La asignación como herramienta de aprendizaje

En general, los niños están listos para recibir una asignación en la escuela primaria. Darles una asignación a los niños les brinda una importante oportunidad de aprender y poner en práctica las habilidades de administración del dinero que necesitarán durante su vida. En una escala pequeña y manejable, una asignación les permite tomar sus propias decisiones, cometer sus propios errores y afrontar las consecuencias.

Dado que la idea de dar una asignación es permitir que los niños practiquen las habilidades de administración del dinero, muchos expertos aconsejan a los padres no vincular la asignación con la conducta del niño o con una lista de tareas del hogar. Los padres pueden quitarles un privilegio (por ejemplo, un paseo al centro comercial) si el niño se porta mal, pero con frecuencia recortar la asignación trunca la oportunidad de que el niño aprenda acerca de la administración del dinero. Considere la posibilidad de que realizar tareas del hogar de rutina forme parte de la responsabilidad de sus hijos como miembros de la familia, pero deles la oportunidad de ganar dinero extra por encima de su asignación por ocuparse de proyectos especiales. Si usted decide usar la asignación como un pago por las tareas del hogar, sea claro acerca de lo que espera de ellos y mantenga lo que estableció en su acuerdo.

¿De cuánto dinero debería ser una asignación?

Algunos asesores recomiendan un sistema simple para determinar el monto de la asignación: un dólar por semana por cada año de la edad del niño (por ej., $10 para un niño de 10 años). Otros recomiendan que usted determine un monto de asignación apropiada haciendo una lista de lo que compra para su hijo en una semana típica y cuánto gasta. Considere una asignación por un monto suficiente que cubra artículos básicos y discrecionales. Sea específico en cuanto a los componentes básicos que el niño deberá manejar.

Pautas para las asignaciones

En lugar de inculcarles la idea de que la asignación se puede gastar de cualquier manera que quieran, quizás pueda presentar tres frascos: uno para gastos, uno para ahorros y uno para compartir (o donar). Hable acerca de por qué cada uno de ellos es importante. Hable acerca de gastar de manera responsable, por qué es importante ahorrar y por qué es importante dar a los demás. (Si les da la asignación en billetes de $1, será fácil dividir el dinero).

Gastos

Ayude a su hijo a crear un presupuesto personal y a establecer un plan de gastos. Separe los artículos básicos, como dinero para el almuerzo, libros de la escuela y cortes de cabello, de los artículos discrecionales, como CD, revistas y refrescos. Además, ponga pautas para determinar qué artículos, si los hubiera, están “fuera de los límites” de los gastos de la asignación. Asegúrese de pagar la asignación de manera sistemática y puntual. Separe los artículos básicos, como dinero para el almuerzo, libros de la escuela y cortes de cabello, de los artículos discrecionales, como CD, revistas y refrescos. Este enfoque ayudará al niño a reconocer la diferencia entre necesidades y deseos, y establecerá prioridades de gastos.

Ahorros

Aliente a sus hijos para que ahorren habitualmente una parte de la asignación que reciben. Ayúdeles a comprender que, dado que nadie sabe qué le depara el futuro, tener ahorros es una medida inteligente. Si apartan dinero inmediatamente cada vez que reciban un poco, no sentirán la tentación de gastar. Establecer metas financieras y tomar decisiones acerca de cómo gastar el dinero ayuda a los niños desarrollar y reforzar las habilidades financieras.

Compartir

Anime a sus hijos a adoptar el hábito de donar a causas de caridad. Pídales que piensen qué causas les preocupan personalmente y cómo les gustaría marcar la diferencia en el mundo que les rodea. Guarde las solicitudes que recibe por correo y pídales a sus hijos que le ayuden a decidir a qué causa debería hacer donaciones su familia. Además, anime a sus hijos a hacer trabajo voluntario y considere la posibilidad de hacerlo con ellos. El voluntariado puede ser una experiencia enriquecedora tanto para los padres como para los niños en términos de reconocer las necesidades de la comunidad y los beneficios de retribuir a la sociedad.

Preguntas a tener en cuenta al establecer asignaciones

  • ¿La asignación debe estar vinculada a las tareas del hogar?
  • ¿De cuánto dinero debería ser una asignación?
  • ¿Qué reglas o pautas debo aplicar con respecto a cómo gastar una asignación?