SER PROPIETARIO DE UNA CASA: BENEFICIOS Y REALIDADES

Examine algunas de las recompensas y los desafíos de tener una casa. ¿Disfrutar de los beneficios o enfrentar las realidades?

Beneficios de ser propietario de una casaRealidades de ser propietario de una casa
Un lugar propio
Ser propietario de una casa es una oportunidad para asentarse y obtener un sentido de pertenencia en una comunidad. Puede darle una sensación de satisfacción personal tener una casa propia para compartir y disfrutar con familiares y amigos.
Gastos continuos
Ser propietario de una casa puede ser una gran responsabilidad financiera a largo plazo. Si no desea comprometerse con una hipoteca, impuestos, seguro, servicios públicos y gastos de mantenimiento —o si su ingreso futuro es sumamente incierto— tener una casa quizás no sea lo más práctico en este momento.
Una inversión en su futuro
El valor de su casa puede aumentar con el tiempo, lo que haría que su inversión crezca. A medida que pague su préstamo hipotecario a lo largo de los años, podrá establecer un interés propietario, llamado valor neto, que puede ofrecer flexibilidad financiera en las circunstancias adecuadas. Su casa es también algo que podría dejarles a sus hijos o nietos.
Menor facilidad para mudarse
Si cree que podría tener que mudarse en el futuro cercano, comprar una casa quizás no sea práctico porque venderla podría llevar un tiempo. Si compra una casa y luego debe mudarse, podría terminar pagando por la casa que ya tiene, más el gasto adicional de una nueva casa.
Administrar los pagos de su vivienda
En algunos casos, los pagos hipotecarios mensuales podrían ser más bajos que los pagos de arrendamiento. Muchos préstamos hipotecarios, o hipotecas, tienen una tasa fija.Esto significa que el monto que paga sigue siendo el mismo mes tras mes, lo cual puede ayudarle a planificar sus gastos.
Costos de mantenimiento de la casa
Usted será responsable de pagar todas las cuentas de servicios públicos, reparaciones de la casa y mantenimiento, algunas de las cuales pueden ser costosas. También será responsable del pago de los impuestos sobre la propiedad y del seguro para propietarios de vivienda; estos costos suelen aumentar con el paso del tiempo.
Beneficios impositivos
A diferencia de los arrendatarios, la mayoría de los propietarios de casas gozan de ventajas fiscales, porque el interés pagado sobre una hipoteca y los impuestos inmobiliarios suelen ser deducibles de los impuestos, hasta un cierto monto. Para obtener más detalles, consulte a su asesor de impuestos.
El aumento del valor no está garantizado
Si bien la mayoría de las viviendas aumentan su valor con el paso del tiempo, es posible que su casa pueda perder parte de su valor. Podría perder dinero si la vende por menos que lo que pagó por ella. Incluso si los valores en su área siguen siendo estables o aumentan, si no conserva su propiedad con un buen nivel de mantenimiento, su valor podría disminuir.
Un peldaño financiero
Incluso si su primera vivienda no es la casa de sus sueños, pagar su hipoteca y otros gastos puntualmente y en su totalidad favorecerá su clasificación de crédito. Administrar sus finanzas responsablemente contribuye a aumentar su solidez y sus opciones financieras.
Posibilidad de ejecución hipotecaria
En una situación extrema, si no pudiera efectuar sus pagos hipotecarios, el prestamista tiene el derecho de ejecutar la hipoteca. Esto significa que perdería la propiedad de la vivienda.
casa

PROTECCIÓN DE GARANTÍA SOBRE LA VIVIENDA

Garantía para la vivienda: protección que con el tiempo podría ahorrarle mucho dinero

Un plan de garantía para la vivienda puede ayudarle a administrar los costos inesperados de reparaciones de sistemas principales y electrodomésticos. Un plan de garantía para la vivienda es un contrato con un proveedor de servicios que cubre el costo de reparación o de reemplazo de los electrodomésticos y sistemas principales de su vivienda. Dependiendo del nivel de cobertura que usted adquiera, un plan de garantía para la vivienda podría pagar la reparación o el reemplazo de su electrodoméstico o sistema, independientemente de su antigüedad o el tiempo que hace que lo tiene.

Los planes de garantía para la vivienda individuales varían; sin embargo, la mayoría suelen cubrir estos electrodomésticos y sistemas:

  • Calefacción
  • Plomería
  • Sistema eléctrico
  • Tuberías
  • Estufa
  • Compactadora de basura
  • Lavavajillas
  • Dispositivo de eliminación de basura
  • Ventiladores de techo y extractores
  • Hidromasaje
  • Bomba de sumidero
  • Calentador de agua
  • Tanque y taza del inodoro

Además, quizás pueda adquirir protección adicional para su:

  • Sistema de aire acondicionado central
  • Refrigerador
  • Abrepuertas de garaje
  • Piscina o spa incorporados
  • Bomba de pozo
familia feliz

Compense el costo de las reparaciones

Si bien tener un plan de garantía para la vivienda no es un requisito legal, puede ser muy conveniente, porque su póliza de seguro para propietarios de vivienda en general no cubrirá la reparación o el reemplazo de los sistemas o electrodomésticos de su casa debido al uso normal. Si bien es posible que la garantía del fabricante esté incluida con la compra de un electrodoméstico o sistema principal, esa garantía a la larga va a vencer, y usted será responsable de pagar la reparación o el reemplazo.

¿Otro beneficio de un plan de garantía para la vivienda? ¡Incentivo para compradores! Si está intentando vender su casa, incluir un plan de garantía para la vivienda puede darle una ventaja con respecto a otros vendedores de su zona.

Ya sea que desee controlar los costos de reparaciones inesperadas de electrodomésticos y sistemas principales, o que simplemente quiera hacer que su casa sea más atractiva para los posibles compradores, un plan de garantía para la vivienda le brinda tranquilidad.

Palabras que debe conocer

Las garantías utilizan muchas palabras que quizás no entienda. A continuación, se incluyen algunas palabras importantes que debe conocer:

Fabricante
La compañía que crea un sistema o electrodoméstico.

Sistema principal
Equipo mecánico o tuberías esenciales para las funciones de ventilación, calefacción, refrigeración o de plomería de una casa.

Proveedor de servicios
Un vendedor o contratista que repara o reemplaza sistemas o electrodomésticos.

La información contenida aquí es proporcionada “tal como es” y sin representación o garantía alguna. La información adjunta no tiene por objeto constituir asesoramiento legal, tributario o de planificación financiera. Ningún destinatario o lector debe ni puede basarse en los debates sobre asuntos tributarios o de contabilidad contenidos aquí (incluidos todos los documentos adjuntos). El destinatario/lector debe consultar a su asesor de impuestos, consultor legal y/o contador para obtener una declaración sobre las reglas de impuestos y contabilidad aplicables a su situación particular y para recibir cualquier otro asesoramiento sobre impuestos o contabilidad.


PROTEGER SU CASA Y SU INVERSIÓN

Su casa es una inversión que usted paga durante un largo tiempo. Debido a que es una inversión, querrá protegerla para no perderla.

Siga estos pasos y protéjase de perder su casa (o de que su casa pierda valor):

A partir de su primer pago hipotecario, asegúrese de realizar sus pagos puntualmente. Si no realiza sus pagos, podría dañar su clasificación de crédito y perder su casa.

Algunos prestamistas ofrecen programas de pagos hipotecarios automáticos que garantizarán que su hipoteca se pague puntualmente. Algunos planes le permiten liquidar su préstamo más rápidamente para que pague menos intereses con el transcurso del tiempo y posiblemente acumule valor neto más rápidamente. Pregunte a su prestamista acerca de las opciones de pagos hipotecarios automáticos que ofrece.

Establezca un programa mensual para pagar sus cuentas. Considere la posibilidad de utilizar un servicio de pago de cuentas automático. Cumpla con su plan de gastos para no gastar de más. Lleve registros financieros minuciosos para que siempre sepa en qué situación se encuentra.

Como nuevo propietario de una casa, evite abrir nuevas cuentas de crédito. Antes de realizar cualquier otra compra importante y de hacerse cargo de más deudas, asegúrese de poder arreglarse con los gastos mensuales de su nueva vivienda, como su nueva hipoteca, servicios públicos y otros gastos relacionados con la casa.

Ahora que es propietario de una casa, es más importante que nunca ahorrar dinero para gastos planificados e imprevistos. Intente tener ahorros disponibles para tres a seis meses de gastos en caso de que los necesite.

Mantenga su casa en buenas condiciones, tanto el interior como el exterior. El mantenimiento regular puede ayudarle a evitar reparaciones más costosas más adelante. También puede ayudar a reducir los costos de energía y a mantener el valor de su activo más importante: su casa.

El valor del seguro es para protegerle de gastos inesperados. Asegúrese de tener cobertura suficiente en todas las áreas, incluido el seguro para propietarios de vivienda.

Aproveche la posibilidad de pedir un préstamo utilizando el valor neto de la vivienda si lo necesita, pero manéjelo con prudencia. Pague puntualmente, siempre.

manos sosteniendo una casa

ADMINISTRACIÓN DE LOS GASTOS DE LA CASA

Como propietario de una casa, es importante mantener un presupuesto y ahorrar. Ya a partir de su primer pago hipotecario, debe mantener su buena clasificación de crédito efectuando sus pagos puntualmente.

Haga que sus obligaciones financieras actuales sean una prioridad

Es natural que quiera decorar y amueblar su nuevo hogar, pero tenga en cuenta que usted calificó para su préstamo hipotecario sobre la base de su monto de deuda actual. Si debe pedir dinero en préstamo para comprar cosas nuevas, como muebles, quizás tenga más dificultades para realizar los pagos de su casa. El pago de su nueva casa probablemente sea mayor que su pago de arrendamiento anterior. Además, es probable que sus cuentas de servicios públicos aumenten. Antes de realizar cualquier otra compra importante y de hacerse cargo de más deudas, asegúrese de poder manejar los gastos mensuales de su nueva casa.

Asegúrese de tener en cuenta el costo de mantenimiento de su casa, los impuestos sobre la propiedad y el seguro al administrar sus gastos. El monto que gaste en mantenimiento dependerá del estado en el que se encuentre su casa, a qué factores climáticos está expuesta, el tipo de cuidado que usted le brinda, la cantidad de personas que viven en ella y el tipo de uso. Podría contemplar la posibilidad de adquirir una garantía para la vivienda que le ayude a compensar los costos de reparación de los sistemas principales de la casa, como las cañerías, el sistema eléctrico y la calefacción, además de los electrodomésticos instalados.

Tanto sus impuestos sobre la propiedad como el seguro para propietarios de vivienda probablemente estarán incluidos en su pago hipotecario mensual. Sus impuestos sobre la propiedad que, por lo general, se pagan al menos una vez al año a una o más autoridades gubernamentales, podrían cambiar en función del valor de mercado de su propiedad. Su seguro contra riesgos o para propietarios de vivienda les protege a usted y a su prestamista contra pérdidas financieras en su propiedad como consecuencia de incendios, vientos, desastres naturales u otros peligros. Considere la posibilidad de realizar una revisión del seguro para propietarios de vivienda una vez al año y de comparar con otras compañías.


Establezca un plan de pago de cuentas

  • Anote la fecha de vencimiento de su primer pago hipotecario. Si no ha recibido sus cupones de pago, llame a su prestamista para que le suministre el monto de pago y la dirección postal para el pago.
  • Esté atento durante el mes a las fechas en que vencen sus otras cuentas. Anote las fechas en su presupuesto mensual. Planifique sus gastos en función de eso, para tener efectivo cuando deba pagar sus cuentas.
  • Compare las fechas de vencimiento de sus cuentas mensuales con su cronograma de recepción de pagos.
  • Comuníquese con sus compañías de gas y electricidad y solicite información sobre sus planes de facturación económicos. Estos planes le permiten pagar el mismo monto cada mes, lo cual le puede ayudar a planificar su presupuesto.
  • Planifique con anticipación los gastos periódicos importantes, como las primas de seguro, y los impuestos personales o sobre la propiedad.
  • Cree un fondo de mantenimiento y reparaciones para su casa. Considere la posibilidad de conservar estos fondos en una cuenta separada, para asegurarse de tener los fondos cuando los necesite.

Lleve registros minuciosos

Tener un buen sistema para organizar y archivar los documentos relacionados con su casa y su hipoteca vale la pena. Para recibir cualquiera de sus beneficios impositivos, necesitará tener registros. Asegúrese de guardar la información de todas las compras, incluida la hoja de liquidación que reciba en el momento del cierre. (La hoja de liquidación, también llamada CD o Declaración de Cierre, es un documento preparado por el agente de cierre que describe la transacción inmobiliaria en detalle).

Guarde los registros de todos los trabajos que haya hecho en su casa, incluidos contratos, recibos y otra información. Necesitará registros como estos si vende su vivienda.

Aquí incluimos más sugerencias para organizar sus registros:

  • Reúna los papeles importantes y guárdelos en un lugar seguro.
  • Conserve los contratos de servicios y los manuales del propietario en un archivo.
  • Conserve un archivo de garantías y recibos.
  • Haga una lista de todos los números de modelo y números de serie de sus pertenencias.
  • Tome fotografías de su casa (tanto del interior como del exterior) y pertenencias principales o grábelas en video. Estos registros visuales pueden ayudarle a hacer un reclamo ante el seguro si es víctima de un desastre natural. Guarde estas fotografías y grabaciones en varios lugares. Pídale a su agente del seguro para propietarios de vivienda que conserve una copia.
  • Cree archivos de proyectos de mantenimiento del hogar. Estos le permitirán planificar y presupuestar futuros trabajos de mantenimiento, reparaciones y mejoras de su casa.

SEA PARTE DE SU COMUNIDAD

Invertir en una casa significa mucho más que comprar un terreno y una vivienda. Significa convertirse en un buen vecino e invertir en la vida de una comunidad. Incluso antes de mudarse, trate de familiarizarse con los servicios en su área, como por ejemplo:

  • El hospital más cercano.
  • Las escuelas públicas y las clases de educación para adultos.
  • Las farmacias y tiendas de comestibles.
  • El transporte público.
  • La biblioteca local, parques y centros de recreación.

Aquí le ofrecemos algunas sugerencias para participar en su comunidad y contribuir a convertirla en un mejor lugar para vivir.

Conozca a sus vecinos

Conocer a sus vecinos puede ser muy enriquecedor, pero muchas veces estamos tan ocupados que no tenemos el tiempo para detenernos y llegar a conocernos. Una manera de conocer a sus vecinos es participar en las ventas de garaje de su vecindario, picnics y reuniones de la asociación de vecinos. También es una buena idea conocer sus negocios locales y comprarles a ellos o usar sus servicios. Hará contactos valiosos y respaldará la economía de su vecindario.

Participe en eventos comunitarios

Considere la posibilidad de suscribirse a un periódico local. A menudo, puede obtener los primeros meses gratis o a una tarifa introductoria baja. Si no puede pagar una suscripción, vaya a la sección de publicaciones periodísticas de la biblioteca de su vecindario, donde podrá leer el periódico sin cargo. Lea las secciones de noticias locales para enterarse de cuestiones importantes para su vecindario. Si tiene hijos, busque información sobre los eventos escolares que le interesen. Podrá enterarse de los próximos eventos patrocinados por organizaciones locales. También podrá informarse sobre eventos comunitarios en el periódico semanal independiente de su ciudad, si está disponible. Estos periódicos independientes con frecuencia son gratis y se encuentran en cafeterías y librerías locales.

Inscríbase y vote en las elecciones locales

Dé a conocer sus inquietudes, opiniones y puntos de vista en las elecciones. Recuerde que inscribirse para votar no cuesta nada, ¡y su voto cuenta!

Ayude a desarrollar una comunidad más sólida

En muchas comunidades, los residentes se unen para prevenir delitos mediante la organización de grupos de vigilancia vecinales. Los miembros trabajan con la policía y aprenden cómo hacer para que sus casas sean más seguras, protegerse de los delitos y velar por la seguridad de todos. Si su nuevo vecindario no tiene un grupo de vigilancia, puede llamar a la unidad de prevención del delito de su departamento de policía local para obtener información sobre cómo comenzar un grupo de ese tipo. Otros proyectos de la comunidad en los que quizás desee participar incluyen reciclado en el vecindario, proyectos de limpieza, bancos de alimentos o rehabilitación de viviendas.

Share This: