ABLE Accounts

Cuentas en virtud de la Ley ABLE: Una oportunidad de ahorro para las personas calificadas que tengan una discapacidad

La ley Achieving a Better Life Experience Act [Ley para Tener una Mejor Experiencia de Vida] (ABLE, por sus siglas en inglés), promulgada el 19 de diciembre de 2014, abre nuevos caminos hacia la estabilidad financiera para millones de estadounidenses con discapacidades y sus familias. Las personas elegibles que tengan una discapacidad y los padres que crían un(a) hijo(a) que tiene una discapacidad podrían abrir una cuenta de ahorros en virtud de la Ley ABLE. Los fondos contribuidos a una cuenta en virtud de la Ley ABLE se acumulan libres de impuestos. Estas cuentas no afectarán negativamente la continuación de la elegibilidad para los beneficios federales, como atención médica, Seguro Social, alimentos y asistencia para la vivienda. La Ley ABLE ofrece oportunidades y opciones tanto a corto como a largo plazo para establecer metas de ahorros financieros, crear y administrar los fondos de una cuenta en virtud de la Ley ABLE, involucrar a los miembros de la familia y a los amigos para que contribuyan recursos a la cuenta, y llevar un registro de los gastos.

¿Qué es una cuenta en virtud de la Ley ABLE?

Las cuentas en virtud de la Ley ABLE son cuentas de ahorros con ventajas impositivas para las personas que tienen una discapacidad y sus familias. El beneficiario de la cuenta, miembros de la familia, amigos o un empleador pueden realizar contribuciones a una cuenta en virtud de la Ley ABLE. No existen restricciones sobre quién puede contribuir a una cuenta.

Existen restricciones sobre cuánto dinero se puede contribuir a una cuenta en virtud de la Ley ABLE por año. Cada estado establece los límites de las contribuciones máximas a lo largo del tiempo que se pueden realizar a una cuenta en virtud de la Ley ABLE. Para las personas que tienen una discapacidad que son beneficiarios de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés), la Ley ABLE establece otras limitaciones.

¿Por qué es necesario tener una cuenta en virtud de la Ley ABLE?

En el caso de los padres que crían un(a) hijo(a) que tiene una discapacidad o un adulto en edad laboral que tiene una discapacidad, existen costos adicionales asociados con la discapacidad que se producen de manera regular. Estos costos adicionales pueden incluir atención médica; medicamentos; tecnología de asistencia tan diversa como lectores de pantallas, dispositivos de audición, dispositivos de comunicación y sillas de ruedas; servicios de asistencia personal; transporte; y modificaciones en el hogar y vehículo para tener un mejor acceso y uso. Los beneficios y programas del gobierno podrían cubrir algunos de estos costos y establecer límites de recursos que afectan la elegibilidad. Sin embargo, las cuentas en virtud de la Ley ABLE les brindan la oportunidad a las personas que tienen una discapacidad y a sus familias de apartar dinero en una cuenta de ahorros administrada por los programas del estado en virtud de la Ley ABLE como un complemento.

En el caso de un adulto joven, un adulto en edad laboral o un emprendedor que tiene una discapacidad, las contribuciones a una cuenta en virtud de la Ley ABLE son una nueva manera esencial de ayudarles a mejorar su salud, independencia y calidad de vida. La cuenta en virtud de la Ley ABLE presenta importantes oportunidades para establecer metas financieras a corto y a largo plazo, crear y administrar un presupuesto, involucrar a otras personas para que sean contribuyentes y formen un círculo de apoyo, y establecer un plan para destinar los ahorros a los gastos por discapacidad que califican.

¿Quién es elegible para ser beneficiario de una cuenta en virtud de la Ley ABLE?

La Ley ABLE limita la elegibilidad a personas que tienen una discapacidad significativa que haya comenzado antes de los 26 años de edad. Si una persona cumple con este criterio de edad y también recibe beneficios del Seguro Social a través de SSI y/o Ingresos del Seguro Social por Discapacidad (SSDI, por sus siglas en inglés), la persona es automáticamente elegible para establecer una cuenta en virtud de la Ley ABLE con el programa del estado que elija. Si la persona no recibe beneficios por discapacidad del Seguro Social, pero aun así cumple con el requisito relacionado con la edad de inicio de la discapacidad, existen otros criterios de elegibilidad. La persona no debe demostrar la imposibilidad de trabajar ni tampoco hay ningún tipo de evaluación de ingresos o activos que limitaría la elegibilidad de una persona para abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE

Para obtener más información acerca de todos los programas del estado en virtud de la Ley ABLE, hay un mapa interactivo en el sitio Web de ABLE National Resources Center (Centro Nacional de Recursos en virtud de la Ley ABLE) (www.ablenrc.org) (en inglés). Puede probar la herramienta de comparación que proporciona preguntas y respuestas acerca de los programas del estado en virtud de la Ley ABLE y compara hasta tres programas del estado al mismo tiempo.

¿Cómo abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE?

Para abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE, las personas elegibles que tienen una discapacidad y sus familias podrían seleccionar qué programa del estado en virtud de la Ley ABLE se ajusta mejor a sus necesidades. Una cuenta en virtud de la Ley ABLE no es para todas las personas que tienen una discapacidad y sus familias. Para abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE, la persona debe cumplir con los requisitos de elegibilidad relacionados con la edad de inicio de la discapacidad y el nivel de discapacidad. Incluso si una persona cumple con los requisitos de elegibilidad, existen factores por considerar, incluido, entre otros, el estado de deuda actual, otros ahorros protegidos, y las necesidades y metas financieras.

La selección del programa correcto del estado en virtud de la Ley ABLE para una persona que tiene una discapacidad y su familia debería considerar otros factores, incluidos los siguientes:

  • cargos y costos para abrir y mantener una cuenta
  • elección de opciones de inversión
  • restricciones de retiro
  • entendimiento de las cuentas para asegurarse de tomar decisiones financieras informadas
  • otros elementos de valor agregado para ayudar a la persona a ahorrar, administrar y aumentar los ahorros de su cuenta

¿Qué son los gastos por discapacidad que califican?

Los fondos de una cuenta en virtud de la Ley ABLE pueden usarse para adquirir productos y servicios que son “gastos por discapacidad que califican”. Un gasto por discapacidad que califica debe relacionarse con el beneficiario designado de una cuenta en virtud de la Ley ABLE. La adquisición del ítem o del servicio debe ayudar al beneficiario a aumentar o mantener su salud, independencia y/o calidad de vida.

Qué más necesita saber

Tenga en cuenta que, una vez fallecido el beneficiario, el estado en donde vivió o donde podría haber recibido los servicios de Medicaid podría presentar un reclamo por la totalidad o parte de los fondos restantes en la cuenta después de que se hayan pagado todos los gastos por discapacidad que califican. La cantidad de fondos no puede superar el importe que el estado gastó en el beneficiario con respecto a gastos relacionados con Medicaid, desde el momento en que originalmente se estableció la cuenta. Esto se conoce como la Disposición de Reembolso de Medicaid. Consulte al administrador de su programa del estado en virtud de la Ley ABLE para recibir más asesoramiento sobre este tema.

Cuándo abrir y hacer depósitos en una cuenta en virtud de la Ley ABLE: Próximos pasos

De manera similar a otros planes de ahorros a largo plazo, como 529 college savings plan (plan de ahorros 529 para la universidad), cuanto antes se abra la cuenta, hay una mayor posibilidad a lo largo de un período más extenso de que las contribuciones realizadas a la cuenta aumenten como consecuencia de los ingresos generados a partir de las elecciones de inversión.

Cada persona y su familia deberán decidir cuándo será posible abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE y cuándo tendrá más sentido hacerlo para satisfacer sus necesidades. No hay límite de edad en ningún programa del estado en virtud de la Ley ABLE actual con respecto a cuándo establecer una cuenta en virtud de la Ley ABLE.

Una vez que tome la decisión de abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE con el programa del estado en virtud de la Ley ABLE seleccionado, asegúrese de crear un plan que establezca metas financieras e identifique la necesidad de ahorrar, administrar la cuenta y determinar prioridades de gastos, y revise regularmente el estado de cuenta.

Términos y definiciones clave

ABLE

ABLE es la abreviatura de “Ley para Tener de una Mejor Experiencia de Vida”, la cual se promulgó el 19 de diciembre de 2014. La Ley ABLE modifica el código impositivo para permitirles a los estados establecer programas en virtud de la Ley ABLE que les briden a las personas elegibles que tienen una discapacidad y a sus familias la oportunidad de abrir una cuenta en virtud de la Ley ABLE, una cuenta de ahorros con ventajas impositivas para ayudarles a pagar los costos adicionales de vivir con una discapacidad.

Gasto por discapacidad que califica

Los fondos contribuidos a una cuenta en virtud de la ABLE y el crecimiento de los ingresos a partir de las elecciones de inversión seleccionadas a corto y a largo plazo se pueden usar para pagar “gastos por discapacidad que califican” (QDE, por sus siglas en inglés). Un QDE abarca el costo de muchos productos y servicios que ayudan al beneficiario de la cuenta en virtud de la Ley ABLE a aumentar y/o mantener su salud, independencia o calidad de vida. Un QDE podría incluir gastos relacionados con educación, vivienda, transporte, capacitación y ayuda laboral, atención médica, servicios financieros y legales, así como asistencia tecnológica.

Fuente: National Disability Institute