Ayuda financiera 101

Si usted y su familia han ahorrado algo del dinero que necesitará para pagar la educación superior de su hijo pero necesita todavía más, puede existir una solución.  Eso se llama ayuda financiera.

Hay varios tipos de ayuda financiera. Para no complicar las cosas, dividámoslos en tres categorías principales:

En primer lugar, tenemos el dinero que le dan y que no tiene que devolver, como los subsidios y becas. En segundo lugar, está el dinero que el estudiante gana trabajando a tiempo parcial, usualmente en el campus universitario.

Esto se llama Programa Federal de Trabajo y Estudio. La tercera categoría es el dinero que se pide prestado. Estos son préstamos que sí tiene que devolver. Los préstamos para estudiantes son ofrecidos por tres fuentes principales: el gobierno federal de los Estados Unidos, los gobiernos estatales y las instituciones financieras, por ejemplo los bancos. Algunas familias también usan el capital de sus viviendas para ayudar a pagar los gastos educativos.

La ayuda financiera —la combinación del dinero que recibe, el dinero que gana, y el dinero que pide prestado—, sumado al dinero que ahorra, puede hacer que le sea posible pagar el costo de una educación superior, sea en una universidad, en un colegio comunitario, en una escuela de oficios o en una escuela técnica.


Cuánto dinero necesitará para la universidad

Explore cuánto dinero necesitará para la universidad.

Costo anual promedio en una institución de educación superior de 4 años
Un estudio de College Board de 2016 reveló que el costo anual promedio (matrícula, alojamiento y comida, y cargos) de un año en una institución de educación superior o universidad privada es de $49,320. En las universidades públicas, los costos promedio son de casi $25,000 al año para estudiantes residentes del estado y de $39,890 al año para estudiantes de fuera del estado. Por eso, le conviene empezar a ahorrar lo más posible tan pronto como pueda.

Por qué los costos varían
El monto de dinero que necesitará para sus estudios dependerá de muchos factores: la institución educativa que elija, si es pública o privada, si estudiará en un programa de 2 años o de 4 años, y si vivirá en su hogar o en la institución educativa. El precio total puede variar significativamente.

Costo de estudiar: una manera simple de comparar costos
Cada año, todas las instituciones educativas de nivel superior a la escuela secundaria (instituciones de educación postsecundaria) calculan una cifra correspondiente al Costo de estudiar (o COA, por sus siglas en inglés). El COA es el costo total de la educación de tiempo completo durante un año. Incluye el costo promedio de la instrucción, conocido como matrícula; los cargos, libros y materiales; y la vivienda y comidas, también conocido como alojamiento y manutención. Comuníquese con cualquier institución educativa que le interese y consulte sobre su COA.

Otros factores a tener en cuenta
El dinero no es el único factor a tener en cuenta al comparar instituciones educativas. El hecho de que una institución educativa cueste más que otra no garantiza que la calidad de la educación será superior. Tenga en cuenta otros factores, como qué institución educativa tiene el programa más sólido en sus materias favoritas, cuál tiene la mejor reputación y cuál tiene el tipo de entorno que piensa que disfrutaría.


Todo acerca de la asistencia financiera

La asistencia financiera es la suma de dinero que recibe, gana, pide prestado o ahorra para pagar la educación superior. Existen diferentes tipos de asistencia financiera para ayudar a los estudiantes. Para simplificarlo, dividámoslo en tres categorías principales: subvenciones y becas, préstamos públicos y privados, y programas de estudio combinado con trabajo.

  • Subvenciones y becas: las subvenciones y becas suelen denominarse “ayuda gratuita”, porque es dinero gratis; no es necesario reintegrar la asistencia financiera. Las subvenciones suelen basarse en la necesidad, mientras que las becas suelen basarse en el mérito.1
  • Préstamo Federal para Estudiantes: préstamo financiado por el gobierno federal para ayudar a pagar su educación. Un préstamo federal para estudiantes es dinero pedido en préstamo que usted debe pagar  con intereses. 1
    • Préstamo Directo con Subsidio: préstamo basado en la necesidad económica por el cual el gobierno federal por lo general paga el interés que se acumula mientras el prestatario esté estudiando, o durante el periodo de gracia o de aplazamiento de pago, y durante ciertos periodos de pago en virtud de determinados planes de pago definidos por los ingresos.1
    • Préstamo Directo sin Subsidio: préstamo por el cual el prestatario es plenamente responsable de pagar el interés independientemente del estado del préstamo. El interés de los préstamos sin subsidio se acumula a partir de la fecha de desembolso y continúa durante la vigencia del préstamo.1
    • Préstamo Plus Directo: préstamo federal en el que el Departamento de Educación de EE. UU. es el prestamista y el monto máximo del préstamo es el costo de estudiar menos cualquier otra asistencia financiera que reciba. 1
    • Préstamo Perkins: préstamo federal para estudiantes con interés bajo otorgado por la institución que usted elige si demuestra necesidades económicas excepcionales. 1
  • Préstamo Privado para Estudiantes: préstamos otorgados por un prestamista, como un banco, cooperativa de crédito, agencia estatal o institución educativa. 1

Hoja de trabajo de comparación de los paquetes de asistencia financiera

prestamo

Cómo solicitar préstamos federales para estudiantes

La Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA) es el primer paso para solicitar la asistencia financiera federal.

Solicítela por Internet en www.fafsa.ed.gov/es_ES/index.htm

Las oficinas de asesoramiento de la mayoría de las escuelas secundarias pueden proporcionarle una copia impresa de la solicitud pero, de ser posible, para acelerar el proceso complete la solicitud FAFSA por Internet en www.fafsa.ed.gov/es_ES/index.htm.

Presente su solicitud con anticipación

Debe completar la solicitud FAFSA lo antes posible en su último año de escuela secundaria. Es sumamente importante que obtenga su solicitud lo antes posible. Millones de estudiantes solicitan asistencia financiera todos los años, y muchos de los grupos que proporcionan financiamiento lo hacen por orden de llegada. Cuanto antes presente su solicitud, antes verá sus paquetes de asistencia financiera, y antes podrá tomar decisiones y hacer planes con respecto a su institución educativa. También tendrá más tiempo para solicitar préstamos privados si los necesita.

No se pierda la oportunidad

Usted y su familia deben completar la solicitud FAFSA más allá de que piensen que califica o no para la asistencia financiera. El American Council on Education (Consejo Estadounidense sobre Educación) determinó que, en un año académico reciente, la mitad de los estudiantes de carreras de grado en instituciones de educación superior y universidades no habían completado la solicitud. 850,000 de estos estudiantes probablemente eran elegibles para una subvención federal, pero se la perdieron. ¡No permita que esto le suceda a usted!

Tenga estos elementos a mano

Aquí incluimos una lista de los elementos que debe tener a mano antes de sentarse a completar la solicitud FAFSA:

  • Número de Seguro Social tanto para el estudiante como para el padre/la madre
  • Número de licencia de conducir
  • Formularios W-2 del último año fiscal para el estudiante y los padres
  • Declaraciones de impuestos sobre los ingresos del último año (los padres deberían presentar su declaración de impuestos lo antes posible)
  • Otra información financiera, como cualquier otro registro de dinero ganado por el hijo o los padres, estados de cuenta, información comercial y de hipotecas de inversión
  • Tarjeta de registro como extranjero (si no es ciudadano de EE. UU.)

Vuelva a presentar su solicitud anualmente

Cada año que esté estudiando, debe volver a solicitar asistencia financiera, ya que sus finanzas y costos podrían cambiar. El gobierno federal le enviará una Solicitud de Renovación de la Asistencia Federal, o un número de identificación personal (PIN, por sus siglas en inglés), para solicitar asistencia financiera por Internet para el siguiente año académico. Esta información se le enviará a su casa por correo postal, por lo que debe estar atento a su llegada. Si no recibe esta información, comuníquese con la oficina de asistencia financiera de su institución educativa.

Si es un estudiante que ayuda con la manutención de su familia, asegúrese de compartir esta información con la oficina de asistencia financiera de su institución educativa. Podría permitirle ser elegible para recibir más asistencia.


¿Cuánto dinero debo pedir prestado?

Es importante que pida prestado solo lo que necesita para pagar la educación superior. Recuerde que un préstamo para estudiantes es un compromiso a largo plazo y cualquiera sea la cantidad que pida prestada, deberá devolverla, y con intereses. Pedir prestado de más puede dar lugar a pagos más altos en los años por venir.

Antes de aceptar un préstamo es importante conocer los términos que está acordando. Utilice esta lista de comprobación para investigar el préstamo antes de aceptarlo:

  • Tasas y cargos
  • La extensión del período de pago
  • Sus derechos y responsabilidades como prestatario
  • La capacidad de efectuar los pagos mientras esté estudiando

Sea realista con respecto a cuál será su salario después de la graduación y haga un cálculo aproximado del monto de deuda que puede pagar. En el mejor de los casos, los pagos del préstamo para estudiantes deben representar el diez por ciento o menos de sus ingresos mensuales netos.

Antes de pedir un préstamo, explore todas sus opciones de asistencia financiera, concentrándose primero en las becas y subvenciones que no es necesario reintegrar.

Use esta hoja de trabajo para presupuestar sus ingresos mensuales y gastos en la universidad u otra institución de educación superior. ¡Quizás deba pedir prestado menos de lo que cree!


Cómo administrar su asistencia financiera

Si recibió subvenciones, becas y préstamos para estudiantes, es importante aprovechar al máximo su dinero gastándolo de manera inteligente. A continuación, se incluyen algunas sugerencias para administrar su asistencia financiera:

Lleve un registro de su asistencia financiera en el calendario
Quizás reciba asistencia financiera una vez por semestre y otros pagos una vez por mes. Sepa cuándo recibirá la asistencia y por qué montos. Esto le ayudará a establecer un plan de gastos y a evitar quedarse sin dinero.

Sepa qué cuentas va a recibir
Piense con anticipación en las cuentas que recibirá el mes siguiente y durante el próximo año. ¿Cuándo las recibirá, cuáles serán los montos probables y durante cuánto tiempo tendrá que pagar? Compare esta información con su calendario de asistencia financiera. Asegúrese de estar preparado con los fondos que necesitará para pagar sus cuentas. Los pagos atrasados pueden perjudicar su clasificación de crédito durante varios años después de la graduación.

Lleve un registro de sus gastos
Establezca un diario de gastos. Lleve un registro de todas sus compras durante un mes. Agrupe las compras similares y súmelas. Si no le gusta la forma en que está gastando su dinero, busque maneras de hacer recortes.

Elabore un presupuesto por escrito
Con la información que ahora ha reunido sobre sus ingresos, gastos y patrones de gasto, cree un presupuesto mensual por escrito y úselo para que le guíe durante todo el mes. Actualice su presupuesto a medida que sus circunstancias cambien. Consulte en El futuro en tus manos el tema Gastar dinero de manera inteligente para obtener más información acerca de cómo crear un presupuesto.

Sea cauteloso con la tarjeta de crédito
En la universidad, sin duda recibirá montones de ofertas atractivas de tarjetas de crédito. Las tarjetas de crédito pueden tentarle a gastar más de lo que puede y los intereses se acumulan muy rápidamente. Para evitar una deuda excesiva de tarjeta de crédito, obtenga solo una tarjeta de crédito y resérvela para emergencias. Si utiliza su tarjeta de crédito con más frecuencia, adopte el hábito de liquidar el saldo total cada mes. Use el efectivo y su tarjeta de débito cuando sea posible en lugar de usar su tarjeta de crédito.

Siga solicitando asistencia
Solicite asistencia financiera cada año que esté estudiando y continúe solicitando subvenciones y becas. Si es perseverante, aumentará sus posibilidades de recibir este “dinero gratis” que no tendrá que pagar.

Share This: