Comience lo más pronto posible

Aproveche el poder del interés compuesto, compensa comenzar a invertir lo más pronto posible. Cuanto antes comience, más fácil puede resultarle alcanzar sus metas financieras

Veamos un ejemplo. El inversionista A invirtió $1,000 por año durante 10 años comenzando a los 30 años de edad. El inversionista B invirtió $1,000 por año, pero comenzó a los 45 años de edad y lo hizo durante 20 años. Aunque el inversionista A ahorró menos dinero –la mitad que el inversionista B–, el inversionista A tenía más dinero –más del 50%– al momento de jubilarse o retirarse, todo porque comenzó antes.

Inversionista A B
Edad en la que empieza a ahorrar: 30 45
Ahorros: $1,000 por año durante 10 años $1,000 por año durante 20 años
Valor a los 65 años de edad $62,385 $38,993

 

Poner el tiempo de su parte*
Si bien el inversionista A invirtió bastante menos que el inversionista B, los años extra del interés compuesto son los que elevaron la cifra final del inversionista A. El inversionista B deberá ahorrar ahora considerablemente más para alcanzarlo. Éste es el costo de la espera, un costo que crece rápidamente. Con independencia de la edad que tenga, el tiempo más prolongado está de su parte si comienza a ahorrar para la jubilación hoy mismo.

* Basado en la tasa promedio de ganancia del 6% y compuesta anualmente.

Los resultados indicados en la gráfica son hipotéticos y podrían no reflejar el crecimiento real de sus ahorros o inversiones. Estos valores presuponen que todos los dividendos y todas las ganancias son reinvertidos y que no se hacen retiros. La gráfica no tiene en cuenta las cuotas o impuestos que reducirían el valor total.