Seguro de vida

Terminología básica de seguros de vida

Beneficiario
La persona u organización designada por el titular de una póliza para recibir el producto de una póliza de seguro

Producto de la póliza
El dinero que se paga a un beneficiario como resultado de una póliza de seguro

Plazo
El período de tiempo durante el cual la cobertura de seguro se provee bajo una póliza, normalmente 5 a 30 años.

Seguro de vida: La tranquilidad no tiene precio

Nada es más tranquilizador que saber que sus seres queridos estarán cuidados cuando usted no esté. A menudo a las personas les resulta incómodo reconoce que necesitan el seguro de vida, ya que les resulta difícil pensar en el concepto de la muerte, particularmente en relación con sus seres queridos. Pero si bien discutir la muerte puede ser difícil, planificar por adelantado y comprar un seguro de vida es una de las maneras más cariñosas de sostener a su familia, amigos y otras personas importantes para usted.

Si tiene obligaciones financieras significativas, o un cónyuge o dependientes, debería considerar seriamente un seguro de vida. Sin una cobertura adecuada de seguro de vida para usted, sus seres queridos podrían quedar sumidos en un mar de deudas una vez que usted no esté. La próxima vez que se siente a pagar deudas con su compañero (a), considere: ¿Quién pagaría su parte de la hipoteca si usted muriera? ¿Y las actividades de los niños, ropa, cuidado de salud y posible costo de la universidad? El seguro de vida ofrece una manera de cubrir estos gastos, además de los gastos médicos, costos de funerales, impuestos, y otros. Este tipo de cobertura también le permite dejar un legado como herencia para sus hijos u otro beneficiario, por ejemplo una organización de caridad, tras su muerte.

Hay dos tipos básicos de seguro de vida – temporal y permanente. El seguro de vida a término fijo es considerado un seguro de vida temporal, ya que provee una cobertura flexible y a más bajo costo para las personas que necesitan cobertura durante un período de tiempo, generalmente de 5 a 30 años. El seguro de vida entera, por otro lado, se le llama permanente debido a que acumula un valor en efectivo y ofrece una protección continua mientras se continúen pagando las primas.

Si se compara con el seguro de vida entera, el seguro de vida a término fijo ofrece la mayor protección por el menor costo. El seguro de vida a término fijo puede también ser una opción menos cara para las familias que tienen presupuestos limitados. La idea básica detrás del seguro de vida a término fijo es bastante simple: Si usted muere durante el plazo especificado en su póliza, sus beneficiarios recibirán el producto de su póliza.

Revise su póliza

Durante el transcurso de su vida, puede convenirle combinar pólizas con plazos más cortos con pólizas con plazos más largos para adaptarse a las necesidades cambiantes de su familia. Para asegurarse de tener suficiente cobertura, revise su póliza de seguro con un agente de seguros cada vez que haga un cambio significativo en su estilo de vida, no solamente cuando el plazo se venza o cuando llegue la renovación de su póliza. He aquí algunos eventos vitales específicos que pueden requerir un aumento o disminución de su cobertura de seguro de vida:

  • El nacimiento o adopción de un niño
  • Matrimonio o divorcio
  • Comprar una vivienda o mudarse a una vivienda más pequeña
  • Cambio de trabajo

Con el aumento de las estafas por Internet y del fraude postal, es cada vez más importante que usted haga los deberes a la hora de tratar con compañías de seguro que le sean desconocidas. Si recibe una oferta de seguro de vida que parece demasiado buena para ser verdadera, es porque lo es. La mayoría de las compañías de seguros tienen calificaciones de solvencia financiera de organizaciones independientes como A. M. Best Company, Standard & Poor’s y Moody’s Investor Services. Para verificar la autenticidad de una empresa de seguros, busque compañías con una calificación de “A” o superior. O examine los registros de quejas de las compañías de seguros con el departamento de seguros de su estado.

Nunca es fácil hablar de la muerte, particularmente de su propia muerte. Pero tal vez el tema de la mortalidad le resulte mucho más fácil de afrontar cuando sabe que sus asuntos están en orden. De hecho, muchas personas se sienten muy reconfortadas al planificar el legado para sus seres queridos.

La información contenida aquí es proporcionada “tal como es” y sin representación o garantía. La información adjunta no tiene la intención de ser consejo legal, impositivo o financiero. Ningún receptor o lector debe ni puede depender para sus decisiones de cualquiera discusión de asuntos de impuestos o contabilidad contenidos aquí (incluidos todos los documentos adjuntos). El receptor/lector debe consultar a su asesor de impuestos, asesor legal y/o contador para verificar las reglas de impuestos y contabilidad aplicables a su situación particular y para cualquier otro consejo tributario o de contabilidad.