¿Qué es un plan de gastos?

Un Plan de Gastos es una estrategia sencilla para sacar el máximo provecho de su dinero y lograr sus objetivos financieros.

¿Cómo crea usted un Plan de Gastos? En un formulario sencillo de una página anote el dinero que recibe y lo que gasta en un mes promedio. Escribirlo le ayudará a ver dondé puede mejorar y a tomar mejores decisiones financieras.

Algunas personas llaman a esto un “presupuesto”. Pero nos gusta mucho más el término “plan de gastos”.  Debido a que es un buen recordatorio de cómo gasta y cuánto gasta, y es usted el encargado de decidirlo.

Un Plan de Gastos puede ayudarle a vivir con los medios de que dispone. Tener un estilo de vida que pueda permitirse: no gastar dinero más rápido do lo que lo gana, y no pedir prestado más dinero del que está en condiciones de pagar.

El Plan de Gastos adecuado le permite guardar lo suficiente para pagar sus cuentas, tener algunos ahorros para emergencias y algún dinero sobrante en el bolsillo todos los meses.

Si las palabras “plan de gastos” le asustan o le parecen complicadas, no entre en pánico. Un plan de gastos le ayuda a mantener el control de su dinero y de sus gastos. En realidad, es algo simple: su plan de gastos puede ayudarle a apartar una cantidad de dinero suficiente para pagar sus cuentas y ahorrar para emergencias y para sus metas a largo plazo. Un plan de gastos:

  • Se convierte en su estrategia personal
  • Puede ser un formulario o un documento simple
  • Le ayuda a vivir dentro de sus posibilidades
  • Le ayuda a evitar acumular demasiada deuda
  • Le ayuda a pagar sus cuentas
  • Destaca sus ahorros y el dinero disponible para gastar

Tener un plan de gastos por escrito puede ayudarle a tomar mejores decisiones sobre el dinero. Intente escribirlo en un papel o registrarlo por Internet para que pueda revisarlo y hacer ajustes con regularidad.

Recuerde: cómo gasta su dinero y cuánto gasta depende exclusivamente de usted.


Lo que necesita saber acerca de un plan de gastos

Sepa de dónde proviene su dinero: tipos de ingresos

Asegúrese de registrar todas sus fuentes de ingresos: sus pagos del Seguro Social, retiros del plan para la jubilación, dividendos de inversiones, etc. Y, si está trabajando, no se olvide de su sueldo neto. Base su plan de gastos en todas sus fuentes de ingresos.

Recuerde que hay una diferencia entre sus ingresos —el monto total que gana— y su sueldo neto, o ingreso neto. Ese es el monto de dinero que ganó después de restar impuestos, seguro u otros costos. Base su plan de gastos en su sueldo neto. Cuando considere el total de sus ingresos, recuerde tener en cuenta su sueldo básico, la asignación básica para vivienda (BAH, por sus siglas en inglés), la paga especial por servicio y la asignación básica para subsistencia (BAS, por sus siglas en inglés).

Sepa a dónde va su dinero: lleve un registro

¿No sabe con certeza en qué gasta su dinero? Para tener una idea clara de cómo gasta realmente su dinero en la actualidad, podría ser de ayuda llevar un diario de gastos durante uno o dos meses. Llevar un registro de sus gastos es fácil: guarde los recibos y revise sus estados de cuenta mensuales. Esto implica guardar los recibos y anotar los ítems y los montos correspondientes para cada uno de sus gastos. Consulte a su institución financiera o a su compañía de tarjeta de crédito si ofrecen herramientas gratis por Internet para llevar un registro de sus gastos y categorizarlos.

Sepa qué tipos de gastos tiene: tipos de gastos

Existen tres tipos de gastos: fijos, flexibles y discrecionales. Es importante conocer las diferencias entre estos tres tipos de gastos.
 
Los gastos fijos son cantidades regulares que, por lo general, no cambian mucho. Pueden ser gastos mensuales como el arrendamiento o los pagos del automóvil. O pueden ser cuentas que paga con menos frecuencia, como el seguro o el registro del automóvil.
 
Los gastos flexibles también tienen lugar regularmente y también son de primera necesidad. Sin embargo, con los gastos flexibles, usted tiene más control de la cantidad que gasta. Por ejemplo, cuánto gasta en comida o cuántas llamadas de larga distancia hace en un mes.
 
Finalmente, están los gastos sobre los que usted tiene un mayor control: los llamados gastos discrecionales. Es el dinero que usted decide gastar, pero que no necesariamente tiene que gastar, por ejemplo, en ropa, cine y restaurantes. Otro gasto discrecional importante son los ahorros. Usted decide cuánto dinero va a apartar para su futuro.

icono de billetera

Mi plan de gastos


Ya tiene un plan de gastos, ¿y ahora?

Después de escribir su plan de gastos, quizás descubra que no hay suficiente dinero para todo. Sea realista y flexible. El truco consiste en gastar menos de lo que gana para que aún pueda ahorrar el dinero que le queda para otras cosas que desee hacer.

Dado que modificar los gastos fijos puede resultar difícil, busque maneras de reducir sus gastos flexibles y discrecionales y/o de aumentar sus ingresos.

La mayoría de las personas no pueden comprar todo lo que desean, por lo tanto, tienen que hacer concesiones. Hacer concesiones puede significar renunciar a aquello de lo que se puede prescindir, o comprar algo menos costoso pero que de todos modos satisfaga sus necesidades, a fin de comprar cosas que sean más valiosas para usted. La idea de hacer concesiones también se relaciona con la manera en que usted invierte su tiempo. Por ejemplo, para ganar más dinero en su trabajo, es posible que tenga que trabajar más horas.

Ahorrar es un gasto discrecional porque depende de usted decidir cuánto dinero va a apartar para su futuro. Cada mes, cuando les pague a todos los demás por las cosas que necesita y desea, no se olvide de “pagarse a usted mismo” al separar sus ahorros.

Para que duren sus ingresos mensuales, haga pagos en este orden:

  1. Pague sus cuentas mensuales. Existen muchas posibles penalidades si paga con atraso, como cargos por pago atrasado, perder posesión de lo que ha comprado a crédito, ¡incluso ser desalojado de un apartamento!
  2. Reserve el dinero que necesitará para sus gastos diarios y semanales, como alimentos y pasajes de autobús.
  3. Deposite dinero en la cuenta de ahorros. Intente tener un fondo de dos meses de sueldo neto para una emergencia financiera inesperada.
  4. Reserve dinero para gastos más grandes que sabe que tendrá, como reparaciones del automóvil o electrodomésticos.
  5. Reserve dinero para sus principales metas futuras, ya sea una vivienda, la universidad para sus hijos, un automóvil nuevo o viajes.

 
Recuerde lo siguiente:

  • El pago atrasado de cuentas puede perjudicar seriamente su capacidad de pedir un préstamo en el futuro.
  • Si comienza a ganar más, aumente la cantidad que ahorra tanto como pueda.

Lista de comprobación de hábitos de gastos


Los gastos, paso a paso

To make your monthly income last, pay for things in this order.

Para que duren sus ingresos mensuales, haga pagos en este orden:

Paso 1Deposite dinero en la cuenta de ahorros. Trate de hacer crecer sus ahorros para cubrir de tres a seis meses de gastos, de manera que tenga dinero apartado para una emergencia financiera inesperada.

Paso 2Pague sus cuentas mensuales. Existen muchas posibles penalidades si paga con atraso, como cargos por pago atrasado, perder posesión de lo que ha comprado a crédito, incluso ser desalojado de un apartamento.

Paso 3Reserve el dinero que necesitará para sus gastos diarios y semanales, como cargos de estacionamiento o lavandería.

Paso 4Reserve dinero para gastos más grandes que sabe que tendrá, como reparaciones del automóvil o electrodomésticos.

Paso 5Reserve dinero para sus metas futuras importantes, como una casa, un viaje o ahorros para la jubilación.

Paso 6Ahorre más a medida que gane más. Si comienza a ganar más, aumente la cantidad que ahorra tanto como pueda.

icono de bolsa de compras

Reduzca sus gastos

¿Siente que de mes a mes el dinero no le alcanza? Identificar la solución es fácil, pero ponerla en práctica puede ser todo un desafío: aumente sus ingresos y/o disminuya sus gastos. Aquí se incluyen sugerencias útiles para disminuir los gastos según su panorama financiero:

  1. Lleve un registro de sus gastos Para tener una idea clara de cómo gasta realmente su dinero en la actualidad, podría ser de ayuda llevar un diario de gastos durante uno o dos meses. Esto implica guardar los recibos y anotar los ítems y los montos correspondientes para cada uno de sus gastos. Si usa principalmente una tarjeta de débito o de crédito, también puede revisar los estados de cuenta de los últimos 2 a 3 meses.
  2. Pague sus cuentas puntualmente Cuando usted paga sus cuentas puntualmente, evita:
    • Cargos por pago atrasado
    • Cargos por financiamiento adicionales
    • Desconexión (y los cargos por reconexión) del teléfono, la electricidad u otros servicios
    • Costo del desalojo
    • Recuperación de automóviles u otros artículos
    • Cobradores de cuentas
  3. Reduzca cargos y pagos de intereses
    • ¡Evite los sobregiros! Pregunte a su banco sobre la protección contra sobregiros.
    • Siempre que sea posible, use los ATM en los que no incurra en cargos. Pregunte a su banco sobre el acceso a ATM gratis
    • Manténgase alejado de los costosos establecimientos de cobro de cheques, préstamos de día de pago y adelantos en efectivo con tarjeta de crédito.
    • Si tiene deudas, liquide primero las cuentas con las tasas de interés más altas.
  4. Sea un comprador inteligente
    • Cuando haga una compra, tenga en cuenta sus necesidades. Resístase a comprar impulsivamente. Pregúntese qué necesidades está tratando de cubrir al realizar esta compra. ¿Este artículo es algo que usted desea o realmente lo necesita?
    • Determine su presupuesto. Decida cuánto puede gastar en esta compra y aún tener dinero suficiente para cubrir el resto de los gastos.
    • Investigue y examine los productos antes de comprarlos. Determine cuándo, cómo y dónde comprar el artículo para aprovechar al máximo su dinero.
    • Compre por comparación. Busque ofertas en Internet, compare anuncios en los periódicos, compare precios por teléfono y también consulte catálogos. Llame a tres tiendas para comparar precios, modelos, garantías, así como las políticas de devoluciones de las tiendas. Asegúrese de confirmar el precio. Pregunte si hay algún cargo adicional, como el cargo por entrega.
    • Busque ofertas, cupones y ofertas de reembolsos para obtener el mejor precio. Dependiendo del artículo y de la tienda, tal vez pueda negociar el precio.
    • Encuentre el mejor valor en conjunto. Recuerde que su meta es el valor, no solo el precio más bajo. Busque las características y la calidad que desea, un buen servicio al cliente, un precio justo y una política de devoluciones flexible.
  1. Haga concesiones
    La mayoría de las personas no pueden comprar todo lo que desean, por lo tanto, tienen que hacer concesiones. Hacer concesiones puede significar renunciar a aquello de lo que se puede prescindir, o comprar algo menos costoso pero que de todos modos satisfaga sus necesidades, a fin de comprar cosas que sean más valiosas para usted.
  2. Revise su seguro
    Revise los tipos de seguros que tiene, su cobertura y los deducibles. Compre por comparación en diferentes compañías aseguradoras. Si bien lo recomendable es mantener la cobertura adecuada, puede encontrar maneras de ahorrar. Pregunte a su(s) compañía(s) aseguradora(s) sobre cualquier descuento o tasa de seguro para los que pueda calificar. Por ejemplo:

Seguro de vivienda

  • ¿Puede recibir un descuento si agrega alarmas contra incendios u otros dispositivos de protección?
  • Si el valor de su vivienda se ha depreciado desde que adquirió el seguro, ¿es elegible para una reducción de la tasa?
  • Si está pagando un Seguro hipotecario privado (PMI, por sus siglas en inglés), consulte a su prestamista si actualmente tiene la obligación de tenerlo.
  • Averigüe si el costo de su seguro se basa en el valor total de su vivienda y del terreno. De ser así, tal vez podría reducir costos al pagar tasas basadas solamente en el valor de la vivienda.


Seguro de automóvil

  • Pregunte a su agente sobre posibles descuentos. Muchas aseguradoras ofrecen tasas reducidas basadas en historiales de conducción segura, dispositivos de seguridad (alarmas, airbags [bolsas de aire], etc.), personas no fumadoras y buenas calificaciones (para estudiantes universitarios y de escuela secundaria).
  • Considere la posibilidad de suspender temporalmente o reducir cualquier cobertura opcional hasta que su situación financiera sea más sólida.
  1. Ahorre en transporte
    • Ser propietario de un automóvil conlleva un gasto importante, por lo tanto, analice si realmente necesita uno. Puede ahorrar mucho dinero si en verdad no necesita un automóvil, o si puede permitirse vivir sin él. Si no tiene un automóvil, puede evitar ahorrar para un pago inicial, hacer pagos mensuales del préstamo para automóviles y todos los demás gastos que conlleva tener un automóvil propio, como el seguro, la gasolina, el mantenimiento y las reparaciones.
    • Explore alternativas respecto de ser propietario de un automóvil. Hay medios de locomoción definitivamente más económicos. Considere el transporte público o los servicios de transporte compartido, si están disponibles en su área, o la posibilidad de comprar una motocicleta, o compartir viajes en un vehículo con otras personas (carpool). Si puede caminar o andar en bicicleta, ahorrará dinero y al mismo tiempo hará ejercicio gratis. Al haber un vehículo menos en la carretera, se reduce el tráfico y la contaminación del aire. Aunque no tenga un vehículo propio, puede alquilar uno de vez en cuando, en el momento en que lo necesite.
    • Si usa el transporte público, podría ser mucho menos costoso comprar un pase mensual que pagar por cada viaje.
    • Cuando conduzca, trate de combinar todas sus diligencias en un solo viaje. Planifique el recorrido para minimizar las millas.
    • Mantenga su automóvil en buenas condiciones. Cuando un vehículo funciona bien, cuesta menos usarlo.
    • Si actualmente usa más de un vehículo, considere la posibilidad de usar solo uno.
  1. Sea frugal respecto de las comidas
    • Ahorre dinero al reducir los gastos en restaurantes.
    • Haga una lista de compras de comestibles y llévela con usted.
    • Compre comestibles en tiendas regulares o de descuentos en lugar de comprar en las tiendas de venta rápida, que son más costosas.
    • Cree un plan de comidas basado en rebajas, cupones y circulares de tiendas de comestibles.
    • Compre productos que usa con frecuencia en tamaños grandes o por volumen.
    • Considere unirse a clubes de membresía de supermercados. Con la membresía puede tener derecho a precios con descuento.
    • Cuando estén disponibles, compre artículos genéricos o de la marca de la tienda, que son menos costosos.
    • Evite salir a comprar alimentos cuando tenga hambre.
    • Limite la cantidad de viajes de compra de comestibles. Esto puede ayudarle a reducir el gasto generado por las compras impulsivas.
    • Si tiene niños en edad escolar, averigüe si su familia califica para comidas en la escuela gratis o con precios reducidos.
  1. Ahorre en servicios públicos
    • Pregunte a sus compañías de servicios públicos sobre los planes con descuento para los que podría ser elegible. Algunas ofrecen planes de pago y de facturación presupuestada para que su factura de servicios públicos sea por el mismo monto todos los meses. Esto puede ayudarle a estabilizar sus gastos.
    • Aspire las rejillas de ventilación y los calefactores de pared por lo menos una vez al año. Asegúrese de que los muebles no las estén bloqueando.
    • Siga las pautas del fabricante para usar la caldera y el calentador de agua de manera altamente eficiente.
    • Reduzca la cuenta del agua usando instalaciones fijas de plomería de bajo caudal.
    • Mantenga su casa en buen estado. Los grifos que gotean y las puertas o ventanas que generan corrientes de aire aumentan sus costos. A menudo las reparaciones son simples y poco costosas.
    • Reemplace las bombillas incandescentes convencionales por bombillas fluorescentes. Las bombillas fluorescentes pueden durar hasta 10,000 horas y usan aproximadamente un 70% menos de electricidad.
  1. Ahorre en el servicio de teléfono particular y celular
    • Use la Regla de 3 y la compra por comparación para el servicio de teléfono particular y celular. Determine si necesita ambos servicios.
    • Explore paquetes de oferta, planes familiares y planes de llamadas/mensajes de texto/datos ilimitados.
    • Analice cuáles son las características que realmente necesita y usará.
    • Haga preguntas. Asegúrese de entender todas las características y los cargos.
    • Lea el contrato antes de firmarlo, incluida la letra chica.
    • Lleve un registro de su uso. Algunas compañías le permiten revisar su cuenta por Internet o por teléfono.
    • Pague su cuenta puntualmente y en su totalidad. Esto le ahorrará cargos por pago atrasado. También es importante para establecer y mantener buenos antecedentes de crédito.
    • Cuando renueve un contrato de servicio, consulte si es elegible para una conversión a un teléfono nuevo gratis o para descuentos en el precio de nuevos modelos.
    • Si decide cancelar el servicio para reducir costos, revise nuevamente el contrato para determinar si se aplican cargos de cancelación.
    • Si usa un teléfono prepagado, compre minutos en bloques mayores para reducir el costo por minuto.
  1. Servicio de televisión por cable, satelital, de streaming (servicios de transmisión por Internet) e Internet
    • Considere sus necesidades en relación con estos servicios.
    • Compare. Compare lo que ofrecen los diferentes proveedores.
    • Explore proveedores de bajo costo y paquetes de ofertas, incluidos paquetes disponibles con servicios de telefonía.
    • Consulte a los proveedores si puede obtener un descuento por inscribirse en el “pago automático” o en la “facturación electrónica”.
  1. Reduzca los costos de atención médica
    • Si tiene seguro médico, aproveche los controles anuales gratis para el monitoreo y el manejo de su salud, para fines preventivos.
    • Si tiene seguro médico, ahorre dinero al seleccionar proveedores dentro de la red.
    • Si no tiene seguro médico, busque un centro de salud comunitario cercano. Muchos ofrecen servicios conforme a una escala móvil, dependiendo de sus ingresos.
    • Hágales saber a sus médicos que está tratando de ahorrar dinero en recetas médicas.
    • Si necesita una receta médica, pregúnteles a sus médicos si tienen alguna muestra sin costo de compañías farmacéuticas.
    • Pregúntele a su médico y/o farmacéutico si hay una versión genérica de menor costo del medicamento bajo receta médica.
    • Explore farmacias con pedido por correo. Muchas ofrecen descuentos en pedidos para tres meses o más.
  1. Sugerencias para viajes y entretenimiento
    • Los precios de los boletos aéreos fluctúan a menudo. Comience a averiguar el precio de los boletos como mínimo 21 días antes de su viaje. Algunas aerolíneas y sitios Web de viajes ofrecen tarifas especiales en fechas muy cercanas a la fecha de vuelo.
    • Sea flexible con respecto a los horarios y los días en que volará.
    • Busque en el periódico local y por Internet cupones para restaurantes y entretenimiento, y otros descuentos.
    • Para ahorrar dinero en el cine, vaya a funciones con descuentos. Si está permitido, lleve sus propios refrigerios al cine.
  1. Sea creativo
    Piense en las maneras en que podría obtener algo que desea a un costo más bajo, o incluso gratis. Por ejemplo:
    • Aproveche los eventos gratis en su comunidad, como festivales, eventos deportivos, conciertos, teatros, etc.
    • Podría ver una obra de teatro o escuchar un concierto ofreciéndose de manera voluntaria como acomodador.
    • Arme un grupo de amigos a fin de calificar para un descuento por volumen o por grupo.
    • Tome prestados libros/videos/CD de la biblioteca en vez de comprarlos.
    • Comparta una suscripción a una revista con un amigo, en lugar de comprar ejemplares sueltos.
Share This: