Conceptos básicos para comenzar a ahorrar

Ahorrar es la clave para lograr la independencia financiera y aumentar el patrimonio. Probablemente le guste ganar dinero y gastar dinero, ¿pero cómo se siente con respecto a ahorrar dinero? Piense que ahorrar es como hacerse un regalo o pagarse una recompensa. El dinero que ahorra le brinda muchos beneficios, como tener efectivo en caso de una emergencia, y la capacidad de comprar cosas importantes, como un automóvil. Lo que hay que recordar es que acumular grandes cantidades no es algo que sucederá de la noche a la mañana. Pero puede ocurrir si lo transforma en un hábito, lo hace automáticamente y lo mantiene con el paso del tiempo.

caja fuerte

Evaluar:

Es difícil comenzar a ahorrar dinero si no entiende con claridad adónde va su dinero. Durante uno o dos meses, lleve un registro de todo el dinero que gaste. Una manera simple de llevar un registro de sus gastos es anotar todo lo que gasta en un registro o un diario. Simplifíquelo: cree su propio registro o utilice el registro de gastos a continuación:

FECHACOMPRAS REALIZADASMONTO GASTADO
   
   

Al final del mes, examine su registro y hágase las siguientes preguntas:

  1. ¿En qué categorías gastó más dinero?
  2. ¿Hay algún gasto o artículo que pueda recortar de su presupuesto, o en el que pueda gastar menos?
  3. ¿Qué cambios debería hacer teniendo en cuenta sus metas y sus hábitos de gasto?

Una vez que haya respondido a estas preguntas, encuentre una o dos cosas que pueda hacer de manera diferente que le ayuden a reducir sus gastos. Considere la posibilidad de realizar un pequeño movimiento que pueda ayudarle a reducir sus gastos en una categoría determinada. Por ejemplo, almorzar en un restaurante es algo que posiblemente podría recortar para ahorrar algo de dinero. Utilizando el dinero que ha comenzado a ahorrar, establezca un objetivo de ahorro semanal o mensual. ¡Incluso $5 o $10 por mes pueden ayudarle a adquirir el hábito de ahorrar! Si usted puede ahorrar $25 por mes, tendrá $300 ahorrados al final del año. Ver crecer sus ahorros le ayuda a motivarle a ahorrar más. Utilizaremos este objetivo en nuestro próximo paso, preparación de presupuestos.

Preparación de presupuestos (o plan de gastos):

Ahora que ya sabe cómo llevar un registro de su dinero, el siguiente paso es separar sus ahorros primero. Separar sus ahorros primero significa priorizar los ahorros. Crear un presupuesto —o un plan de gastos— puede parecer abrumador o complicado, ¡pero usted puede hacerlo! Después de llevar un registro de sus gastos, ya tiene una idea precisa de en qué gasta su dinero, cuánto gasta y cuándo lo hace. Puede simplificar su presupuesto considerando sus necesidades y deseos, y alineándolos con sus metas financieras. Observe el presupuesto de ejemplo a continuación para ver una manera de desarrollar un presupuesto priorizando los ahorros primero.

Ingresos mensuales:$3600
Ahorros:$180
Arrendamiento:$1800
Servicios públicos:$400
Comestibles:$300
Comidas en restaurantes: $150
Seguro de automóviles: $100

Comience por crear su propio plan de gastos o use el recurso que hemos creado. Es importante revisar su plan de gastos regularmente. Cuando elabore su plan de gastos, o presupuesto, tenga en cuenta las siguientes pautas para incluir los diversos gastos:

Desglose del presupuesto:

  1. Vivienda (arrendamiento o hipoteca) del 20 al 35%.
  2. Servicios públicos (gas, electricidad, agua, recolección de residuos, teléfono) del 4 al 7%.
  3. Alimentos (en el hogar y fuera de él) del 15 al 30%.
  4. Necesidades de la familia (lavandería, artículos de higiene personal, cuidado del cabello) del 2 al 4%.
  5. Gastos médicos (seguro, medicamentos recetados, cuentas) del 2 al 8%.
  6. Ropa del 3 al 10%.
  7. Transporte (pago del automóvil, gasolina, seguro, reparaciones o pasajes de autobús) del 6 al 30%.
  8. Entretenimiento del 2 al 6%.
  9. Ahorros del 10 al 15%.

Un plan de gastos es una herramienta en continuo cambio. A medida que las prioridades y las metas cambien, actualice su plan de gastos. Esta práctica le ayudará a asumir el control de sus finanzas y a regular sus gastos, lo cual le lleva a nuestro último paso.

Controlar:

Usted puede asumir el control de sus finanzas personales. Llevar un registro de sus gastos y priorizar los ahorros son dos maneras de alcanzar sus metas financieras. Para obtener el control de sus finanzas, intente recordar la sigla EARN (ganar en inglés):

  • Establezca recordatorios. Use recordatorios para mantenerse motivado. Por ejemplo, considere la posibilidad de establecer un recordatorio el día antes de su día de pago para que no se olvide de revisar su plan de gastos.
  • Automatice sus ahorros. Considere la posibilidad de establecer transferencias automáticas para realizar depósitos regulares. Si establece transferencias automáticas, podrá “fijarlas y olvidarse”. Se ha demostrado que eliminar obstáculos y utilizar iniciativas automáticas ayuda a aumentar sus ahorros.
  • Reduzca su exposición. Deje el dinero extra y las tarjetas de crédito en su casa para limitar los gastos. Si a usted, a sus amigos y a sus familiares les gusta comprar, explore con ellos otras actividades que no impliquen gastar dinero.
  • CoNéctese. ¿Tiene amigos o familiares que también tienen metas de ahorro? Propónganse un reto y controlen las metas del otro. Esto puede contribuir a mantenerse encaminados y a alcanzar sus metas más rápidamente.

Sugerencias para ahorrar más

Utilice estas sugerencias para aprender a ahorrar más.

¿Lo quiere o lo necesita?

¿Está comprando productos o servicios que en realidad no necesita? Puede ahorrar dinero reduciendo las compras por impulso o si no compra los últimos artículos de moda. Además, piense un poco en los artículos en los que podría gastar menos.

Haga que el ahorro sea un hábito automático

Coloque una parte de todos los cheques de sueldo que usted o su cónyuge reciban en su cuenta de ahorros usando el depósito directo o una transferencia automática. De ese modo, tendrá muchas menos probabilidades de gastar el dinero.

¡Separe sus ahorros primero!

Aparte dinero para sus ahorros al principio de cada mes, en lugar de esperar a ver qué queda al final. Decida qué porcentaje de su ingreso mensual (por ejemplo, del 5 al 10%) va a ahorrar usando el depósito directo o la transferencia a su cuenta de ahorros.

Aparte dinero “extra” para ahorros

Si recibe un reembolso de impuestos, deposítelo directamente en su cuenta de ahorros. Si usted o su cónyuge obtienen un aumento en su salario, destinen el importe adicional a sus ahorros.
 
Si recibe efectivo como regalo, ahorre por lo menos una parte. Si liquidó un préstamo, siga haciendo pagos mensuales, ¡a usted mismo, en su propia cuenta de ahorros!

Pague sus cuentas puntualmente

Cuando usted paga sus cuentas puntualmente, evita los cargos por pago atrasado; los cargos por financiamiento adicionales; la desconexión (y cargos por reconexión) del teléfono, la electricidad u otros servicios; el costo de desalojo; la recuperación de automóviles u otros artículos; y los cobradores de cuentas.

Evite las tiendas de cobro de cheques

Las tiendas de cobro de cheques aplican un cargo por cada cheque que usted cobra. Esto puede sumar un monto considerable cada año. En cambio, considere la posibilidad de abrir una cuenta de cheques en un banco y de cobrar sus cheques allí. El cobro de cheques es parte del servicio que recibe por ser titular de cuenta.

Ahorre para la jubilación

Todos los empleados federales, incluidos los miembros de las fuerzas armadas, pueden contribuir al Thrift Savings Plan (TSP, por sus siglas en inglés) tradicional. Este plan ofrece los mismos tipos de beneficios de ahorro e impositivos que los planes 401(k).

Si su cónyuge trabaja para una compañía que tiene un plan de ahorros para la jubilación, no se pierda la oportunidad de participar. Muchos empleadores igualarán una parte de su contribución “de manera gratuita”.


Elaboración de un presupuesto para las fiestas

Si bien la temporada de 6 semanas de las fiestas se repite cada año, muchos de nosotros no estamos preparados. Al poco tiempo, muchos nos sentimos abrumados por el estrés y es posible que nuestros presupuestos no estén preparados para los gastos adicionales. No tenga miedo; hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a evitar la resaca financiera de las fiestas.

cuaderno de presupuesto

Explore alternativas a los regalos tradicionales

Comparta sus talentos – Todos tenemos talentos especiales; considere la posibilidad de compartirlos con los demás. ¿Ha pensado en regalar sus famosas galletas caseras o su prestigioso pan de nueces y banana? O quizás desee regalar un servicio, como cuidar a los niños mientras una amiga disfruta de una salida de noche, o pasear al perro de su vecino.

Cree una experiencia – Piense en una experiencia familiar, como jugar algún juego, asistir a una obra de teatro, hacer un paseo en automóvil para ver la iluminación navideña, o trabajar como voluntario en una iglesia local, un refugio, un almacén de distribución de alimentos, etc.

Pruebe una nueva manera de organizar la cena – Deje que el anfitrión prepare el plato principal y que los invitados lleven los acompañamientos, o considere la posibilidad de planificar que cada uno lleve algo para reducir la responsabilidad y el gasto de toda la comida.

Reconsidere la compra de regalos – Piense en un intercambio de regalos entre adultos o lléveles regalos solo a los niños. Si establece un límite razonable para los regalos, sacar un nombre al azar y comprar para un solo adulto puede ayudarle a ahorrar dinero. Algunas familias comparten ideas de regalos y tratan de pensar en regalos prácticos que resulten útiles. Si usted tiene un regalo que nunca ha abierto o utilizado, pero conoce a la persona ideal que lo valoraría, considere la posibilidad de volver a regalarlo.

Cree un plan

Si piensa organizar una reunión, hacer regalos, visitar familiares o gastar una cantidad significativa de dinero, lo mejor es crear un plan lo antes posible. Crear un plan es importante para ayudarle a establecer límites realistas y mantenerse dentro de los límites. Si sabe lo que está buscando y ha creado un presupuesto realista, estará mejor preparado cuando vea una buena oferta. Según la fecha en la que comience a realizar sus compras, puede aprovechar las rebajas, las ofertas especiales o los cupones especiales. Esto hace que su lista y su presupuesto sean aún más importantes.

Comprométase a seguir su lista. Haga una lista que identifique a cada destinatario. Su lista le ayudará a prever, en lugar de reaccionar. Haga listas y cíñase a ellas. ¡No compre compulsivamente! Antes de salir de compras, consulte sus saldos y su lista. Verifique regularmente su lista y marque sus avances. Incluso puede enviarse mensajes de texto con sus compras o llevar una lista activa en su teléfono. Para ceñirse a su lista y a su plan, trate de hacer compras cuando tenga energía en lugar de hacerlo cuando sienta hambre, enojo, soledad o cansancio. Considere la posibilidad de pedirle a un amigo que controle que usted esté comprando con responsabilidad. Analice qué tiendas desea visitar y cuánto tiempo les puede dedicar.

Elabore un presupuesto realista – Los gastos se acumulan con rapidez, por lo que esta es una de las cosas más importantes que puede hacer. Asegúrese de poder pagar el monto planificado y presupuestado. Identifique el monto que va a gastar. Elabore una estrategia de presupuesto que funcione para usted. Llevar un registro de sus gastos para las fiestas puede ser complicado, pero considere la posibilidad de utilizar una hoja de cálculo, el método del sobre o el uso de aplicaciones bancarias. Conserve sus recibos en un solo lugar (sobre o portacupones). No existe una respuesta correcta; haga lo que funcione para usted.

Haga una lista y sígala – Vaya a las tiendas, incluso a la tienda de comestibles, únicamente con una lista. Caminar sin rumbo puede ser peligroso. Haga una lista e incluya el monto máximo de dinero que desea gastar. Por ejemplo, “pijama para mi hermana: $20”. Si encuentra algo que es ideal pero que supera su límite, analice la posibilidad de esperar 24 horas antes de realizar la compra. Esta es una manera de impedir la compra compulsiva.

Compre por comparación – La regla de 3 sigue aplicándose. Aproveche los avances tecnológicos que ponen a casi todas las tiendas en la palma de su mano. Cuando salga de compras, puede utilizar la cámara de su smartphone para reconocer productos o códigos de barras y verificar los precios de la competencia. Quizás descubra que los precios por Internet son mejores, pero asegúrese de incluir los gastos de envío. Si bien algunas tiendas ofrecen envío gratis, considere la posibilidad de buscar códigos promocionales y cupones para las compras por Internet y en la tienda. También puede ser recomendable consultar la política de igualación de precios de la tienda.

Piense en sus compras a crédito – Las investigaciones han demostrado sistemáticamente que las personas gastan más dinero cuando utilizan tarjetas de crédito. Si le gusta hacer compras, asegúrese de administrar sus tarjetas de crédito (antes, durante y después de las fiestas) o bien, considere la posibilidad de usar efectivo o su tarjeta de débito.

Share This: