Evite la ejecución hipotecaria

Siempre realice sus pagos hipotecarios puntualmente. Si no puede, llame a su prestamista de inmediato. Incluso los prestatarios más confiables a veces no pueden efectuar todos los pagos en su fecha de vencimiento. Una crisis inesperada (una larga enfermedad, la pérdida del empleo, etc.) puede afectar negativamente su capacidad de pagar. No se sienta intimidado o avergonzado si tiene que llamar a su prestamista. Él quiere ayudarle y solo podrá hacerlo si se pone en contacto. (Asegúrese de llamar a la compañía a quien actualmente le envía el pago de su préstamo, no a la compañía que abrió su préstamo hipotecario en primer lugar).

Pasos para evitar la ejecución hipotecaria

Aquí se incluyen algunos pasos inmediatos que puede dar para poder salvar su vivienda y evitar la ejecución hipotecaria. Consulte a su asesor de impuestos antes de tomar decisiones. Cualquiera de estas ideas podría conllevar costos o beneficios impositivos.

Si se atrasa con sus pagos hipotecarios, no se esconda de la situación. Comuníquese con su prestamista inmediatamente. Cuanto antes llame, más opciones podría tener.

Por lo general, si trabaja directamente con su prestamista, él desarrollará soluciones apropiadas para resolver su situación de incumplimiento. Al prestamista le conviene ayudarle a permanecer en su hogar. La ejecución hipotecaria puede ser un proceso complejo en el cual los prestamistas deben cumplir estrictamente con las leyes estatales y locales, atravesar instancias legales, tomar posesión, a menudo hacer reparaciones, poner la casa a la venta, y venderla con éxito. Debido a los enormes costos y esfuerzos implícitos, los prestamistas suelen considerar la ejecución hipotecaria como “último recurso”.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. (HUD, por sus siglas en inglés) proporciona una lista de asesores en vivienda aprobados en su sitio Web: hud.gov (en inglés). Una agencia de asesoramiento para la vivienda aprobada por el HUD puede ayudarle a comprender su situación financiera y recomendarle en dónde puede recortar costos, lo cual puede ayudarle a pagar el monto atrasado, de ser posible. Quizás pueda encontrar una agencia de asesoramiento para la vivienda local que podrá ayudarle a negociar con su prestamista.

La Homeownership Preservation Foundation tiene una línea directa de asistencia nacional (1-888-995-HOPE) que brinda asesoramiento, asistencia y apoyo para ayudar a las personas y las familias que tienen dificultades financieras a continuar en sus hogares. Para obtener más información, visite hopenow.com (en inglés).

Si no puede pagar el monto total que adeuda sobre su préstamo, analice un acuerdo de resolución de una situación de incumplimiento de un préstamo o una modificación hipotecaria con el administrador de su préstamo. Esto significa reestructurar el préstamo de manera tal de que usted pueda pagarlo. Es posible que haya varias opciones diferentes.

Hable con su prestamista sobre la posibilidad de establecer un nuevo plan de pagos para su hipoteca. Esto se conoce como modificación del préstamo o reestructuración del préstamo.

La modificación del préstamo es un cambio en uno o más términos del préstamo hipotecario con el fin de que el pago mensual sea más asequible teniendo en cuenta la situación financiera actual del prestatario. Estos cambios podrían ser temporales o permanentes, y podrían incluir modificar la tasa de interés, el monto del pago mensual o el plazo disponible para el reintegro.

Si sus circunstancias financieras cambian drásticamente, es posible que no pueda encontrar una manera de pagar su préstamo, incluso después de haber trabajado con su prestamista y un asesor en vivienda. Quizás decida que la mejor opción sea no conservar su casa.

En este caso, una opción podría ser una venta corta, o una venta previa a la ejecución hipotecaria. Por lo general, un prestamista querrá el precio de venta de la vivienda para pagar lo que usted adeuda sobre la hipoteca, pero quizás esté dispuesto a aceptar un monto inferior a la deuda. Es conveniente hablar sobre la opción de la venta corta con su prestamista lo antes posible. No venda la casa por menos de lo que adeuda sin hablar con su prestamista primero.

Otra opción podría ser una escritura en lugar de la ejecución hipotecaria. Esto es cuando usted devuelve su propiedad al prestamista.

Si usted debe más dinero del que puede reintegrar o enfrenta dificultades financieras significativas, podría tener la opción de declararse en bancarrota. La bancarrota es un proceso legal que implica buscar la ayuda del Tribunal Federal de EE.UU. para liberar o “descargar” algunas de sus deudas y empezar de nuevo desde el punto de vista financiero.

La bancarrota es un asunto serio que puede tener consecuencias importantes y de larga duración. La ley de bancarrota es complicada y cambiante. Es fundamental obtener asesoramiento profesional sobre sus opciones.

Nota: Evite las compañías que le cobran un cargo alto por adelantado y afirman que pueden ayudarle a evitar la ejecución hipotecaria. ¡Podrían ser estafas!

casa

Acerca de la bancarrota

La bancarrota es un proceso legal que implica buscar la ayuda del Tribunal Federal de EE.UU. para liberar o “descargar” algunas de sus deudas y empezar de nuevo desde el punto de vista financiero. En los últimos años, las declaraciones de bancarrota han llegado a un máximo histórico.

La bancarrota es un asunto serio que puede tener consecuencias importantes y de larga duración. Aunque podría ser una opción, no es un “camino fácil”.

Antes de declararse en bancarrota

Hable con sus acreedores para ver si aceptarán ampliar su plan de pagos, permitirle omitir un pago, o arreglar alguna otra alternativa de pago razonable. Analice cualquier posible solución.

Consulte a un abogado, o a un asesor de crédito o de deuda calificado. La ley de bancarrota es complicada y cambiante. En los últimos años, el Congreso de EE. UU. ha revisado y actualizado las leyes de bancarrota y las leyes estatales que afectan a la bancarrota. Estas leyes varían, por lo que es realmente importante obtener asesoramiento profesional para averiguar sus opciones.

Desventajas de declararse en bancarrota

  • Tendrá costos legales y judiciales.
  • Si usted es cosignatario en un préstamo, su cosignatario seguirá siendo responsable por el monto total de una deuda firmada conjuntamente, a menos que usted haga otros arreglos de pago con el tribunal.
  • No podrá reclamar deudas que usted aceptó en forma fraudulenta sabiendo que no podría pagarlas. (¡No piense que puede hacer un viaje costoso alrededor del mundo y luego declararse en bancarrota!).
  • Una bancarrota permanecerá en su historial de crédito durante un máximo de 10 años. Podría disminuir su puntuación de crédito, lo que haría que los prestamistas le cobren tasas de interés más altas en el futuro.
  • Algunas deudas no pueden descargarse por medio de la quiebra.

Qué podría conservar y qué podría perder

Dependiendo de su situación financiera personal y de las leyes federales y estatales que se aplican, declarar la bancarrota podría eliminar algunas de sus deudas o permitirle pagar solo parte de cada deuda que tenga. El tribunal podría permitirle conservar algunos de sus bienes en el proceso. Por lo general, la bancarrota no elimina la manutención para hijos, la pensión alimenticia, multas, algunos impuestos y la mayoría de las obligaciones de los préstamos para estudiantes.

Sin un gravamen

En una situación típica de bancarrota, un deudor presenta una Bancarrota Voluntaria en la que reclama la incapacidad de pagar sus deudas. Si el caso de bancarrota continúa, el juez podría decidir liberar al deudor de la obligación de pagar algunas de sus deudas. Esto se conoce como “descargo” de deudas. Una vez que se ha completado el caso de bancarrota de una persona, ninguno de los acreedores anteriores del deudor podrán perseguir al deudor por sus deudas descargadas.

Con un gravamen

Sin embargo, si el deudor ha incumplido el pago de un préstamo con garantía —un préstamo en el que el acreedor tiene un reclamo legal, llamado un interés de gravamen, en los bienes que le pertenecen al prestatario (como un automóvil, casa u otro colateral) para garantizar el pago—, el acreedor aún podrá tomar posesión del colateral a pesar de que la deuda haya sido descargada.

Tipos de bancarrota

Existen varios tipos de bancarrota. Cada una de ellos se conoce por el capítulo de la ley de bancarrota que la describe. Dos de los tipos más comunes son el Capítulo 13 y el Capítulo 7.

  • En la bancarrota en virtud del Capítulo 13, el prestatario presenta un plan de pago ante el tribunal y promete efectuar pagos parciales a los acreedores a lo largo de un período de tres a cinco años. Si tiene ingresos regulares y una deuda limitada, el Capítulo 13 le permite conservar sus bienes que de otra forma podría perder, siempre que continúe efectuando sus pagos en virtud del plan de pago.
  • En la bancarrota en virtud del Capítulo 7, el deudor cede sus bienes a una persona denominada “fideicomisario”. El fideicomisario vende los bienes del deudor y entrega el dinero a los acreedores. Es posible que se le permita al deudor conservar algunos bienes, como un automóvil, herramientas relacionadas con el trabajo y muebles del hogar básicos. En virtud de la nueva ley de bancarrota, usted puede recibir un descargo de sus deudas en virtud del Capítulo 7 solo una vez cada ocho años.


Este resumen es una explicación muy simplificada de las leyes y procedimiento de bancarrota. Sin embargo, bajo ningún concepto abarca todas las situaciones. Este resumen no constituye asesoramiento legal ni las opiniones de Wells Fargo & Company, y no debe basarse en él como si lo fuera. En caso de que una persona que lea este resumen esté pensando en declararse en bancarrota, deberá consultar a un abogado calificado. Cada bancarrota es única, y ningún resumen podrá abordar adecuadamente todas las posibles situaciones de hecho.

Share This: