podrían ser innecesarios y quizás estén sobrevaluados.

Aproveche la prueba de manejo. Camine alrededor del automóvil. Escuche el automóvil al conducirlo. Verifique lo que pueda, pero asegúrese de que lo inspeccione un mecánico certificado, y señale al vendedor los defectos o problemas del vehículo antes de aceptar comprarlo.

Piense en comprar durante períodos de temporada baja de ventas, por ejemplo a fines de diciembre y a finales del verano y principios del otoño.
Sea paciente y persistente a la hora de comprar. Evite estar más ansioso por comprar de lo que el vendedor está por vender.
Determine su precio máximo, una cifra que le parezca justa para el vehículo, con pagos mensuales que estén a su alcance.
Para empezar las negociaciones, concéntrese en el precio del automóvil, no en los pagos mensuales, el seguro, el vehículo de intercambio o los elementos extra.
Evite ser la primera persona en mencionar un precio específico. Lo ideal es empezar su negociación por lo menos un 20% por debajo de lo que está dispuesto a pagar. Recuerde que el distribuidor tiene que tener una ganancia y probablemente le haga una contraoferta más alta.
Usted debe saber cuánto dinero tiene “en la mano”. Si tiene los fondos para girar un cheque por una suma grande en el momento de la compra, probablemente el vendedor preste atención a eso y le sea más fácil negociar el precio.
Si está planeando entregar un vehículo de intercambio, hay muchas cosas que debe tener en cuenta. Podría ser más fácil entregar el vehículo en lugar de intentar venderlo por su cuenta, pero probablemente no obtenga tanto dinero por él. Cuando compra de un distribuidor, puede utilizar el valor del vehículo de intercambio para que le ayude con el monto del pago inicial. Quizás también pueda negociar con el distribuidor.

Conozca el precio de factura, el precio justo de mercado y el Precio Minorista Sugerido por el Fabricante (MSRP, por sus siglas en inglés). El precio de factura es el costo real que el distribuidor pagó por el automóvil. El MSRP es el precio de lista o el precio sugerido para vender el automóvil. El precio justo de mercado es lo que otras personas han pagado por el automóvil.
Prepárese para emplear como mínimo unas horas en la negociación.
No pierda la tranquilidad. No discuta. Sea firme pero educado. Esta actitud demostrará al vendedor que usted es una persona a quien no se puede intimidar, apresurar, presionar u obligar a tomar una decisión creando pánico.
No deje que el vendedor sepa exactamente qué está pensando usted. Si usted muestra demasiado entusiasmo por un vehículo específico, es menos probable que obtenga el mejor precio. No revele el monto máximo que está dispuesto a pagar o qué pago mensual puede pagar.
Si el vendedor le presiona, simplemente sonría amablemente y diga algo como: “Esa es mi oferta. Agradezco el tiempo y el esfuerzo que me ha dedicado, pero ese es el límite de mi presupuesto”.
Tenga cuidado con los distribuidores que traen a otro vendedor o gerente a la negociación con el fin de cansarlo a usted. Llegue a un acuerdo con el vendedor original o váyase sin comprar.
Siempre tiene que estar listo para irse. Es probable que el vendedor haga un último intento de encontrar un precio en el que ambos puedan ponerse de acuerdo.
Si se va, hágalo en buenos términos. Aunque no compre hoy, podría volver más adelante.

Revise cuidadosamente el contrato. Asegúrese de que refleje todo lo que se acordó.
Tenga cuidado con los extras innecesarios o de precio excesivo que el distribuidor puede tratar de añadir. No se descuide hasta salir de la concesionaria.
¡No pague por lo que llaman “dealer prep” o “preparación del vehículo para la venta”! Eso ya lo ha pagado el fabricante.
Piénselo bien antes de aceptar una garantía extendida. Algunos distribuidores podrían dar a entender que los bancos requieren una protección adicional de garantía para otorgar términos del financiamiento más largos, pero eso podría no ser cierto. Es posible que usted no necesite ese tipo de garantía, o que pueda obtener un mejor acuerdo más adelante.
Debe estar preparado para cancelar el trato. Si algo no le parece normal, o tiene una “corazonada” de que su compra será un error: ¡váyase! Recuerde que siempre puede encontrar otro vehículo.


Finalizar la compra

Cuando compra un automóvil, usted firma varios formularios y contratos. Asegúrese de leer todos los documentos detenidamente. Nunca firme un contrato con espacios en blanco.

Dependiendo de las leyes y políticas de su estado, podría recibir el contrato de venta o una escritura de venta. Quizás le den un formulario que certifique la cantidad de millas que tiene el automóvil (verificación de lectura del cuentakilómetros) y un informe de inspección del vehículo.

Deberá pagar cargos al departamento de vehículos motorizados de su estado. Estos cargos corresponden al título, el registro y el impuesto sobre las ventas. También podría recibir placas para el automóvil para poder comprarlo y conducirlo desde la concesionaria. Si le compra a un vendedor particular, deberá ir al departamento de vehículos motorizados para ocuparse de estos detalles.

Share This: