Conceptos claves de un plan de gastos

Aprenda los puntos básicos de un plan de gastos

Antes de crear un plan de gastos, piense en estos puntos claves

Una pareja de edad avanzada usando el laptop en la cocina mientras su hija dobla ropa.La idea básica es sencilla: Anote cuánto dinero va a ingresar durante un mes promedio, y después decida cómo lo va a gastar. Pero, lo importante es vivir con sus ingresos a fin de poder pagar los gastos y al mismo tiempo tener dinero sobrante para disponer de flexibilidad.
 
Otra decisión importante es cuánto ahorrar. A usted le corresponde decidir cuánto dinero va a ahorrar para su futuro.

Revise estas ideas para tener la información de fondo que necesita para crear un plan de gastos que sea bueno para usted.

Conceptos del plan de gastos

Instrucciones: Haga clic sobre cada frase para aprender más.

Clases de ingresos

Asegúrese de registrar todas sus fuentes de ingresos –sus pagos del Seguro Social, los retiros del plan de jubilación, dividendos de las inversiones, etc. Y, si está trabajando, no olvide la paga que se lleva a casa. Base su plan de gastos sobre todos sus ingresos.

Lleve la cuenta de sus gastos

Para tener una idea clara de cómo gasta actualmente, quizá le convenga llevar un diario de gastos durante un mes o dos. Esto quiere decir guardar los recibos y anotar las compras y las cantidades de todo lo que gasta.
 
Es posible que su banco le ofrezca instrumentos por Internet para ayudarle a seguir automáticamente sus gastos y clasificarlos según la clase de gastos de modo que usted pueda ver adónde se va el dinero. Estos instrumentos por Internet suelen ser gratis.

Tres tipos de gastos

Existen tres tipos de gastos: fijos, flexibles y discrecionales. Es importante conocer las diferencias entre estos tres tipos de gastos.
 
Los gastos fijos son cantidades regulares que no suelen cambiar mucho. Pueden ser gastos mensuales, como el alquiler o los pagos del auto. O pueden ser cuentas que paga con menos frecuencia, como el registro o el seguro del auto.
 
Los gastos flexibles también tienen lugar de forma regular y también son gastos en cosas necesarias. Pero, en el caso de los gastos flexibles usted tiene más control de la cantidad que gasta. Por ejemplo, lo que gasta en comida o el número de llamadas de larga distancia que hace en un mes.
 
Por último están los gastos que más puede controlar. Éstos se llaman gastos discrecionales. Es el dinero que usted decide gastar, pero que no necesariamente tiene que gastar en cosas como ropa, películas y salir a comer. Otro gasto discrecional importante son los ahorros. Es usted quien decide cuánto dinero va a ahorrar para su futuro.

¿No tiene suficientes ingresos?

Tras escribir su plan de gastos, quizá se dé cuenta de que no tiene suficiente dinero para todo. Dado que puede ser difícil cambiar sus gastos fijos, busque la forma de reducir sus gastos flexibles y discrecionales, y/o de aumentar sus ingresos.

Haga concesiones

La mayoría de la gente no puede comprar todo lo que desea y por eso tiene que hacer concesiones. Hacer concesiones puede significar privarse de cosas que no son estrictamente necesarias, o comprar algo más barato que igualmente le sirva, para tener dinero para comprar las cosas que son más valiosas para usted. La idea de hacer concesiones también puede relacionarse con la forma en que usted emplea su tiempo. Por ejemplo, para ganar más en su trabajo quizá deba trabajar más horas.

Sea realista y flexible

Cree un presupuesto que le resulte posible cumplir. Sea realista y flexible. Revise su plan todos los meses. Ajústelo en la medida de que sus ingresos y gastos cambien.

Haga clic en el botón de Siguiente para continuar.