Comience a ahorrar para la etapa de retiro

Si usted es como la mayoría de la gente, quizá quiera jubilarse algún día. Eso significa tener suficiente dinero en ahorros e inversiones para disfrutar de un estilo de vida confortable sin tener que trabajar. Quizá piense que es demasiado pronto para empezar, pero los expertos financieros están de acuerdo en que nadie es demasiado joven para empezar a ahorrar para su jubilación. De hecho, la clave del éxito es empezar a ahorrar lo antes posible.

Al empezar temprano, podrá acumular más ahorros gradualmente a lo largo del tiempo. Asimismo, el poder de la capitalización de intereses (interés compuesto) es mayor cuanto más temprano empiece a ahorrar. Cuanto más espere, menos crecerán sus ahorros.

Por ejemplo, supongamos que usted tiene 22 años y quiere jubilarse a los 62. Si pone $3,000 al año en su Cuenta de Jubilación Individual (cuenta Individual Retirement Account” o “IRA” por sus siglas en inglés) durante 40 años, suponiendo una tasa de rendimiento anual del 10 por ciento, tendría más de $1.4 millones para la fecha en que quiere jubilarse. Pero si pospone ahorrar durante 10 años y empieza cuando tiene 32 años, tendría $500,000 al jubilarse. ¡Al esperar esos 10 años para empezar, acabaría con casi un millón de dólares menos! (Tenga en cuenta que esto es solamente un ejemplo. No existe ninguna garantía de que una inversión dé un rendimiento del 10 por ciento con el correr del tiempo. La tasa de rentabilidad dependerá de diversos factores, incluida la propia inversión, las condiciones del mercado y otros factores.)

Cuando usted está empezando y tiene cuentas y préstamos que pagar, tal vez le resulte difícil dar prioridad a los ahorros para la jubilación. El ahorrar con regularidad, aunque las cantidades sean pequeñas, puede dar grandes resultados más adelante. Aunque usted gane un salario promedio, puede acabar siendo millonario si empieza a ahorrar temprano.

Cuanto más joven sea, más tiempo tendrá antes de que llegue la edad de jubilarse. Por lo tanto, quizá pueda hacer algunas inversiones que tienen un mayor riesgo y una posible mayor recompensa, comparado con una persona que está más cerca de la edad de jubilarse, y que por tanto tiene que ser más conservadora.

Alguna gente nunca empieza a ahorrar para su jubilación. Año tras año, gastan su tiempo y sus recursos en sus necesidades actuales. Y un día se dan cuenta de que se aproxima su edad de jubilación y que no están preparados absolutamente. ¡No deje que le suceda a usted!

He aquí algunos consejos para crear los ahorros de jubilación que desea.

  • ¡Tan pronto como empiece a ganar dinero, empiece a ahorrar! Establezca una cuenta para tomar cierto porcentaje de cada cheque de salario. ¡Cuando el dinero no está a la vista y al alcance, puede ser fácil ahorrar sin dolor!
  • Examine su presupuesto para ver cuánto puede ahorrar. Considere ahorrar entre un 10 y un 20 por ciento de lo que quede de sus ingresos mensuales una vez pagados los gastos para vivir y las deudas.
  • ¡Adquiera el hábito de ahorrar! Aunque todavía sea estudiante y solamente trabaje a tiempo parcial, y solamente pueda contribuir $50 por mes, la cantidad que podrá ahorrar es menos importante que asumir el compromiso y cumplirlo. Con el paso del tiempo, siempre puede aumentar la cantidad que ahorra, pero no puede compensar los años perdidos de capitalización de intereses.
  • Si su empleador ofrece un plan de jubilación, por ejemplo un plan 401(k), aprovéchelo. Más de 50 millones de trabajadores en los Estados Unidos son elegibles para contribuir a los planes de sus empleadores, pero 12.5 millones no están contribuyendo. Es una oportunidad perdida que tendrá grandes consecuencias para la cantidad de ahorros de jubilación que tendrán.
  • Recuerde que los dólares que usted contribuye a un plan 401(k) tienen aplazamiento de impuestos. Esto significa que el dinero no paga impuestos en el momento en que usted lo contribuye. Con cada contribución que usted hace, está ahorrando para su jubilación parte del dinero que habría pagado en impuestos. Si su empleador iguala algunas o todas sus contribuciones al plan 401(k), aprovéchelo, contribuyendo la cantidad que sea igualada por el empleador.
  • Estudie los detalles específicos del plan de su compañía. Si tiene alguna pregunta sobre su plan 401(k), consulte a su empleador. Si puede, trate de hablar con un experto en planes de jubilación.
  • Además del plan patrocinado por la compañía, quizá sea elegible para abrir su propia cuenta de jubilación personal, por ejemplo, una cuenta IRA Roth. Con una cuenta IRA Roth, sus contribuciones no aplazan el pago de impuestos, pero al retirar el dinero cuando se jubile, no pagará impuestos.
  • Evalúe cuidadosamente las ventajas y desventajas al fijar sus prioridades financieras. Por ejemplo, supongamos que trata de decidir entre pagar sus préstamos más rápidamente o poner el dinero en ahorros e inversiones. Si tiene préstamos estudiantiles con una tasa de interés baja, puede ganar más al dar prioridad a los ahorros e inversiones. Pero si tiene deudas con tarjetas de crédito con intereses altos, tal vez le resulte financieramente ventajoso pagar primero su deuda y después concentrarse en ahorrar e invertir. Pero tenga en cuenta que mucha gente tiene al menos ciertas deudas durante la mayor parte de su vida. Si continúa postergando ahorrar hasta haber pagado todas sus deudas, quizá nunca empiece a ahorrar el dinero que necesita para jubilarse.
  • Considere dividir su cartera de inversiones entre inversiones conservadoras (bajo nivel de riesgo, rendimiento potencial más bajo) y más agresivas (mayor riesgo, mayor rendimiento potencial).
  • En los años por venir, tanto si administra usted mismo sus inversiones como si utiliza los servicios de un profesional de inversiones, es importante que esté bien informado. Prepárese de antemano, aprendiendo todo lo posible sobre inversiones en Internet, libros, revistas y otras fuentes.

Las 10 mejores maneras de prepararse para el retiro

Fuente: Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (U.S. Department of Labor)

  1. Debe conocer sus necesidades para el retiro.
    El estar jubilado es caro. Los expertos estiman que usted necesitará aproximadamente un 70% de los ingresos que tenía antes de jubilarse — para quienes ganan salarios más bajos, el 90% o más — para mantener el nivel de vida cuando deje de trabajar.
  2. Infórmese sobre el Seguro Social.
    El Seguro Social paga en promedio a la persona jubilada aproximadamente un 40% de sus ingresos previos a jubilarse. Llame a la Administración del Seguro Social al 1-800-772-1213 para obtener su estado de cuenta gratuito del Seguro Social y averigüe más sobre sus beneficios en www.socialsecurity.gov.
  3. Infórmese acerca del plan de pensiones o de ganancias compartidas de su empleador.
    Si su empleador ofrece un plan, estúdielo para ver cuánto vale su beneficio. La mayoría de los empleadores proporcionan un estado de beneficios individual. Antes de cambiar de trabajo, averigüe qué pasará con su pensión. Averigüe qué beneficios puede tener debido a su empleo anterior. Averigüe si tendrá derecho a beneficios del plan de su cónyuge. Póngase en contacto con el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos para obtener un folleto gratuito sobre cómo proteger su pensión.
  4. Contribuya a un plan con protección impositiva.
    Si su empleador ofrece un plan de jubilación con protección impositiva, por ejemplo un plan 401(k), inscríbase y contribuya todo lo posible, dentro de las limitaciones del plan. Sus impuestos serán más bajos, su compañía quizá contribuya más, y con las deducciones automáticas es sencillo. Con el tiempo, la capitalización de intereses y el aplazamiento de impuestos pueden marcar una gran diferencia en la cantidad que usted acumulará.
  5. Solicite a su empleador que inicie un plan.
    Si su empleador no ofrece un plan de jubilación, sugiérale que inicie un plan de este tipo. Ciertos empleadores pueden establecer planes simplificados. Para obtener información sobre pensiones simplificadas para empleados, obtenga la Publicación 590 del Servicio de Rentas Internas de los Estados Unidos (“Internal Revenue Service” o “IRS”) o llame al 1-800-829-3676, o puede ver una copia en el sitio web del IRS.
  6. Contribuya dinero a una cuenta IRA.
    Para el 2009, usted puede poner hasta $5,000 en una cuenta individual de retiro (IRA), hasta $6,000 si tiene 50 años de edad o más, para lograr ventajas impositivas. Cuando usted abre una cuenta IRA, tiene dos opciones: una cuenta tradicional y una cuenta IRA Roth, un tipo de cuenta más nuevo. El tratamiento impositivo de sus contribuciones y retiros dependerá de la opción que usted elija. También debería saber que el valor después de impuestos del dinero que retire dependerá de la inflación y del tipo de IRA que elija.
  7. No toque sus ahorros.
    No retire dinero de sus cuentas de ahorros de jubilación. Perderá capital e intereses y también puede perder beneficios impositivos. Si cambia de trabajo, transfiera directamente sus ahorros a una cuenta IRA o al plan de jubilación de su empleador.
  8. Empiece ahora, establezca sus metas y cumpla con lo planificado.
    Empiece temprano. Cuanto antes empiece a ahorrar, más tiempo tendrá su dinero para crecer. Haga que el tiempo juegue a su favor. Dé una alta prioridad a sus ahorros para la jubilación. Haga un plan, cúmplalo y fíjese objetivos. Recuerde que nunca es demasiado temprano para empezar a ahorrar. Por eso, empiece ahora, cualquiera sea su edad.
  9. Considere los principios básicos de las inversiones.
    La forma de ahorrar puede ser tan importante como la cantidad que se ahorra. La inflación y los tipos de inversiones juegan papeles importantes en la cantidad de ahorros que tendrá al retirarse. Es importante que sepa cómo se invierte su plan de pensión o de ahorros. La seguridad financiera y los conocimientos van de la mano.
  10. Haga preguntas.
    Estos consejos lo orientan en la dirección correcta. Pero va a necesitar más información. Hable con su empleador, su banco, su sindicato o un consejero financiero. Haga preguntas y asegúrese de que las respuestas tengan sentido para usted. Obtenga consejos prácticos y actúe ahora mismo.

El material provisto precedentemente solamente tiene carácter informativo y no pretende proveer consejos específicos sobre inversiones a ninguna persona o con una finalidad determinada. Si desea obtener consejos relacionados con su situación personal, consulte a un profesional de inversiones e impuestos.

Los ejemplos financieros mencionados no se basan en los rendimientos reales de una inversión en particular o de una cartera de inversiones, y solamente tienen una finalidad ilustrativa. Las tasas de rendimiento reales dependen de sus inversiones específicas y su comportamiento durante el período en que usted las tenga.

La información contenida aquí es proporcionada “tal como es” y sin representación o garantía. La información adjunta no tiene la intención de ser consejo legal, impositivo o financiero. Ningún receptor o lector debe ni puede depender para sus decisiones de cualquiera discusión de asuntos de impuestos o contabilidad contenidos aquí (incluidos todos los documentos adjuntos). El receptor/lector debe consultar a su asesor de impuestos, asesor legal y/o contador para verificar las reglas de impuestos y contabilidad aplicables a su situación particular y para cualquier otro consejo tributario o de contabilidad.